sábado, 31 de julio de 2021

El comportamiento de las sociedades y la pandemia de la COVID-19. El caso asiático.

El comportamiento de las sociedades y la pandemia de la COVID-19. El caso asiático.

 La reacción de las sociedades como grupo de personas según sus normas, tradiciones, y cultura queda patente en situaciones en las que existe una amenaza externa. 

Ocurre en las guerras y actualmente lo vemos en las epidemias. 

El grado de cohesión interna del grupo para hacer frente a una adversidad identifica a cada sociedad.

Si embargo, es complicado, pues si observamos a los países mediterráneos, parecidos en cultura, en expresiones sociales externas, costumbres,… la respuesta delante de la COVID-19  ha sido distinta. Tanto en España, Francia, Portugal, Italia, Grecia…han habido y siguen habiendo disparidad en los números de contagios, hospitalizados y de muertos.  Probablemente han existido  otros factores ajenos a la población, sea el sistema político, económico, el sistema sanitario etc…

O en los países del centro, norte de Europa, con números semejantes por su zona geográfica y al mismos tiempo distintos según el comportamiento específico de cada uno (Suecia, Bélgica,…) frente a la pandemia.

Sin embargo, tenemos el caso asiático. Las cifras de China que las hemos interpretado como relacionado con su régimen comunista, tal vez tendría que interpretarse también como un comportamiento cultural, algo genéticamente impreso en la población. Pues, en esta crisis de la COVID-19 hemos observado como otros países de la zona con regímenes políticos distintos han tenido unos buenos resultados achacados al cumplimiento de programas de control población que que irían en consonancia con sus costumbres ancestrales, el seguimiento de las normas dictadas por sus gobernantes u otras intrínsecas, como es el caso de la utilización de mascarillas en varios países asiáticos como algo habitual antes de la pandemia tal vez reminiscencias de anteriores epidemias gripales. 

En sentido propio y al mismo tiempo distinto, destaca el caso de Japón pues sería paradigmático de como un país superpoblado (126 millones de personas), en el que  la población vive en grandes ciudades a primera vista hacinadas, que aparentemente no cumpliría las distancias recomendadas, sin aplicar medidas de aislamiento, o de cribado de la población, con baja cobertura vacunal (14 de 126 millones de personas), haya tenido tan poca trasmisión de la COVID-19 y con ello tan baja mortalidad. 

Aspectos culturales en el comportamiento de las personas asiáticas, o costumbres de llevar mascarillas por la calle desde hace décadas en dichos países  o de cumplir escrupulosamente la recomendación gubernamental de reducir la circulación de las personas…sea los responsables del éxito. Será que son países más disciplinados más obedientes de sus gobernantes, no se...*

En nuestro caso, se demuestra que tropezamos siempre con la misma  piedra, campeones de fallecidos por COVID-19 al inicio de la pandemia, finalistas en exceso de muertes en el 2020 y vuelta a ser campeones en contagios estos días en Europa. ¿Será cultural?.

mateu seguí díaz
médico de familia


*A la hora de subir este post, publicado el 23-07; los Juegos Olimpicos están trastocando las cifras Tokyo 2020: What's happening with Covid cases in Japan?. By Reality Check team  BBC News

Seguí Díaz M. El comportamiento de las sociedades y la pandemia de la COVID-19. El caso asiático. . Es Diari MENORCA. 23-07-2021:  https://www.menorca.info/


miércoles, 28 de julio de 2021

Efectividad de las vacunas Pfizer-BioNTech o Moderna en los mayores de 65 años

Efectividad de las vacunas  Pfizer-BioNTech o Moderna en los mayores de 65 años

En ocasiones hemos hablado de la efectividad de las vacunas contra la COVID-19, básicamente a partir de los estudios pivotales para la aprobación de las mismas y en ocasiones, como es el caso de Israel, en la vida real.

