sábado, 24 de septiembre de 2022

Alcohol y cerebro

Alcohol y cerebro

El hábito de beber bebidas alcohólicas está muy arraigado en el mundo, y si bien es cierto que sus efectos sobre la salud estarían relacionados con la cantidad de éstas bebidas ingerido, cada vez más se publican estudios en los que con cantidades mínimas, una sola consumición diaria, ya se aprecian diferencias en términos de salud con aquellos individuos que no beben, que son abstemios.

En general este hábito está relacionado con enfermedades hepáticas (cirrosis), oncológicas (cáncer de mama, colon…), cardiovasculares (accidente vásculo-cerebral,…) pero también se las ha relacionado con los accidentes, de tráfico, laborales...e incluso con algunas infecciones (tuberculosis, por ejemplo).

Si que es cierto, que por el contrario, y aunque parezca una contradicción, la ingesta de una poca cantidad de alcohol diario está relacionada con presentar un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares. 

En general las Guías de Práctica Clínica (GPC) que utilizan los médicos  van de recomendar evitar la ingesta de alcohol a poner un umbral a partir del cual su consumo aumenta el riesgo para la salud y que varía según el sexo, entre 10 a 52 gramos de alcohol al día en varones y de 8 a 42 gramos en mujeres, aunque es habitual hacerlo según la cantidad consumida a la semana entendiendo, recomendando éstas, que existan días que no se consuma este alimento. En este sentido se admite (para entendernos) como una unidad de alcohol  es aquella que corresponde a 10 gr de esta sustancia, lo que es la cantidad contenida en un vaso pequeño de vino (100 ml) o en  375 ml de cereza (una mediana)  o en 30 ml de licor (un chupito de whiski...).

Un estudio reciente publicado en Lancet a partir de los datos del  Global Burden of Disease Study 2020 sobre el consumo en 204 países entre 1990-2020 y analizando 22 objetivos de salud en individuos entre 15-95 años, y estimando la cantidad mínima de alcohol (CMA) que correspondería a la situación de abstemio (si esto es posible) a partir de la cual el alcohol haría daño a la salud,  , algo que por otra parte depende de la edad del individuo, el sexo, la situación geográfica.., mostraron como, si bien es cierto en términos de mortalidad  el consumo de alcohol tendría una curva en “J” (mejora con poca dosis y aumenta a medida que se consume), estos resultados variaban según el parámetro de salud estudiado.

Unos resultados, que como hemos dicho se relacionan básicamente con la edad de los individuos y dependiendo de las regiones o países estudiados. Y es que el riesgo de consumo moderado sería de 0 en individuos jóvenes (entre los 15-39 años) en cualquier lugar del mundo pero se iría incrementando con la edad a medida que aumenta el riesgo de las enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas y del cancer. Con todo, concluyen que la relacion entre el consumo moderado de alcohol y la salud es complicada, pues podría ser beneficioso en ciertas enfermedades como las cardiovasculares al tiempo que empeoraría otras incluso con consumos mínimos, como en el cancer.

Sin embargo los datos sobre efecto del alcohol y el cerebro, que es sobre lo que hablaremos,  sobre las llamadas enfermedades neurodegenerativas (la enfermedad de Parkinson –EP-, o la enfermedad de Alhzeimer –EA, por ejemplo), no se ha escrito mucho, lo más conocido tiene que ver con las repercusiones en grandes bebedores, algo por otra parte, de todos conocidos. Si que existen datos sobre lo que llaman  un consumo excesivo (alcohol use disorder), que definen a aquel consumo superior a  21 unidades semanales (más de dos consumiciones al día),  y que entienden ya sería neurotóxico para el cerebro, aunque los resultados de los distintos estudios no son homogéneos. 

Repasaremos algunos estudios recientes.

Un estudio realizado en Francia (Schwarzinger M et al, 2018) analizando los datos de  31,6 millones de ciudadanos encontró que el consumo moderado estaba asociado con un riesgo aumentado de demencia, incluída la EA. Y en un estudio sueco (Eriksson AK et al, 2013) en  602, 930 ciudadanos durante un seguimiento de 13 años de media también un riesgo aumentado de EP. Un estudio inglés (Weyerer S et al, 2011) durante de 30 años sugirió como un consumo entre moderado y alto de alcohol (14-21 y superior a 21 U/semana) incrementaba el riesgo de producir la atrofia de ciertas partes del cerebro (hipocampo)...
Como contrapunto, un estudio alemán como el de Weyerer S  et al (2011) se mostró en sentido contrario, pues no demostraron que el alcohol se asociara con mayor riesgo de enfermedad neurodegenerativa, fuera demencia y EA; aunque el período de seguimiento fue corto, de 3 años.

Y por último, otro estudio más reciente y durante mayor tiempo de Pengyue Zhang et al en EEUU (2007-22) a partir de datos de aseguradoras privadas y relacionando  a 129182 consumidores excesivos de alcohol frente a 129182 controles (abstemios) el consumo excesivo de alcohol  se asoció a un mayor riesgo de EA y de EP, aunque con riesgos distintos según las razas; mayor riesgo de EA en los pacientes hispanos al tiempo que solo pudieron relacionar el mayor consumo de alcohol con la EP en aquellos individuos de raza blanca.

Podemos concluir que el alcohol es un neurotóxico para el cerebro incluso en dosis bajas, que sus efectos se manifiestan a largo plazo y que no podríamos asegurar que existiera una dosis de consumo tan pequeña que en este sentido fuera inocua para este órgano. 

Así que, si queremos mantener a nuestro cerebro sano, no bebamos bebidas alcohólicas.

Mateu Seguí Díaz
médico de familia

Seguí Díaz M. Alcohol y cerebro . Es Diari MENORCA. 29-08-2022:32  https://www.menorca.info/

GBD 2020 Alcohol Collaborators. Population-level risks of alcohol consumption by amount, geography, age, sex, and year: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2020. Lancet . 2022 Jul 16;400(10347):185-235. doi: 10.1016/S0140-6736(22)00847-9. PMID: 35843246 DOI: 10.1016/S0140-6736(22)00847-9

Pengyue Zhang, Howard Edenberg, John Nurnberger, Dongbing Lai, Feixiong Cheng, Yunlong Liu. Alcohol Use Disorder Is Associated with Higher Risks of Adverse Brain Outcomes. Medrxiv 2022 doi: https://doi.org/10.1101/2022.05.04.22274661

Deborah L. Ungerleider, MD. Alcohol Use Disorder and the Risk of Neurodegenerative Diseases. Medscape May 12, 2022

 Zhang R, Shen L, Miles T, et al. Association of Low to Moderate Alcohol Drinking With Cognitive Functions From Middle to Older Age Among US Adults. JAMA Netw Open. 2020;3(6):e207922.

Schwarzinger M, Pollock BG, Hasan OSM, Dufouil C, Rehm J, QalyDays Study G. Contribution of alcohol use disorders to the burden of dementia in France 2008-13: a nationwide retrospective cohort study. Lancet Public Health. 2018;3(3):e124-e132.

Eriksson AK, Lofving S, Callaghan RC, Allebeck P. Alcohol use disorders and risk of Parkinson's disease: findings from a Swedish national cohort study 1972-2008. BMC Neurol. 2013;13:190.

 Weyerer S, Schaufele M, Wiese B, et al. Current alcohol consumption and its relationship to incident dementia: results from a 3-year follow-up study among primary care attenders aged 75 years and older. Age Ageing. 2011;40(4):456-463.

lunes, 19 de septiembre de 2022

El día que se perdió la cordura, de Javier Castillo

El día que se perdió la cordura, de Javier Castillo

Se trata de un libro de entretenimiento, al modo de guión del Thriler cinematográfico escrito de manera muy cerebral (todo coincide, nada queda sin explicación), de lectura rápida (capítulos densos pero cortos) basada en un argumento que cautiva. Se lee de un tirón. En mi caso fue un libro de aeropuerto que leí entre la ida y la vuelta de un viaje de menos de dos días.

Aunque ha recibido premios, y está bien escrito, no lo categorizaría como literatura al uso; sería un producto literario actual para el consumidor acostumbrado a series políacas.

Entretiene, de fácil lectura, aunque para mi, poco más.


Ed DEBOLSILLO 2019



 

domingo, 18 de septiembre de 2022

Menorquininistas

Menorquininistas*

Un  hecho  diferencial de las Islas Baleares frente a otras autonomías es que no existe una conciencia de pertenencia a una misma región o nacionalidad, no nos sentimos baleáricos o de Baleares, si no mallorquines, menorquines o ibicencos, de ahí que no sea extraño que distintos autores señalen que el balearismo como tal no existe en las islas. Este hecho, esta falta de autoconciencia, de cohesión como pueblo de Baleares, permitió en su día que un movimiento a partir de ciertos intelectuales formados en Cataluña a la sazón políticos, consiguieran en la década de los 70  introducir al catalán como la lengua de las Baleares, al contrario que sucedió en Valencia con el valenciano.

Un cambio de identidad que al hacerse sin preguntar al pueblo (algo que hubiera requerido un referéndum consultivo, en mi opinión), se consolidó como una especie de “despotismo ilustrado” “del todo para el pueblo pero sin el pueblo” tachando a partir de entonces a todo aquel que no comulgara con esta  tesis como un “ignorante”. Y así, de esta forma, en la actualidad somos una mayoría silenciosa (o silenciada, salvo algunos) de “ignorantes” a los que se nos ha intentado –sin conseguirlo- convencer de que, como se dice aquí  que “el nom de la mare de Deu es Joana”.
Pero lo más grave no es esto, es  que nuestra manera de expresarnos está desapareciendo, no se trasmite a nuevas generaciones, y la expresión escrita nuestro menorquín queda relegado a un “dialecto” (¿de que?) solo a utilizar “en la intimidad” (mensajería electrónica…) y lo más grave sin un organismo balear superior (sea una Academia de la Lengua) que nos lo defienda.

El fallecimiento hace escasos días de una de las figuras relevantes en este proceso nos ha informado Es Diari de cómo y de qué manera se fue gestando en los años 70 parte este proceso, y de como una iniciativa universitaria en Cataluña se transforma en un objetivo político de la izquierda aprovechando “el rio revuelto ganancia de pescadores”, el vacio en este campo,  que con la aquiescencia de la derecha, dieron como resultado la Ley 3/1986, de 29 de abril, de Normalización Lingüística en las Islas Baleares. 

Una ley  que como ya comentamos, en manos de los actuales gobernantes, va siendo destructora del balear y de sus modalidades, y que sorprendentemente aún así, no se cumple –o no se hace cumplir-, pues dentro de lo malo  ésta garantiza que «las modalidades insulares de la lengua catalana serán objeto de estudio y protección, sin perjuicio de la unidad del idioma” (sic)  (articulo 10-21).
En este sentido, podemos decir que la secular rivalidad entre islas se saldó con la victoria de los políticos menorquines a costa de perder nuestra propia identidad balear. De tal modo, que no sorprenda en la actualidad que quien sea definido como “menorquinista” no sea aquel que corresponda a su definición literal, el que más denodadamente defiende la lengua y cultura menorquina o balear, sino sorprendentemente aquel que defiende la ajena, la  impuesta, la catalana.  

Fue en aquella época en la que me afilie (hace unos pocos años me di de baja al no sentirme representado) al recién creado GOB (Grup Balear d'Ornitologia i Defensa de la Naturalesa) de Menorca pues creía con firmeza en nuestro lema de “qui estima Menorca no la destrueix” algo que al margen del ecologismo intenté aplicarme a todas aquellas áreas que tienen que ver con la defensa de nuestra tierra, de nuestra manera de ser, de nuestra cultura, de nuestra historia y lengua, evitando caer en la interpretación manipulada y fácil cual mancha de aceite que todo lo pringa, del pancatalanismo.

Y es que aspectos tan claros, específicos como el derecho a poder utilizar el artículo salado en los medios públicos o privados, en la administración, en la prensa.. o el tan manido nombre de Mahó en nuestra isla,.. dan cuenta de esta anómala situación,  de una imposición injustificable y de  la cortedad de miras de nuestros gobernantes.

Y es que como señalaba  acertadamente un comentarista habitual de este rotativo pasamos entonces de 40 años de franquismo a 40 años de catalanismo en las islas, y en éste nos encontramos, a la espera que algún vaivén político revierta o palie esta grave situación. 

Personalmente, para mi será el primer requisito que miraré de los programas de los partidos políticos a la hora de depositar mi voto en las próximas elecciones.

Mateu Seguí Díaz
médico de familia

Seguí Díaz M. Menorquinistes. Es Diari MENORCA. 21-08-2022: 32.  https://www.menorca.info/

*Artículo escrito y publicado inicialmente en Balear (menorquín) en el diario MENORCA

sábado, 10 de septiembre de 2022

¿A qué hora se ha de practicar el ejercicio físico?

¿A qué hora se ha de practicar el ejercicio físico?

Aunque hablar sobre el ejercicio físico parezca fácil, pues se trata de un tema del que aparentemente se sabe todo, de sus bondades y de sus riesgos; la verdad es que no es así y cada vez más surgen estudios que aportan nuevos descubrimientos y con ello nuevos campos de investigación. 

Y es que la actividad física por un lado y el ejercicio físico por otro, conceptos interrelacionados pero distintos, pueden tener distintos resultados según se practiquen.

En Es Diari, en escritos anteriores hemos visto su influencia en diferentes aspectos de la salud humana, sea mental o física, en prevención de enfermedades… que si se quieren consultar se pueden encontrar en mi blog personal (http://borinot-mseguid.blogspot.com/); así solo buscando por el término “ejercicio físico” salen inicialmente 40 post (entradas) que significan  que al menos 40 artículos, o estudios científicos sobre este tema, han sido comentados; lo que da cuenta de lo que esta disciplina da de sí.

Y es que es un tema que siempre me ha preocupado, pues además de querer estar al día en los conocimientos sobre el mismo, es algo que me aplico personalmente, pues tanto la actividad física habitual (subir escaleras, ir en bicicleta, caminar al ir trabajo…) como el ejercicio físico reglado (caminar, correr, estiramientos, ejercicios de musculación, yoga..) forman parte de nuestra rutina diaria. 

Sin embargo, a veces, incluso yo mismo, me planteo si la cantidad, la calidad, el tiempo dedicado o el horario utilizado para practicar el ejercicio físico es el adecuado e intento buscar respuestas en los estudios científicos que se van publicado.

Hoy hablaremos del horario para practicar el ejercicio físico reglado tras la lectura de un estudio de Paul J. Arciero et al en la revista Front. Physiol publicada hace un par de meses.
Y es que personalmente tengo la afición a caminar o correr de buena mañana tras levantarme o tras alguna otra actividad (tareas pendientes en el ordenador, en casa…) si me levanto más pronto. 

Combino caminar o correr con ciertos ejercicios de yoga durante ¾ a una hora antes del desayuno. La razón de hacerlo así, en mi caso, es por pura comodidad, es una hora tranquila, no hay nadie en la calle, puede ser de noche o al menos el sol no afecta a mi piel y sobre todo es una manera de dejar una obligación ya realizada antes de empezar la actividad diaria; una tarea, que de no hacerlo así muchas veces se incumple durante el día pues pueden surgir otras obligaciones, o hacer un calor agobiante, como en estos días, o simplemente se está cansado del trabajo diario, algo que me comentan habitualmente mis pacientes. Y es que la procrastinación tiene muchos argumentos.

Y es que en general el ejercicio físico reglado se realiza o de buena mañana o por la tarde-noche, algo que entronca quiérase o no con variaciones fisiológicas de nuestro organismo que condicionan su rendimiento en forma de cambios metabólicos, fuerza muscular, resistencia, pérdida de peso... En este sentido existen opiniones para todos los gustos; desde los autores que afirman que realizarlos principalmente por la mañana se mejora la adaptación muscular y la utilización de la energía, a otros que practicarlos por la tarde se mejoraría la función muscular…

En realidad, volviendo al estudio que comentamos, en éste se intenta aplicar un esquema de ejercicios que incluya una combinación de resistencia, de intervalos de alta intensidad, estiramientos/flexibilidad y entrenamiento de resistencia (fuerza, aguante), que ha sido recogido por un autor  (Arciero et al)  bajo  las siglas “RISE” (elevar en inglés) (resistance functional exercise (“R”), interval sprint exercise (“I”), stretching -yoga, Pilates, tai chi- (“S”) and endurance (“E”)) y que ha fundamentado un programa o protocolo de ejercicios at hoc.

Por otro lado, el comportamiento fisiológico delante del ejercicio según el sexo es distinto, tanto en la función muscular, en la respuesta al ayuno, en el metabolismo graso, en la pérdida o  mantenimiento del peso corporal…por lo que este estudio tiene la ventaja de estudiar dos horarios pero en dos cohortes (poblaciones) en regimen de “RISE”, una de varones y otra de mujeres sanas con peso e ingesta proteica adecuadas, y compararlas según la composición corporal y el rendimiento físico.

Se incluyeron inicialmente a 30 varones y 59 mujeres del área de Nueva York. Individuos sanos, no fumadores y sin enfermedades cardiovasculares o metabólicas. Todos ellos inicialmente altamente activos (más de 30 minutos/ 4 días a la semana de ejercicio físico) con peso correcto (índice de masa corporal –IMC- inferior a 25 kg/m2, grasa corporal inferior al 30%) y estable al menos 6 meses antes de iniciarse el estudio.

El objetivo de este estudio fue cuantificar los resultados en salud según las dos poblaciones y según los dos horarios de práctica de ejercicio físico; fuera por la mañana de 6-8 horas (yo me encontraría en este primero) o en la tarde-noche (de 18,30-20,30) durante un seguimiento de 3 meses (12 semanas).

Se midió la fuerza muscular, la resistencia, la potencia y la composición corporal en forma de pérdida de grasa corporal, peso, presión arterial, …hasta incluso medir los estados de ánimo  o la ingesta dietética.

En ese período de tiempo se demostró como el ejercicio matutino reduce más la grasa abdominal y la presión arterial que el vespertino, y que practicado por la tarde-noche se aumenta más la masa muscular, pero solo se demostró en las mujeres. En los varones, se redujo la presión arterial sistólica, la fatiga al ejercicio y se incrementó la oxidación de las grasas.
En realidad los cambios mayores se observaron en las mujeres, de modo que cuando hacen el ejercicio por la mañana perderían más grasa y peso y si en cambio lo practicaran por la tarde-noche aumentarían su fuerza muscular y potencia en la parte superior del cuerpo. 