Hoy aportamos más datos que apoyan la validez externa de los estudios en cuanto a prevención de la hospitalización y fallecimiento de personas mayores (más de 65 años).

Hablamos de las dos comercilizadas Pfizer-BioNTech y Moderna  mediante la técnica del ARN mensajero. Ambas precisan dos inyecciones y su efectividad a priori sería superior al 94%.

Comentamos un análisis de personas ≥65 años de EEUU que habían recibido al menos una primera dosis de vacunas de ambas marcas en 24 hospitales de 14 estados de EEUU en las que se evaluó la hospitalización por la COVID-19.

Los pacientes incluidos tenían ≥65 años con sintomatología entre los días 0-14 antes del ingreso con una prueba virológica contra la SARS-CoV-2 positiva, fuera la  RT-PCR (reverse transcription–polymerase chain reaction) o por test de antígenos dentro los 10 días del inicio de la enfermedad. El paciente/caso fue aquel que había recibido uno o más test virológicos positivos, y los controles, los que no.

Los 417 pacientes adultos ≥65 años finalmente incluidos en el estudio, ingresados (187 casos y 230 controles) entre enero y marzo de este año, con una media de edad fue de 73 años, 48% eran mujeres,  73% blancos no hispanos, 17% negros no hispanos, 6% hispanos y 4% provenían de una institución de larga estancia.

La efectividad de la vacuna Pfizer-BioNTech o Moderna  ajustada contra el ingreso hospitalaria debido a la infección por la COVID-19 en dicha franja de edad se estimó en el 94% (IC 95% 49-99%) en la vacunación completa y del 64% (IC 95% 28-82%) en la parcial (una dosis). Unos resultados que son congruentes con los resultados de eficacia determinados en los ensayos clínicos aleatorizados (ECA) para la aprobación de por las agencias reguladoras.
Si la vacuna se había aplicado (1 dosis) dentro los 14 días antes del inicio de la infección no tuvo prácticamente ninguna repercusión  3% (IC 95% −94 a -51%).

Según este análisis las vacunas Pfizer-BioNTech o Moderna  protegerían de manera significativa (alrededor del 94%)  a los adultos de ≥ 65 años del ingreso hospitalario por la infección por la COVID-19. Sin embargo, no sería así, si el contagio se produjera antes de los 14 días de haberse puesto la primera dosis lo que obligaría a continuar con las medidas de distanciamiento social y mascarillas especialmente en este período temporal . 

Con todo se trata de un estudio con una muestra pequeña (intervalos de confianza fueron muy grandes) con la que evaluar de una manera fiable la efectividad, que obligaría a estudios de mayor calado. 

Mark W Tenforde, Samantha M Olson, Wesley H Self, H Keipp Talbot, Christopher J Lindsell, Jay S Steingrub, et al, IVY Network; HAIVEN Investigators. Effectiveness of Pfizer-BioNTech and Moderna Vaccines Against COVID-19 Among Hospitalized Adults Aged ≥65 Years - United States, January-March 2021. MMWR Morb Mortal Wkly Rep . 2021 May 7;70(18):674-679. doi: 10.15585/mmwr.mm7018e1. DOI: 10.15585/mmwr.mm7018e1

Effectiveness of Pfizer-BioNTech and Moderna Vaccines Against COVID-19 Among Hospitalized Adults Aged ≥65 Years - Medscape - May 07, 2021.


martes, 20 de julio de 2021

20 años de la vacuna conjugada contra el neumococo en EEUU

 

20 años de la vacuna conjugada contra el neumococo en EEUU

La vacuna conjugada contra el neumococo (PCV) tuvo polémica en su día. La de polisacáridos ya era conocida pero tenía en su contra la edad de administración (más dos años de edad) y una corta duración en su efectividad; no así la PCV sin límite de edad e inmunidad duradera.