En los varones, sin embargo,  en este estudio, no se encontraron diferencias en la rendimiento muscular según el horario que practicaran el ejercicio físico pero si en la reducción de la presión arterial sistólica, del colesterol, de grasa corporal quemada y la reducción en la sensación de fatiga.
De ahí que se concluya que existen diferencias en la respuesta al ejercicio entre el hombre y la mujer según el horario; que con gran probabilidad el horario afectaría más a éstas que a los hombres y que en mi opinión que si el problema de la mujer es el exceso de peso corporal realizar ejercicios físicos por  la mañana antes del desayuno les podría ayudar en este propósito.

Mateu Seguí Díaz

médico de familia

Seguí Díaz M. ¿A qué hora se ha de practicar el ejercicio físico?. Es Diari MENORCA. 04-08-2022:28   https://www.menorca.info/

Paul J. Arciero, Alex E. Mohr,Daniela Escudero,Kayla Rose, Olivia Minicucci, Gabriel O’Brien, et al. Morning Exercise Reduces Abdominal Fat and Blood Pressure in Women; Evening Exercise Increases Muscular Performance in Women and Lowers Blood Pressure in Men. Front. Physiol., 31 May 2022 | https://doi.org/10.3389/fphys.2022.893783.  

Lou Schuler . What's the Best Time of Day to Exercise? It Depends on Your Goals. News > - WebMD Health News June 20, 2022


sábado, 27 de agosto de 2022

La cirugía de reducción de estómago debería ser prioritaria

La cirugía de reducción de estómago debería ser prioritaria

Hace algunos días  un cirujano de nuestro hospital se lamentaba de que la llamada cirugía bariátrica (o llamada “metabólica” en aquellos individuos con diabetes), o de reducción del estómago por la población, estuviera tan mal considerada por la administración sanitaria en general y en concreto por la nuestra. Me comentaba que existía una lista de espera que superaba el año, a lo que yo añadí que en otros lugares eran varios años, cuando estábamos de acuerdo que es una de las cirugías más agradecidas, con pocos riesgos y con resultados que van más allá del peso y  a largo plazo. ¿Por qué se la maltrata?

Clásicamente la cirugía de reducción de estómago se la ha considerado como un tema casi estético, algo a lo que se someten personas obesas de manera voluntaria para para reducir el peso y siempre como una última opción, cuando el resto de medidas han fracasado.

Y probablemente este es el criterio que utiliza la administración para menospreciar,  postergar esta cirugía por detrás de otras clásicas que se consideran más prioritarias. Sin embargo, la cirugía de reducción de estómago, como me confirmó mi compañero, no precisa unidades especializadas y puede realizarse como otra cirugía en un hospital como el nuestro, lo que nos puede sorprender.

 Pienso que el hecho de considerarse de alguna manera casi “estética” ha caído dentro del capazo de la medicina privada por lo que es probable que pudiera existir algún conflicto de interés al respecto a la hora de generalizar, de dar opción a su implementación a todos los individuos que cumplan con los criterios para estas técnicas quirúrgicas.

Estos días (03-07 de Junio) se ha celebrado el  82º congreso de la American Diabetes Association (ADA) 2022 en Nueva Orleans al que el grupo que coordino para la redacción del blog de diabetes de la redGDPS (http://redgedaps.blogspot.com/) para médicos del primer nivel asistió vía on line  cubriendo las principales mesas de discusión. En este evento mundial se difunden los principales conocimientos sobre las diversas áreas de la diabetes. 

En este como en los anteriores desde hace muchos años la cirugía del estómago es la terapia que en la actualidad más resultados ha cosechado en el paciente con obesidad con o sin diabetes, y en esta última reunión al menos dos mesas desarrollaron el tema del manejo de la obesidad como el principal objetivo en el tratamiento de la diabetes tipo 2.  La importancia de este tema en la actualidad ha surgido tras la comercialización en EEUU de nuevos fármacos al respecto (semaglutide, tirzepatida..);  sin embargo, los resultados de todos ellos son inferiores a los que alcanza la cirugía del estómago, pues es más efectiva y sobre sus efectos de mantiene a largo plazo, algo que no puede garantizar ningún fármaco cuando se interrumpe su administración.

Y es que los datos sobre la cirugía de reducción del estómago son profusos y se extienden a muchos años atrás, tal es el caso del estudio estudio sueco Swedish Obese Subjects (SOS) study (Sjöström L et al. JAMA 2012) que demostró como la pérdidas de peso importantes (15-28% del peso corporal) se mantienen más allá de 20 años dependiendo del tipo de técnica y que además son capaces de curar (revertir) la diabetes tipo 2 (al menos el 51% a los 12 años), curar reducir la mortalidad en general y la cardiovascular a la mitad  (Veldhuisen et al) aumentando la esperanza de vida al menos en tres años. A su vez se reduce de manera sensible el infarto agudo de miocardio, la insuficiencia cardíaca y el ICTUS.

Y otros beneficios menos tangibles, pero no menos importantes, como la artrosis de las extremidades inferiores, evitando recambios articulares, la incontinencia urinaria... hasta cambios en la esfera psicológica aumentando la autoestima…

Es decir la cirugía de reducción de estómago siendo aparentemente una cirugía estética y por tanto voluntaria se convierte por sus efectos en una cirugía global y electiva para cierto tipo de enfermos pues tras ella se reducen otras cirugías que eran dependientes de la obesidad, sea cardíaca (coronaria), general (biliar), de huesos (cadera, rodilla, espalda…) es decir  que al tiempo que aumenta la esperanza de vida, y mejora la calidad de vida, se reduce el coste para el sistema sanitario en otras operaciones y en gran cantidad de medicación prescrita que se ahorra en el tratamiento de complicaciones de este tipo de pacientes, como la diabetes, por ejemplo.

Sería interesante que la administración sanitaria tuviera en cuenta estos datos, fuera consciente que facilitar el acceso a  este tipo de intervenciones a todos los pacientes con criterios mejora la salud de éstos presente y futura al tiempo que reduce los costes a corto y largo plazo. 

Una medida que tanto ellos como nosotros se lo agradeceríamos.

Mateu Seguí Díaz
médico de familia 

Seguí Díaz M. La cirugía de reducción de estómago debería ser prioritaria.. Es Diari MENORCA. 22-06-2022:37   https://www.menorca.info/


 

lunes, 15 de agosto de 2022

La viruela del mono, ¿es realmente una amenaza?

La viruela del mono, ¿es realmente una amenaza?

Hace un par de meses hablamos (Es Diari 13-06-2022) de la entonces reciente epidemia de viruela del mono a raiz de los datos que nos iban dando los European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC). Una enfermedad (no nueva) que de forma lenta pero sin pausa va extendiéndose; llevamos en este momento (05-08-2022)  25.800 casos en todo el mundo (no es mucho en dos meses),  que se va propagando de forma epidémica básicamente en ciertos colectivos como son  los de los hombres que tienen relaciones íntimas con otros hombres; es decir que la trasmisión no tiene nada que ver con la COVID-19 (enfermedad por coronavirus de 2019), pues la viruela del mono lo hace  básicamente por contacto (piel con piel), por fluidos trasmitidos a muy corta distancia o por la ropa contaminada, lo que hace que su extensión, aún hoy sea escasa y controlable.

Sorprende con todo, que teniendo una sintomatología leve; granos que se extienden por todo el cuerpo, como una forma de varicela más aparente, junto con ganglios,  fiebre, dolores musculares..., que con un buen pronóstico y una curación entre 2 a 4 semanas,  haya generado tanta alarma que incluso en Estados Unidos (EEUU) (Reuters) estos días la  ha declarado como una emergencia de salud pública, algo que le permite a este país acceder a fondos con los que ayudar a buscar nuevas vías e incrementar la producción de las vacunas contra esta; una medida que ha seguido a la declaración de emergencia de la Organización Mundial de la Salud del mes pasado.

Si que es cierto que pueden haber casos graves, como con cualquier enfermedad infecciosa, y que su tasa de mortalidad antes de salir de Africa (pues allá es infección endémica, no es una nueva enfermedad) era superior, llegando al 1% de los infectados, algo preocupante;  unas cifras que, sin embargo, no se han demostrado en los países infectados fuera de este continente, algo que algunos lo achacan a los mayores recursos sanitarios de los países desarrollados frente a los africanos o a que el virus haya podido cambiar.

En general, lo único que recomiendan es no estar en contacto estrecho con personas diagnosticadas o sospechosas (erupción sugestiva u otra sintomatología) de la viruela de los simios.  Se propone ofrecer la vacunación a aquellos individuos de alto riesgo de contagiarse o que han estado en contacto estrecho con una persona infectada. 

Como comentamos  existe una vacuna danesa de la firma  Bavarian Nordic  contra la viruela humana de tercera generación (Imvanex, Jynneos, Imvamune, según los países ) que ha sido autorizada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y en EEUU pues ha demostrado que conferiría protección contra la viruela humana y del mono. Esta compañía leemos, sería capaz de producir 30 millones de dosis anuales e incluso más si llega a un acuerdo con una firma farmacéutica de EEUU. 

Vacunas más antiguas como la ACAM2000 fabricada por Emergent Biosolutions, en cambio, estan siendo puestas en cuestión por sus efectos secundarios graves.

Si bien es cierto que la viruela del mono habitualmente no necesita tratamiento específico, solo de soporte,  existe un fármaco autorizado por la Agencia Europea (EMA)  y en este momento también en EEUU, para los casos graves; el tecovirimat, fabricado por SIGA Technologies,  un antivírico útil para la viruela humana, en principio, pero que en Europa también se ha aprobado para la viruela del mono y la bovina. 

Por todo ello, desde mi humilde opinión de médico de familia, la situación actual no justificaría la alarma desatada, pues ni se trata de  nueva enfermedad, ni es extremadamente transmisible más bien al contrario y que además  se manifiesta en colectivos específicos y por tanto controlables. Tampoco su sintomatología, habitualmente leve, con escasas complicaciones y tratamiento específico apoyarían estas medidas.   

Y es que, probablemente la COVID-19 ha aumentado la sensibilidad social hacia cualquier pequeña amenaza vírica.

 mateu seguí díaz
médico de familia 

Seguí Díaz M. La viruela del mono, ¿es realmente una amenaza? . Es Diari MENORCA. 14-08-2022:29   https://www.menorca.info/

Seguí Díaz M. La viruela del mono, ¿una amenaza o una anécdota epidemiológica?. Es Diari MENORCA. 13-06-2022:32  https://www.menorca.info/

Reuters Staff. How Worried Should We Be About the Monkeypox Health Emergency? News - Reuters Health Information. August 05, 2022


domingo, 14 de agosto de 2022

Contigo aprendí de Silvia Grijalba

Contigo aprendí de Silvia Grijalba

Libro también extraído al azar de mi biblioteca y de algunos años. Se trata un relato biográfico, una vida de “novela” como apunta la autora, con un argumento que engancha.
Narrativa cautivadora  que muestra  detalles de la sociedad de la época (clase alta), de los pensamientos y sentimientos de los personajes y ambientado en uno y otro lado del atlántico (España, Cuba y Nueva York) antes de nuestra guerra civil. 

Al parecer fue un libro que agradó, y por ello fue premiado. Se trata de una autora no muy prolífica y desconocida para este bloguero. 

Ciertamente me ha gustado pues es un libro con una trama atractiva, que te capta la atención,  bien escrito, y de fácil lectura que me ha servido de entretenimiento para soportar unos días este calor estival.
Quiero decir con esto que se trata de una novela que te engancha tanto por su contenido (argumento) como por forma (muy bien escrita) hasta el final aun habiendo elementos ajenos a la novela (este período estival) que te pudieran distraer.  Recomendable.

Editorial Planeta 2011

 

domingo, 7 de agosto de 2022

Los antioxidantes y el cerebro

Los antioxidantes y el cerebro

Últimamente se publican muchos estudios relacionados con la prevención de la demencia, de la enfermedad de Alhzeimer (EA); un tema que ha pasado de no saberse a ciencia cierta cuál es su origen y que por tanto no tenía una prevención posible, a  poder actuar sobre  todo tipo de factores modificables de su evolución y de que los que hemos hablado en anteriores escritos.

Desde los estilos de vida, como dieta y ejercicio a los factores cardiovasculares (hipertensión arterial, colesterol, diabetes..) pasando por todas aquellas causas mentales predisponentes y sus tratamientos.

Sobre la dieta y el declive cognitivo debido a la edad, y como causa de demencia, hemos hablado en distintas ocasiones (fibra, probióticos..) y ahora lo volvemos a hacer pero desde otro aspecto, las sustancias o nutrientes antioxidantes de los alimentos.

Los antioxidantes se han puesto de moda, aunque en general, en mi opinión, existe un cierto desconocimiento al respecto. Se tratarían de sustancias que evitan o retrasan la oxidación de ciertos  componentes celulares, sean proteínas, lípidos, o ácidos nucleicos. 

La oxidación no sería más que un fenómeno natural por el que se producen radicales en cadena que son capaces de dañar las células; y por su parte, los antioxidantes son sustancias capaces de inhibir,  prevenir este proceso degenerativo. De ahí que serían sustancias reductoras, del tipo polifenoles …que los encontraríamos en el café, el té, el aceite de oliva, de semillas, el tomate, las frutas, especialmente los cítricos -naranjas-, el vino tinto, el ajo,  brócoli, berenjena, jengibre, perejil, cebolla, los cereales integrales..

De ahí que por su mecanismo de acción se ha pensado que podrían ser útiles para prevenir procesos neurodegenerativos como la demencia.

En este aspecto el tema de los antioxidantes ya se había estudiado en el riesgo de contraer cataratas por Rautiainen S et al (JAMA Ophthalmol. 2013); entendiendo que los factores que podía aumentar el riesgo de oxidación de los lípidos y proteínas del epitelio de la lente del cristalino (rayos ultravioleta, tabaco, …) aumentarían el riesgo de cataratas y el consumo de estas sustancias, por contra,  podía prevenirlo.  En éste estudio se siguieron a 30.607 mujeres suecas  (mayores de 49 años) durante  7,7 años de media y mediante encuestas se calculó la “capacidad  antioxidante de la dieta” (CAD) mostrando como el consumo de antioxidantes estaba inversamente asociado con el riesgo de presentar cataratas. 

Según este estudio, los alimentos que principalmente contribuyeron al CAD  fueron las frutas y los vegetales (44,3%), los cereales integrales (17,0%), y el café (15,1%).
Sin embargo, para prevenir los trastornos cognitivos o la demencia el tema no quedaba claro. 

Así evaluaciones ad hoc (Devore EE et al, 2013)  sobre la influencia de la CAD en general en relación con el riesgo de demencia y de accidentes vásculocerebral (AVC, “atac de gota”) en  5.395 personas mayores de 55 años de una cohorte danesa del  Rotterdam Study (empezó el 1990) no predijo el riesgo de padecer AVC o demencia. En este estudio las cantidades de antioxidantes se calcularon utilizando la Antioxidant Food Table publicada por el Institute of Nutrition Research de la Universidad de Oslo, y fueron cribadas mediante un test al efecto cada 3-4 años durante un tiempo medio de 13,8 años. Según este estudio, de todos los alimentos, los que contribuyeron con mayor poder antioxidante se encontraba el café y el té. 

Otras cohortes como la del US Nurses' Health Study, tampoco pudieron demostrar que los antioxidantes mejoraran la función cognitiva del anciano.

Hoy como contrapunto traemos un estudio de May A. Beydoun et al publicado en Neurology  hace escasos días, y el primero de este estilo que evalúa (leemos) un determinado tipo de antioxidantes (carotenoides) pero en la sangre de individuos adultos americanos de edad media (al menos 45 años) de la famosa encuesta periódica de salud americana el National health and Nutrition Examination Surveys (NHANES III) (1988-1994). 

Se estudiaron los niveles de luteína+zeaxantina por un lado y la β-criptoxantina por otro.
La luteína y la zeaxantina son unos pigmentos amarillos encontrado en la yema de huevo y  en ciertas plantas de hojas verdes, en los pimientos rojos, las coles, repollo, lechuga, espinacas, maíz, mostaza, kiwis.. Y la criptoxantina también está de forma natural en algunas frutas y verduras, y responsable del tono naranja de frutas como naranjas, papaya, mandarinas y caquis.

Tras 16-17 años de seguimiento medio de 7.283 personas de entre 45-90 años al inicio del estudio se demostró que los niveles de luteína+zeaxantina se asociaron con un menor riesgo de padecer demencia por cualquier causa en mayores de 65 años incluso ajustado por los estilos de vida pero atenuado según el estatus socioeconómico. A la vez se encontró una relación inversa con los niveles de β-criptoxantina sérica.
Según este estudio la demencia por cualquier causa, no solo la EA,  estaría inversamente asociada con los niveles de antioxidantes carotenoides  (luteína+zeaxantina y β-criptoxantina) séricos en personas mayores de 65 años. 

Así que hay que comer  verduras de hojas verdes y frutas como naranjas, papaya, mandarinas y caquis y no olvidar las yemas de huevo, que aunque tienen colesterol (en personas sanas una diaria no es contraproducente) son una buena fuente de luteína, buena para los ojos y el cerebro.

Mateu Seguí Díaz
médico de familia 

PS.- existe un post en el blog "opinión sanitaria" en el que añado alguna evidencia más reciente 

Seguí Díaz M. Los antioxidantes y el cerebro. Es Diari MENORCA. 22-05-2022:32  https://www.menorca.info/

May A. Beydoun, Hind A Beydoun, Marie T. Fanelli-Kuczmarski, Jordan Weiss, Sharmin Hossain, Jose Atilio Canas,  et al. Association of Serum Antioxidant Vitamins and Carotenoids With Incident Alzheimer Disease and All-Cause Dementia Among US Adults. Neurology  May 4, 2022, DOI: https://doi.org/10.1212/WNL.0000000000200289

Babak Hooshmand, Miia Kivipelto. Antioxidants and dementia: more than meets the eye.  EDITORIAL. Neurology. May 4, 2022, DOI: https://doi.org/10.1212/WNL.0000000000200718

Devore EE, Feskens E, Ikram MA, Heijer TD, Vernooij M, Lijn FV, Hofman A, Niessen WJ, Breteler MM.Total antioxidant capacity of the diet and major neurologic outcomes in older adults. Neurology. 2013 Mar 5;80(10):904-910. Epub 2013 Feb 20.