Sin embargo, la PCV era, es, cara y más al introducirla como recomendación en el calendario (“obligatorio”) vacunal infantil de modo que se mirara con lupa la coste efectividad de la misma, un aspecto difícil de cuantificar sobre todo en el momento de la comercialización, habida cuenta su alto coste y los escasos datos sobre sus beneficios en la prevención de su indicación principal, la enfermedad invasiva por neumococo (EIN); una evolución de la infección por neumococo que en forma de bacteriemia, meningitis.., es muy grave, pero infrecuente.  

Hoy dado el tiempo transcurrido (comercializada el 2000 en EEUU) es interesante comentar un artículo que evalúa el impacto de la comercialización de la  PCV inicialmente 7 valente ( PCV7) y posteriormente 13 valente (PCV13) , en EEUU.
Según éste en niños menores de 2 años antes del 2000 que se comercializó la PCV7 existía una “alta” incidencia de  EIN de 165 casos por 100.000 niños menores de 12 meses de edad y de 203 casos por 100.000 niños entre los 12-23 meses de edad, siendo el  Streptococcus pneumoniae la principal causa de meningitis bacteriana en dicho país; la principal causa de neumonía adquirida en la comunidad y de la otitis media (OM) en los niños pequeños. Al tiempo que crecían las cepas de neumococos con resistencias a los antibióticos más comunes.

La comercialización de la  PCV7 protegió contra más del 80% de los serotipos implicados en la  EIN de los niños norteamericanos (el  4, 6B, 9V, 14, 18C, 19F, y el 23F); y la  PCV13 surgida en el 2010 como respuesta a la aparición de serotipos no cubiertos por la  PCV7 a los otros 6 serotipos adicionales (el 1, 3, 5, 6A, 19A, y el 7F) cubriendo casi todo el espectro infeccioso más común (no serotípico).

La eficacia de la  PCV7 y más tarde de la  PCV13 contra todas las formas de enfermedad neumocócica (sea EIN, OM, neumonía...)  ha sido, afirman, superior a lo esperado al añadirse un factor indirecto no previsto que fue/es la inmunidad grupal. Hay que tener en cuenta que desde el 2005 se mantienen coberturas vacunales con tres dosis superiores al 80% en EEUU.
Con estos antecedentes evaluaron la incidencia de   EIN tras 20 años de utilizarse la PCV en los EEUU, utilizando un modelo que estimara los efectos acumulados durante 20 años sobre la  ésta, la OM, y la neumonía  en niños menores de 5 años en EEUU.

En este sentido los US Centers for Disease Control and Prevention (CDC) americanos empezaron una vigilancia activa (Active Bacterial Core Surveillance (ABCs)) mediante un programa ad hoc de las  EIN en el 1997, aunque no sobre aquellos síndromes no invasivos.
Según los datos analizados las  PCV aplicadas durante estos 20 años han evitado más de 282.000 casos de EIN, dentro las cuales se encontrarían alrededor de 172.000 bacteriemias, 16.000 casos de meningitis, y 55.000 casos de neumonía. 

Además han prevenido alrededor de 97 millones de visitas a los centros sanitarios por OM, de 438.914 a 706.345 ingresos por neumonía y 2.780 defunciones. Los casos de EIN se redujeron en un 91% de 15.707 en el 1997 al 1.382 en el 2019.
La media de visitas anuales por OM se redujeron un 41%, de 78 visitas por 100 niños antes de la introducción de la  PCV a 46 vistas por 100 niños después de la introducción de la PCV13.
Del mismo modo el ingreso por neumonía se redujo entre un 66-79% de 110.000 en el 1997 a 37.000 en el 2019.

Con ello demuestran que la implementación de la vacuna PCV ha sido útil durante estos 20 años en la prevención de la EIN en los niños de EEUU.