Rautiainen S, Lindblad BE, Morgenstern R, Wolk A. Total Antioxidant Capacity of the Diet and Risk of Age-Related Cataract: A Population-Based Prospective Cohort of Women. JAMA Ophthalmol. 2013 Dec 26. doi: 10.1001/jamaophthalmol.2013.6241. [Epub ahead of print]

viernes, 5 de agosto de 2022

El filo de la navaja de William Somerset Maugham

El filo de la navaja de William Somerset Maugham

Se trata de un libro escogido al azar de mi biblioteca que tras  las 100 páginas de lectura de rigor  me cautivó lo suficiente para seguir y acabarlo.
Autor desconocido para mí pero no para el público anglosajón según he podido leer, pues se trata de un escritor de éxito que retrata en sus libros, y como muestra éste, el ambiente de principios del siglo XX, en EEUU y Europa antes de la gran guerra.
La crisis del 1929, de cómo afectó a personajes que nunca hubieran pensado que algo así podría ocurrir y los cambios en la vida de éstos. Como verso discordante la vida de uno de ellos que tras el trauma de la  primera gran guerra (fue aviador) busca encontrarse a si mismo en diversos ambientes que le llevan incluso viajar a la India, y que viene a ser el hilo conductor de este relato.

Una trama interesante, aunque en mi opinión,  más que una novela se trate (así está escrita) de una narración de vivencias, probablemente noveladas, pero con la sensación de real, por lo  que la clasifico como “novela histórica”. 

Se lee bien, entretiene, aunque no es un texto que enganche.
Personalmente me ha gustado aunque no para “echar cohetes”.

Ed EL PAÍS. Clásicos del siglo XX. Madrid 2003

domingo, 31 de julio de 2022

“El daño irreversible”

“El daño irreversible”*

Cuando una situación sanitaria se politiza me echo a temblar pues sé que se perderá la objetividad científica en pos de unos objetivos que en forma de réditos políticos se piensa alcanzar. La realidad importa poco lo importante es que se visualice se que invierta en un problema, que magnificado, se convierta de “interés social” sin importar sus posibles efectos secundarios. 

La realidad actual es que una alteración, una disfunción, no digamos enfermedad, extremadamente infrecuente se convierta en algo corriente y que se apliquen medidas, que sin valorar convenientemente sus resultados, se conviertan en axiomas que no admiten réplica.

Y hablamos de la “reasignación del sexo en la infancia”, un título que esconde una inexactitud; pues el sexo es inmodificable al estar en los genes. Un tratamiento que se convierte en el único y salvador remedio de la “disforia de género (DG)”, una entidad que quien la padece tiene una percepción distorsionada de su  identidad sexual. Una entidad  que en la infancia, cuando la personalidad se está formando, es cuanto menos difícil de diagnosticar, de pronosticar su evolución  en el tiempo y sobre todo de aplicar tratamientos  que producirán modificaciones físicas (quirúrgicas irreversibles y hormonales) que alterará la vida del infante sin saberse a cierta que con dichos cambios mejorará o empeorará su vida futura. Y todo ello en la infancia cuando no existe capacidad de compresión sobre las consecuencias de estos cambios en el futuro, como sentenció el Tribunal Supremo Británico no hace mucho (el PAIS 10 enero 2021).

Y es que los cambios en el aspecto sexual de los niños antes de la pubertad no garantizan que mejore la salud mental del adolescente y futuro adulto, ni la consideración de éstos delante de  la sociedad. En casos, éstos los aceptarán con resignación, en otros se incrementará el sufrimiento mental y en algunos pocos se intentará no sin grandes dificultades y pocos resultados, la reversión a su estado anterior natural. Y este es el problema el aplicar tratamientos irreversibles a niños que aún se encuentran desarrollando su identidad sexual, que no han formado su personalidad; tratamientos médico quirúrgicos que pudieran considerarse mutilaciones, formas de malos tratos –comentan- aún aplicados con la mejor intención. Y sobre todo, tratamientos que condicionarán el resto de sus vidas al obligar a controles médicos y psicológicos para siempre.

El género es la conciencia de sentirse varón o mujer, y sería por tanto un sentimiento psicológico no un objetivo biológico en sí mismo. Y es que la conciencia de “género”no es inamovible se crea con el tiempo y puede ser modificada según las percepciones, las relaciones y las experiencias del niño. Y traigo aquí este hecho dada  la dificultad de llegar a un diagnóstico que se mantenga en el tiempo pues tampoco es infrecuente que confunda la homosexualidad con la disforia o que estos niños con estas inclinaciones presenten al tiempo alteraciones psicológicas que confundan al clínico y que surjan, o se reactiven, una vez que los cambios son irreversibles. "Nos hacemos trans para escapar de nuestra homosexualidad" era la frase de una transexual en un artículo en Voz Populi hace escasos días (03/07/2022).

La realidad es que cada vez se oyen más voces discrepantes que, haciéndose eco de que existan individuos que soliciten “detransiciones”, es decir que se arrepienten de dichos cambios, intenten, aún contra corriente, ayudar a estas familias. Leo como  asociaciones como AMANDA, o  la "Sex Change Regret" de EEUU.. alertan sobre este “daño Irreversible”(frase del famoso libro de Abigail Shrier)  y que no haría más que demostrar que ésta opción no es un tratamiento definitivo que cure la DG habida cuenta el sufrimiento mental que  sufre este colectivo (índices de suicidios elevado, comentaba alguna fuente). Y es que es difícil por no decir imposible que una cirugía del aspecto corporal corrija un malestar psíquico y más a estas edades.

Y es que aunque se intente despatologizar la DG, anteriormente llamado como  “Trastorno de Identidad de Género” (Diagnostic and Statistical Manual of the American Psychiatric Association (DSM-V), la realidad es la que es y el cambio de género (que o de sexo) no está exento de riesgos y más a estas edades. Riesgos físicos y psicológicos por la aceptación o no del aspecto por el individuo y el entorno que no siempre es muy comprensivo con las diferencias.

 Así mismo, sería algo contrario al sentido común que “despatologizar”una entidad clínica, entendiendo que se trata de una “opción”,  exija un diagnóstico riguroso, un tratamiento en buena medida inreversible y mutilante, controles de por vida y una aceptación de los riesgos. Algo que no tiene nada que ver con la homosexualidad en que la que si existe tal despatologización al aceptar el individuo y la sociedad esta inclinación sexual sin ninguna intervención médica ni quirúrgica irrevesible.

Se comenta como este afán político pudiera estar generando un fenómeno de “siembra” de una patología inicialmente extremadamente rara (1/1000, inferior a la diabetes tipo 1 en la infancia) al 3-4% que actualmente leemos en ciertas escuelas americanas. Y es que a estas edades la personalidad se está formando, existe una cierta “plasticidad psicológica” que  hace que la persona en desarrollo puedan ser influenciable y de alguna  manera manipulable, de ahí que la conocida como la ideología “queer o trans” de ofrecer a los niños la posibilidad de «elegir» su sexo que se está extendiendo en EEUU  y Europa (como comentaba recientemente Fernando Savater en The objetive 29 de mayo de 2022 recogiendo las ideas de dos psicoanalistas y pedopsiquiatras francesas, Caroline Eliacheff y Céline Masson, en su obra “La fabricación del niño-transgénero”, no sería más que la influencia ideológica sobre mentes inmaduras de una pretensiones políticas de derivas identitarias. Lo que a mi entender es muy grave.

Nadie niega que existan niños con conflictos sobre su identidad de género, ahora bien, no hay tantos como la actualidad se nos quiere hacer ver. Que existe un movimiento político en visualizar lo que no existe fomentando la opción del cambio de género como un derecho sin riesgos cuando  no está demostrado que los cambios médico quirúrgicos irreversibles sea la solución para este problema psicológico y que incluso se puedan generar más sufrimiento del que pretender evitar. Como comenta Sabater es un “auténtico crimen contra la infancia”.

Mateu Seguí Díaz
médico de familia

Seguí Díaz M. El “daño irreversible”. Es Diari MENORCA. 10-07-2022:10 
 https://www.menorca.info/

* Modificación del título de la obra de: Abigail Shrier.  Un Daño Irreversible. 2020

Fernando Savater. Disforia educativa. The objetive 29 de mayo de 2022

Regina Marín Latonda. El aviso de los transexuales arrepentidos: " No hay que precipitarsecon el cambio de sexo". Voz Populi. 03/07/2022

Alejo Vidal-QuadrasAlejo. Género, sexo y daño irreversible. Vozpopuli 03/07/2022

Ferragut Soler A. La transexualidad infantil quiere dejar de ser tabú. La Vanguardia. 17/07/2017

Valeria P. Bustos, Samyd S. Bustos, Andres Mascaro, Gabriel Del Corral, Antonio J. Forte, Pedro Ciudad, et al. Regret after Gender-affirmation Surgery: A Systematic Review and Meta-analysis of Prevalence Plast Reconstr Surg Glob Open. 2021 Mar; 9(3): e3477.Published online 2021 Mar 19. doi: 10.1097/GOX.0000000000003477

Mario Pazos Guerra,, Marcelino Gómez Balaguera, Mariana Gomes Porrasa, Felipe Hurtado Murillo, Eva Solá Izquierdo, Carlos Morillas Ariñoa. Transsexuality: Transitions, detransitions, and regrets in Spain. Endocrinol Diabetes Nutr (Engl Ed). 2020 Nov;67(9):562-567. doi: 10.1016/j.endinu.2020.03.008. Epub 2020 Jun 24.