Con todo, en este tiempo se han producido cambios en las definiciones y en la codificación de las enfermedades, como la OM y cambios en los criterios en la prescripción de antibióticos que pudieran haber afectado indirectamente a los resultados, señalan.
Por otro lado, como las neumonías no invasivas en los niños menores de 5 años no se ingresan los datos pudieran estar infraestimados; de ahí que combinaran datos de múltiples fuentes en la comparación de estos datos.
Tampoco se pudo medir el efecto de la inmunidad de grupo (“herd immunity”), la reducción en la utilización de antibióticos, su efecto en las resistencias bacterianas, los beneficios en la reducción de las secuelas en niños mayores de 5 años ni en los adultos,...

Como en otros estudios las EIN producidas por serotipos incluidos en la PCV13 cayeron al tiempo que aumentaban ligeramente (reemplazo) los casos por serotipos no incluidos en dicha vacuna.

Se puede acceder al mismo también desde medscape

Matt Wasserman; Ruth Chapman; Rotem Lapidot; Kelly Sutton; Desmond Dillon-Murphy; Shreeya Patel; Erica Chilson; Vincenza Snow; Raymond Farkouh; Stephen Pelton Twenty-Year Public Health Impact of 7- and 13-Valent Pneumococcal Conjugate Vaccines in US Children.   Emerging Infectious Diseases. 2021;27(6):1627-1636. 


lunes, 19 de julio de 2021

Ana Karénina de León Tolstói

Ana Karénina de León Tolstói

Se trata de uno de esos libros que por clásicos pueden descargarse libremente y leerse en formato on line sin cargo alguno,  por eso siempre llevo alguno empezado que leo en cualquier situación. 

De Tolstói hemos comentado en alguna ocasión algún libro y hemos destacado de él unos temas muy bien tratados, narraciones sencillas y bien escritas y unos argumentos que invitan a su lectura, aún tratándose de escenarios de hace dos siglos.

En este caso las vivencias de la protagonista no nos tan lejanas y sorprende como en un ambiente decimonónico pudiera desarrollarse una historia como la que relata. Eso sí, el final de haberse escrito ahora sería distinto.

Capítulos cortos, fácil lectura, y una trama que aunque ambientada en otra época (1877) invitan a su lectura. Recomendable para leer a ratos, o de un tirón, como se prefiera.

sábado, 10 de julio de 2021

ADA virtual 2021 ¿Sirve para algo el ayuno intermitente?

ADA virtual 2021 ¿Sirve para algo el ayuno intermitente?


 Del ayuno intermitente (AyI) hemos hablado en alguna ocasión en el blog hermano de la redGDPS dejando la impresión que tendría unas propiedades beneficiosas en el control del peso corporal, sin embargo, el tema no queda claro como quedó patente en una  mesa del American Diabetes Association (ADA) 81st Scientific Sessions celebrada estos días pasados.

El AyI en estudios en animales podría ser cardioprotector al relacionarse  con el incremento de la adipoquina adiponectina; cambios en  la leptina, IL-6, TNF-α y la IGF-1, con reducciones del LDL-colesterol y del colesterol total.

En estudios realizados en el  Ramadán por Mindikoglu  et al se demostró como  un AyI diurno de 30 días se asociaría con un perfil proteinómico anticancerígeno, sobre proteínas clave reguladoras del metabolismo de los hidratos de carbono (HC) y de los lípidos, sobre el sistema inmunitario y de la función cognitiva, comentan. Con todo, fue un estudio pequeño.
Si que es cierto que todo aquello que reduzca el peso incidiría en el riesgo cardiovascular (RCV) y otros riesgos como el oncológico ...de ahí que sea interesante conocer con fiabilidad si el AyI sería un método eficaz para perder peso.

En principio el  AyI se refiere a la suspensión de la ingesta por períodos de ayuno entre 12 y 48 horas, o más, y digo en principio pues existen estudios con períodos de ayuno menores lo que resta valor a las conclusiones. 
La pérdida de peso sin reducir la ingesta de calorías diarias sugería que el  AyI podría influir en el gasto energético generando un balance calórico negativo. Algunos estudios realizados en pacientes con obesidad o sobrepeso han demostrado que el AyI  ayudaría a reducir el peso corporal y masa grasa.

El estudio de  Lowe et al estudio (estudio TREAT, JAMA Intern Med . 2020) sin una restricción alimenticia podría tener alguna influencia en el peso corporal y los marcadores de metabolismo. Para ello compararon  116 personas entre 18-64 años con un índice de masa corporal (IMC) 27-43 en dos grupos,  uno con una alimentación constante con  tres comidas diarias y otro restringido a comer sin horario entre las 12:00 y las 8:00 PM  (8 horas de AyI). Los cambios en el peso corporal entre ambos grupos fueron mínimos, de −0,26 kg (IC 95% −1.30 a 0,78; p 0,63).  De ahí que concluyeran que un tiempo diario de restricción calórica en ausencia de otras intervenciones no sería efectiva para conseguir una pérdida ponderal.

Con todo, según se comentó en la mesa una dieta con AyI  podría reducir el peso corporal entre un 1-4% según otros estudios (ventanas de AyI entre 4-11 horas), pudiendo mejorar la glucemia basal (GB), la presión arterial (PA), y el estres oxidativo, sin embargo, dependería del tipo de  AyI. En AyI en los que se permiten ingestas entre 8-10 horas diarias y el resto solo agua. Con todo, los estudios son pequeños, con un solo brazo y con una duración menor a 3 meses y por tanto sus conclusiones limitadas.

Intervino la Dra  Lisa S Chow  University of Minnesota in Minneapolis,  apuntó que aunque los datos son prometedores se precisan más evidencias para llegar conclusiones. 

Un metaanálisis reciente (Shinje Moon et al. Nutrients. 2020;12:1267) sobre artículos publicados al respecto (de  PubMed, EMBASE, y la Cochrane Library) encontró que 19 estudios que analizados ( 475 individuos) mostraron como la  AyI es capaz de reducir el peso corporal, aunque muy levemente, diferencia  media de -0,90 (IC 95%  -1,71 a -0,10), la masa grasa  -1,58 (IC 95% -2,64 a -0,51), al tiempo que preservaba la masa magra, o aquella libre de grasa  -0,24 (IC 95% -1,15 a 0,67); del mismo modo el  AyI tuvo efectos beneficiosos en la PA -3,07 (IC 95% -5,76 a -0,37), la GB -2,96 (IC 95% -5,60 a -0,33), el colesterol y los triglicéridos (TRIG). Y otro de Réda Adafer et al  (Nutrients. 2020;12:3770) sobre 23 estudios la pérdida ponderal fue del 3% sobre el peso inicial.

Sea como fuere las evidencias son pocas y de mala calidad al tiempo que las conclusiones no muestran resultados importantes a favor de esta alternativa dietética.

ADA 2021 Scientific Sessions. Presented on June 25, 2021.

Ayse L Mindikoglu , Mustafa M Abdulsada , Antrix Jain , Jong Min Choi , Prasun K Jalal , Sridevi Devaraj , Melissa P Mezzari , Joseph F Petrosino , Antone R Opekun , Sung Yun Jung. Intermittent Fasting From Dawn to Sunset for 30 Consecutive Days Is Associated With Anticancer Proteomic Signature and Upregulates Key Regulatory Proteins of Glucose and Lipid Metabolism, Circadian Clock, DNA Repair, Cytoskeleton Remodeling, Immune System and Cognitive Function in Healthy Subjects. J Proteomics . 2020 Apr 15;217:103645. doi: 10.1016/j.jprot.2020.103645. Epub 2020 Jan 9.