Pila Álvarez. Menores trans: el dilema de dejar la adolescencia en suspenso. El PAIS- Madrid - 10 enero 2021

Documento de posicionamiento: Disforia de Género en la infancia y la adolescencia. Grupo de Identidad y Diferenciación Sexual de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (GIDSEEN)


domingo, 24 de julio de 2022

El ciudadano y los contactos con el sistema sanitario

El ciudadano y los contactos con el sistema sanitario

No es fácil encontrar la causa de nuestro actual desbarajuste asistencial intensificado por la pandemia de la COVID-19. No es fácil, pero a la vez, paradójicamente es simple, a mi entender, y se resume en el título de este artículo: tener un exceso de contactos en el sistema asistencial por proceso atendido, resuelto o no, lo que se traduce en que se conoce como ineficiencia; algo por otra parte inherente a un sistema de provisión pública como el nuestro. 

Solo actuando sobre la demanda, sobre el ciudadano, con un mínimo coste (pequeño copago), algo políticamente incorrecto, pero eficaz, se solucionaría una parte de la sobreutilización; pero este no es el momento para estas medidas, ni sería la solución, aunque creo que ayudaría.

El momento actual necesitaba medidas eficaces que impidieran o que redujeran los contactos del paciente con el sistema sanitario; algo que no se consiguió, más al contrario se intensificó, rompiéndose (figurativamente) el sistema en su eslabón más accesible y por tanto más débil: la Atención Primaria (AP), de ahí las protestas actuales. Y es  lo que digo siempre,  no es cuestión de más recursos, de más médicos de AP, intentando solucionar un problema organizativo que en la mayoría de veces se ha generado en otros niveles, si no de actuar sobre cada uno de los problemas causantes de este desbarajuste y solucionarlo. 

La realidad es que lo que se intentaba solucionar en la epidemia de la COVID-19, que el ciudadano contactara lo menos posible con el sistema para con ello ponerlo a salvo del contagio, ha sido al revés; muchos ciudadanos se ha contagiado gracias  y justamente al sistema que les tenía que proteger (impresión personal), pues “yendo al cántaro a la fuente al final se rompe”. 

Si se mira por partes, esta afirmación por mi parte no sería correcta; ciertamente algunos niveles asistenciales se ha vuelto impermeables, inaccesibles y por ello se ha reducido la frecuentación (cuesta llegar al especialista), las listas de espera se han disparado y el hecho de que te llamen para una 2º visita generada por la misma atención hospitalaria se  convierte en ciertas especialidades en algo complicado o imposible. 

Pero, también, contactos y más contactos por una AP saturada por visitas inefectivas,  recurrentes, en bucle. Un simple caso de la COVID-19 se convierte fácilmente en múltiples contactos con el sistema, de la cita previa telefónica, al Punto de Atención Continuada (PAC), a las Urgencias hospitalarias si cabe,  para al final acudir a su médico de cabecera para que le visite o no y  le dé la incapacidad temporal si la precisa. ¿Por qué en el primer contacto con el sistema no se solucionó todo? ¿No es la baja laboral una parte del tratamiento? ¿No sigue estando normativamente vigente lo de que el documento de incapacidad debe ser extendido por quién diagnostica al paciente?.

Contactos y más contactos con la Atención Primaria (AP) al no poder acceder a otros niveles, a pruebas diagnósticas,.. de pacientes que en su ingenuidad piensan que al final les llamarán.. hasta que no queda más remedio que reclamar a la Oficina de Atención al Paciente… y sorprendentemente para hacer algo tan simple como introducir al paciente en una agenda, es decir, que le den una cita. Pensando mal, si no está citado el paciente no cuenta en la lista de espera…

Y es que  los contactos inútiles se multiplican, y nos complican la vida; contactos para solicitud de volantes en 2º visitas que deben darse en la visita del especialista, de traslado al hospital, de pruebas solicitadas por el especialista de su especialidad, de información contenida en sistemas informáticos compartidos –informes, certificados…- una redundancia, un ir y venir que ha llegado a sobrecargar y pedir auxilio a la AP. Y es que ésta no es la secretaria personal del especialista como así se le ha hecho creer al sufrido paciente, o así lo cree en la actualidad. La inoperancia funcionarial se ha instalado como una losa en la AP.

Sin embargo, la AP no es eso; está concebida como una Agencia de Salud del paciente, una relación de agencia en beneficio de éste, que no solo le atiende, le diagnostica y le trata, si no que le previene de la enfermedad y  que le protege (prevención cuaternaria), aunque suene raro, justamente del Sistema Sanitario, un mecanismo altamente resolutivo de contención del daño que le pudiera producir éste, sea por acción (por sobrediagnóstico, sobretratamiento) o por omisión (lo que no se hace); que torticeramente se convierte en la actualidad en algo distinto y desvirtuado, en la válvula de escape de una atención especializada inaccesible, sin más.  

Pero en este desbarajuste no todo es ineficiencia interniveles, pues los procesos más simples exigen en la actualidad, varios pasos; así, sorprendentemente un simple acto de solicitar una prueba, un análisis, una radiografía, enviar a un especialista, significa al menos dos contactos, la visita médica presencial o telefónica y la espera directa en el mostrador de admisión para concertar el día de la prueba o cita con el especialista. Porque, ¿con nuestro sistema informático  no lo puede hacer el mismo médico?

En fin, se está perdiendo la oportunidad con los recursos que tenemos de servir al ciudadano de manera eficiente y rápida, confundiendo el problema y con ello el objetivo.  

Responsabilicemos a cada actor de nuestro sistema sanitario para que todo el proceso asistencial pueda tramitarse con el mínimo de contactos, démosles recursos para  “que cada palo aguante su vela”; algo que debería ser una máxima en nuestro sistema.

Hay que  identificar los problemas, ponerles solución teniendo como objetivo el reducir los contactos que hace el paciente con el Sistema Sanitario, de ello saldremos todos beneficiados.

Como decía uno, “simplifiquemos, por favor”.

Mateu Seguí Díaz 

médico de familia


Seguí Díaz M. El ciudadano y los contactos con el sistema sanitario. Es Diari MENORCA. 22-07-2022:32  https://www.menorca.info/


 

lunes, 18 de julio de 2022

Los animales de compañía mejoran la salud mental

Los animales de compañía mejoran la salud mental

En la actualidad nuestra sociedad se encuentra en un proceso de entropía social, en la que la soledad es cada vez más frecuente, en el que formas de apoyo social, sea la familia, la pareja, los hijos, que tenía un función importante hasta ahora, son cada vez más escasas. El remedio de nuestros males se deja al estado protector (de ahí que sea cada vez mayor y más controlador) y a nivel más próximo a amigos,  grupos de auto ayuda...y, porque no decirlo, a la compañía de mascotas, de animales. 

Se ha llegado a publicar que se adquieren en la actualidad más perros y gatos que niños nacen. Lógicamente es un dato significativo de los cambios sociales en los que nos encontramos y de la necesidad de compañía, a pesar de hiperconectividad de las redes, aún que sea de un ser de otra especie.

En ocasiones hemos hablado de los efectos beneficiosos de la convivencia con animales en la prevención de las alergias en los niños como una respuesta a la “hipótesis higiénica” por la que  la exposición precoz a los animales reduciría el riesgo de asma en los niños, por ejemplo (Fall et al, 2015), pues en este caso el estar en contacto con animales se aumentaría la exposición a microorganismos que modularían el sistema autoinmune y reducirían el riesgo de esta enfermedad.  O también, que va en la linea del trabajo que comentaremos, como la convivencia con perros se asociaría con un 25% menos probabilidad de tener esquizofrenia (un trastorno psiquiátrico) en la adolescencia (Yolken R et al, 2019). En éste se evaluó la relación entre la convivencia con perros o gatos  durante los primeros 12 años de vida y el diagnóstico posterior de esquizofrenia o trastorno bipolar. Se demostró con el primer diagnóstico pero no con el segundo; con los perros pero no con los gatos. La explicación en este caso no solo se relacionaría con temas psicológicos, empatía, transferencia de sentimientos.. si no también se apuntó a alteraciones de la microbiota intestinal, que por el sugerido eje psico-inmune-neuroendocrino llegarían a actuar en el cerebro. 

Otros aspectos barajados fueron la posibilidad de que el hecho de compartir nuestro tiempo con una mascota seleccionara a un cierto tipo de población más susceptible a estos comportamientos. 

Con todo, se admite desde hace algunos años que los animales de compañía se asocian con mejoras física, psicológicas y sociales en aquellos humanos que los poseen. 

Y es en este sentido que hoy comentamos un pequeño estudio piloto, distinto, pero a la vez de alguna manera relacionado (Janet Hoy-Gerlach et al)  y publicado en  Human Animal Interaction Bulletin el año pasado, que como su nombre, indica aborda estos temas. 

Se trata de estudiar los beneficios de las conocidas como técnicas de utilización de  animales de apoyo emocional (AAE) (“ Emotional Support Animals”)  y en este caso en  once pacientes (53 años de media) afectos de “enfermedad mental grave” (según definición del National Institute of Mental Health -2019-) dentro del programa Hope and Recovery Pet program (HARP) por el que se utilizaron a perros o a gatos de compañía en pacientes en estas condiciones mentales. 

Para su estudio se recabó datos aplicando escalas que midieran puntuaciones sobre la depresión, la ansiedad y la sensación de soledad previos y durante el transcurso del estudio, y de biomarcadores en la saliva del paciente como oxitocina, cortisol y alfaamilasa, al mes, tres, seis, nueve y 12 meses del seguimiento. 

Los resultados finales se recabaron al finalizar el año de seguimiento y mostraron reducciones significativas en las puntuaciones de las diferentes escalas de soledad, ansiedad y depresión. Aunque en los biomarcadores, los niveles de oxitocina (placer) se incrementaron y de cortisol (stress) se redujeron a los 10 minutos de la interacción con el animal de compañía (test  antes y después de contacto con el animal), no se llegó a la significación estadística, pero fueron elocuentes de que la interacción con el animal produce un efecto positivo en la persona que se puede medir directamente en el organismo. 

Según la experiencia de los pacientes la  sensación de bienestar y la mejoría en la salud mental se debió a la interacción con estos animales, señalaron. 

Aunque este estudio tiene limitaciones importantes (pocos pacientes, falta grupo control y los pacientes continuaban con sus tratamientos respectivos..) sus resultados van en la línea de las observaciones anteriores que se tienen, de que los animales de compañía ayudarían a este tipo de pacientes como facilitadores en la recuperación de los mismos, habida cuenta que no hay (comentan) excesivos estudios al respecto. 

Todo ello, sin embargo, abunda en lo conocido, que tener mascotas mejora nuestra salud emocional, reduciendo la sensación de soledad, la ansiedad y la depresión, además de mejora nuestra condición funcional e incluso, señalan, nuestra sociabilidad.

Así que pongamos una mascota en nuestra vida. Se lo agradeceremos.

Mateu Seguí Díaz
médico de familia 

Seguí Díaz M. Los animales de compañía mejoran la salud mental. Es Diari. 15-05-2022: 35 http://menorca.info/ 

Janet Hoy-Gerlach, Aviva Vincent, Barry Scheuermann, and Mamta Ojha. Exploring Benefits of Emotional Support Animals (ESAs): A Longitudinal Pilot Study with Adults with Serious Mental Illness (SMI). Human Animal Interaction Bulletin Volume 10, No. 2, Pages 1-19

Batya Swift Yasgur, MA, LSW. Emotional Support Animals Help Lick Symptoms of Depression, Anxiety in Serious Mental Illness. News-Medscape Medical News-June 02, 2021

Fall T, Lundholm C, Örtqvist AK, Fall K, Fang F, Hedhammar Å, Kämpe O, et al. Early Exposure to Dogs and Farm Animals and the Risk of Childhood Asthma. JAMA Pediatr. 2015 Nov;169(11):e153219. doi: 10.1001/jamapediatrics. 2015.3219. Epub 2015 Nov 2.

Yolken R, Stallings C, Origoni A, Katsafanas E, Sweeney K, Squire A, Dickerson F. Exposure to household pet cats and dogs in childhood and risk of subsequent diagnosis of schizophrenia or bipolar disorder. PLoS One. 2019 Dec 2;14(12):e0225320. doi: 10.1371/journal.pone.0225320. eCollection 2019.

Grabenhenrich LB, Gough H, Reich A, Eckers N, Zepp F, Nitsche O, et al Early-life determinants of asthma from birth to age 20 years: a German birth cohort study.  J. Allergy Clin Immunol. 2014;133:979-988. 

Jhun I, Phipatanakul W. Early exposure to dogs and farm animals reduces risk of childhood asthma. Evid Based Med. 2016 Apr;21(2):80. doi: 10.1136/ebmed-2015-110373. Epub 2016 Feb 2.

domingo, 17 de julio de 2022

Los pájaros de Bangkok de Manuel Vázquez Montalbán

Los pájaros de Bangkok de Manuel Vázquez Montalbán

Libro policíaco en clave española del detective Pepe Carvalho ambientada en los 80 (llegada de Felipe Gonzalez al Gobierno) con trama mixta, entre Barcelona y Thailandia. 

Es el primer libro que leo de este autor, famoso en su día, y que tras su muerte, en mi opinión, el interés en sus libros fuera languideciendo. De este protagonista se llegó a hacer una saga.
Sin embargo, al menos este  tiene todo lo que tiene que tener un libro de intriga, de suspense, policíaco, sin caer que la clásica novela negra americana, en un ambiente (Barcelona 1982) en cierta  medida próxima y algo lejana en este momento, pero en cualquier caso interesante.
Me ha gustado, me ha parecido entretenida y en momentos me ha hecho sonreir. 
Aún una linealidad en el argumento algo cambiante para mi gusto que no se hace pesada, el no estar redactado por capítulos, un texto de un tirón, a mí personalmente me ha supuesto un cierto inconveniente. 

Con todo, un libro recomendable. 

RBA. Ed Planeta 1986



 

lunes, 11 de julio de 2022

La vitamina D y la inmunidad

La vitamina D y la inmunidad

La vitamina D se ha puesto de moda. De no determinarse rutinariamente en los pacientes, al darse por supuesto que al vivir en el área mediterránea y con ello disfrutar de una alta insolación los niveles son siempre correctos, a hacerlo de manera sistemática y percatarnos los médicos de la gran cantidad de personas que se encuentran en franjas de deficiencia de esta vitamina. Yo diría que hormona. 

Y digo hormona, pues la sintetizamos nosotros mismos a partir de los rayos ultravioleta del sol  y un derivado del colesterol, y  actúa no solo en los huesos fijando calcio o sobre los músculos influyendo en el tono muscular,  si no  en áreas tan diversas como el metabolismo (reacciones del cuerpo) que tiene que ver con la glucosa, con enfermedades como la diabetes tipo 2 al actuar sobre algunos receptores del páncreas e influir en la secreción de insulina entre otros... 

Pero también en áreas tan lejanas de sus acciones principales como son la inmunidad, con la protección de enfermedades infecciosas; así las concentraciones de vitamina D se las ha relacionado con la mayor o menor propensión a padecer diversas infecciones respiratorias. Algo que se ha comprobado en nuestra actual, y espero que pasada, epidemia del SARS-CoV-2 (severe acute respiratory syndrome coronavirus 2).  Un tema que ha sido controvertido estos dos años, con múltiples estudios y conclusiones,  pero de los que al final ha quedado la sensación, se ha admitido, que los individuos con niveles bajos de vitamina D  sufrieron un mayor riesgo de infección y de gravedad de la COVID-19 (coronavirus disease 2019) (Edward B et al 2021).

 Y es que al parecer la vitamina D se  comportaría como un inmunomodulador, un regulador  del sistema inmunitario al estimular gran cantidad de mediadores del sistema respiratorio, al tiempo que actuaría directamente sobre la inmunidad (linfocitos T…) y en la respuesta inflamatoria… No quiero aburrirles.

Hoy comentamos otra propiedad que se ha demostrado en un subestudio de un gran ensayo clínico  publicado hace escasos días en el BMJ por Hahn J et al; el VITamin D and OmegA-3 TriaL (VITAL) un estudio realizado en  25.871  personas mayores de 50 años y durante más de 5 años de seguimiento en EEUU  y en  dos ramas (una de vitamina D y otra con los famosos ácidos grasos poliinsaturados omega-3 -PUFA 03-, frente lógicamente, a grupos placebo), todo ello inicialmente para el estudio en la prevención del las enfermedades cardiovasculares y del cáncer,  pero del que están saliendo diversos subestudios con objetivos distintos, como es el que hablamos ahora.

De éste  nos referimos básicamente a la vitamina D y a un tipo de enfermedades que tal vez no les suenen pero son importantes y frecuentes, son las llamadas enfermedades autoinmunes, o aquellas que se producen cuando el cuerpo reacciona contra sí mismo; y que pueden ir desde enfermedades de la piel (psoriasis), de las articulaciones (artritis), del tiroides, de los intestinos, a nivel general...Se trataría de reacciones inflamatorias contra ciertos tejidos del propio cuerpo. Unas enfermedades que son mucho más comunes de lo que nos pensamos y en general no siempre tienen un tratamiento curativo. 

El estudiar ambas sustancias juntas en dicho estudio (la vitamina D  y la PUFA 03) tendría su justificación en que pudieran ingerirse conjuntamente de forma natural, como mostró un estudio Danés (Pedersen M et al, 2005) que demostró como la ingesta de más de 30 gr de pescado graso al día era capaz de reducir hasta en un 49% el riesgo de padecer artritis reumatoide.

Esta nueva entrega del  VITAL concluye que al suplementar con vitamina D (2000 unidades al día) a pacientes mayores de 50 años durante al menos 5 años (con o sin suplemento de los PUFA 03) se reducen las enfermedades autoinmunes al menos un 22%. Sin embargo, si se consideraban en el análisis solo los últimos 3 años aumentaba esta reducción hasta el 39%. Específicamente la artritis reumatoides se redujo hasta en un 40% frente al grupo placebo.

Con todo, apuntan que habrá que ver si estas diferencias se mantienen o aumentan con el paso del tiempo.
Se detectó que esta acciones están relacionadas con el peso corporal al tratarse la vitamina D, de vitaminas que se acumulan en la grasa, de modo que serían más efectivas en personas delgadas que en obesas.

La explicación del porqué la vitamina D produciría este efecto beneficioso lo achacan, como hemos adelantado al principio, en que los metabolitos de esta vitamina actuarían, por un lado sobre determinados genes  que regulan la inflamación y la respuesta inmunitaria y por otro sobre las células implicadas en la respuesta inmunitaria al tener receptores para esta vitamina (linfocitos T y B…).

Podemos concluir, por tanto, que la suplementación con vitamina D  la dieta de nuestros pacientes más mayores además de mejorar la resistencia de sus huesos, del tono de sus músculos, de su metabolismo..  es capaz de reducir el riesgo de infecciones y sobre todo de aquellas respuestas inmunológicas anómalas de nuestro cuerpo que son causa de enfermedad.

Mateu Seguí Díaz
médico de familia 

Seguí Díaz M. La vitamina D y la inmunidad. Es Diari. 09-05-2022: 31. 
http://menorca.info/ 

Hahn J, Cook NR, Alexander EK, Friedman S, y cols. Vitamin D and marine omega 3 fatty acid supplementation and incident autoimmune disease: VITAL randomized controlled trial. BMJ. 26 Ene 2022;376:e066452. doi: 10.1136/bmj-2021-066452. PMID: 35082139. Fuente

Vitamin D and marine omega 3 fatty acid supplementation and incident autoimmune disease: VITAL randomized controlled trial  BMJ 2022; 376 doi: https://doi.org/10.1136/bmj-2021-066452   (Published 26 January 2022)

Pedersen M, Stripp C, Klarlund M, Olsen SF, Tjønneland AM, Frisch M. Diet and risk of rheumatoid arthritis in a prospective cohort. J Rheumatol 2005;32:1249-52.pmid:15996059

Olivia I. Okereke; Chirag M. Vyas; David Mischoulon; et alGrace Chang; Nancy R. Cook, Sc; Alison Weinberg; et al. Effect of Long-term Supplementation With Marine Omega-3 Fatty Acids vs Placebo on Risk of Depression or Clinically Relevant Depressive Symptoms and on Change in Mood Scores. A Randomized Clinical Trial. JAMA. 2021;326(23):2385-2394. doi:10.1001/jama.2021.21187

Edward B. Jude; Stephanie F. Ling; Rebecca Allcock; Beverly X. Y. Yeap; Joseph M. Pappachan.Vitamin D Deficiency Is Associated With Higher Hospitalization Risk From COVID-19. A Retrospective Case-Control Study. J Clin Endocrinol Metab. 2021;106(11):e4708-e4715. 

miércoles, 29 de junio de 2022

Edad y diagnóstico rápido

Edad y diagnóstico rápido

Hace algunos días tras ayudar a una compañera a hacer una ecografía a un paciente, otro compañero que estaba mirando la prueba, me preguntó ¿Cómo ha salido la ecografía del señor de 100 años? A lo que no contesté y me quede bloqueado, ¿100 años?, pues parecía que tenía alrededor 80. 

La realidad, como  he comentado muchas veces, es que los que llevamos mucho en esta profesión nos hemos dado cuenta como son muchos (o más que antes) los pacientes mayores de más de  90 años que acuden a nuestras consultas sin que dicha edad sea un inconveniente para la mayoría de actividades habituales, y una de ellas es ir a su médico de cabecera. La sociedad ha cambiado, se ha envejecido pero lo hace aportando un colectivo de pacientes mayores con mayor esperanza de vida, quizás con las mismas enfermedades que antaño, pero eso sí con tratamientos mucho más efectivos y con menos efectos secundarios que les permite vivir con gran calidad de vida. Y es que hace algunos años era frecuente hacerte idea del tiempo que viviría un paciente por la cantidad de medicinas que tomaba, en la actualidad esto ha cambiado y muchos individuos longevos viven gracias justamente a una gran cantidad de medicinas muy efectivas.

Este preámbulo tiene que ver con el hecho de que la sociedad y la epidemiología pueden ir por un lado y nuestro sistema sanitario en muchos aspectos ir por otro. Lo padecimos con la epidemia de la COVID-19 (coronavirus disease 2019)  y de alguna manera, en mi opinión, lo padecen nuestros pacientes más mayores en pruebas diagnósticas, tratamientos… entendiendo que como su expectativa vital es más corta para qué utilizar recursos del sistema que pudieran destinarse a otras personas “teóricamente”  con mayor supervivencia. Este aspecto se convirtió en un revulsivo ético al principio de la pandemia.

La realidad es que aún hoy existe un sesgo de información a estas edades pues la mayoría de los ensayos clínicos que estudian medicamentos, técnicas quirúrgicas.. este colectivo no se contempla al hacerse en individuos más jóvenes, con lo que el cambio de opinión basado en evidencias científicas del colectivo médico no es fácil.

Con todo, si que es cierto que estos criterios han ido cambiando, aunque no todo lo rápidamente que se quisiera, en tratamientos médicos (medicamentos costosos), quirúrgicos, de soporte (diálisis), de diagnóstico (pruebas de imagen). Y lo digo pues mientras un tratamiento no se aplica por el sistema de salud (NHS) del Reino Unido en un paciente anciano, si en cambio aquí en el nuestro; como un caso que recuerdo de un paciente inglés con una enfermedad pulmonar grave. Ambos países con  sistemas públicos “inicialmente” parecidos. 

Lo que me ha motivado a escribir estas líneas es la contradicción de los eufemismos de nuestro sistema por un lado y la posible discriminación por razón de edad por otro.  Y digo eufemismos pues cuando de “algo se presume es que de algo se carece” y si leemos “consulta rápida” en el Servicio de  Urgencias es que este servicio habitualmente va muy lento, y lo de “rápido” pueden ser algunas horas (vivencia como acompañante de un familiar), un eufemismo. 

O, que es lo que me trae aquí, la “Unidad de Diagnóstico Rápido”, que significa, o da la sensación de significar, que es la única puerta rápida que le proporciona el  sistema al médico de familia (MF) cuando está agobiado ante un diagnóstico grave, pues en general el resto del sistema es impermeable a la entrada; y que sea “rápido” no significa que mañana le atiendan y que pasado se le haga una prueba diagnóstica que afiance un diagnóstico o que lo descarte; si no que dentro la lentitud habitual de nuestro sistema es lo más rápido. Lo que da idea del funcionamiento de nuestro sistema. 

Y volviendo a la edad, al ser esta unidad un sistema único, un cuello de botella,  se debe saturar impidiendo su “rapidez”, con lo que al final se convierte en un filtro en el que la edad del paciente pudiera, en mi opinión, ser el condicionante principal. La pregunta que se nos plantea muchas veces es: ¿servirá para el tratamiento del paciente el diagnóstico precoz? ¿modificará su esperanza de vida?. Pregunta que la mayoría de veces no tiene respuesta. Esta impresión viene de comentarios con mis compañeros y de algunas situaciones vividas por este médico.

Y mirándolo así, parece que el criterio de aceptación para la atención del paciente por esta vía de acceso a la atención especializada en casos no demorables podría ser lo correcto; ahora bien, solo dentro un contexto de falta de recursos. Algo como ocurrió al inicio de la pandemia. No en la actualidad, que en mi opinión no tiene ninguna justificación.

Sin embargo, esto no es lo que parece, pues el motivo de crear dicha Unidad, al margen de dar una opción al MF para ser atendido el paciente más rápidamente por la atención especializada, es la falta de acceso de los MF a pruebas diagnósticas, en otro tiempo costosas, pero no en la actualidad. Pruebas que si disponen otros médicos de familia de otras Comunidades Autónomas (CCAA) y que son habituales utilizar en el diagnóstico de la mayoría de países occidentales en el primer nivel asistencial. Hablo de la resonancia magnética nuclear (RMN) y de la tomografía axial computarizada (TAC), pruebas altamente sensibles que puesta a disposición del médico del primer nivel le permiten afianzar un diagnóstico certero y rápido sin tener pasar filtros ni esperas. Nosotros somos la verdadera “unidad de diagnóstico rápido” si se nos permite optar a dichas pruebas y en tiempo razonable.

Y es que llegar al diagnóstico no es solo para aplicar un tratamiento,  es para dar una información a la persona enferma que le permita hacerse un pronóstico vital,  tomar el o ella y su familia sus propias decisiones para el futuro.

Puede pensarse que es un tema de costes, pero no es así, pues la mayoría de pruebas previas a  la remisión a dicha unidad son muchas veces más costosas (¿que vale una analítica ampliada?) que  realizar una simple RMN o una TAC; es decir que muchas veces el proceso para poder llegar a solicitar dichas pruebas en el proceso diagnóstico es  más caro que la misma prueba solicitada. ¿Para qué dichos filtros?. Me pregunto.

Por lo que, lo único que se me ocurre; lo único que justificaría esta situación  sería la falta de recursos para poder realizarlas en el sistema público; pero para ello existe el privado (externalizar el servicio, como en muchas CCAA) en nuestra isla, que seguro que a costes razonables sería capaz de subsanar esta carencia  evitando con ello la incertidumbre del galeno, de la familia y sobre todo el sufrimiento de nuestros pacientes  más mayores. 

Mateu Seguí Díaz
médico de familia

Seguí Díaz M. Edad y diagnóstico rápido. Es Diari MENORCA. 29-06-2022:32  https://www.menorca.info/