Dylan A Lowe, Nancy Wu, Linnea Rohdin-Bibby, A Holliston Moore , Nisa Kelly, Yong En Liu, et al . Effects of Time-Restricted Eating on Weight Loss and Other Metabolic Parameters in Women and Men With Overweight and Obesity: The TREAT Randomized Clinical Trial. JAMA Intern Med . 2020 Nov 1;180(11):1491-1499. doi: 10.1001/jamainternmed.2020.4153. DOI: 10.1001/jamainternmed.2020.4153

Réda Adafer , Wassil Messaadi , Mériem Meddahi , Alexia Patey , Abdelmalik Haderbache, Sabine Bayen, Nassir Messaadi.  Food Timing, Circadian Rhythm and Chrononutrition: A Systematic Review of Time-Restricted Eating's Effects on Human Health. Nutrients . 2020 Dec 8;12(12):3770. doi: 10.3390/nu12123770. DOI: 10.3390/nu12123770

Olga Carlson, Bronwen Martin, Kim S Stote, Erin Golden, Stuart Maudsley, Samer S Najjar, et al  Impact of reduced meal frequency without caloric restriction on glucose regulation in healthy, normal-weight middle-aged men and women. Metabolism . 2007 Dec;56(12):1729-34. doi: 10.1016/j.metabol.2007.07.018. DOI: 10.1016/j.metabol.2007.07.018

Shinje Moon, Jiseung Kang, Sang Hyun Kim, Hye Soo Chung, Yoon Jung Kim, Jae Myung Yu, Sung Tae Cho, et alBeneficial Effects of Time-Restricted Eating on Metabolic Diseases: A Systemic Review and Meta-Analysis. Nutrients . 2020 Apr 29;12(5):1267. doi: 10.3390/nu12051267.

Lisa S Chow, Emily N C Manoogian, Alison Alvear, Jason G Fleischer, Honoree Thor, Katrina Dietsche,  et al.  Time-Restricted Eating Effects on Body Composition and Metabolic Measures in Humans who are Overweight: A Feasibility Study. Obesity (Silver Spring) . 2020 May;28(5):860-869. doi: 10.1002/oby.22756. Epub 2020 Apr 9.  DOI: 10.1002/oby.22756

Marlene Busko. Time-Restricted Eating Is 'Promising, But More Data Are Needed'. News > Medscape Medical News > Conference News > ADA 2021- June 26, 2021


sábado, 3 de julio de 2021

La variante Delta del virus de la COVID-19

La variante Delta del virus de la COVID-19

Hace un mes y medio hablamos del caso de la India (Es Diari 5-05-2021: 41), comentamos  que la sensación de falsa seguridad con la relajación de las costumbres, mayores contactos, pudiera haber sido la causa de los brotes que se produjeron en aquel país. Se comentó que una mutación de virus del  SARS-CoV-2 (la conocida como B.1.617) pudiera estar detrás de esta explosión epidémica, si bien es cierto, que no se conocía a ciencia cierta si era más transmisible, más grave y si las vacunas eran efectivas contra el. 

El tiempo ha pasado, el virus se expandió por el mundo y las dudas se despejaron. 

Sin embargo, al mismo tiempo  que la vacunación avanza las hospitalizaciones y las defunciones descienden.

Por lo pronto en España se ha retirado la prohibición de las  mascarillas en lugares abiertos y se ha permitido que los jóvenes se reunan; perfecto. El efecto, sin embargo, han sido más contagios, algo previsible; aunque no más hospitalizaciones en la misma proporción, también. Y es que la situación a medida que la vacunación avanza es distinta.

A la variante del virus que pudo estar detrás de la segunda ola en la India en febrero se le achacó a principio de mayo una mayor posibilidad de trasmisión. Y es que se trataba de una variante del  B.1.617,  la conocida como  B.1.617.2, denominada por la OMS a partir del 31-05/2021 como la variante Delta del virus SARS-CoV-2. Una cepa que preocupa pues tiene una velocidad de trasmisión mayor que la cepa original y entre 40-80% mayor que la variante Alfa (B.1.1.7) que hasta este momento es la preponderante. Un amenaza que en la actualidad está poniendo en jaque a las autoridades sanitarias de multitud de países. Se trata de una mutación de los genes que codifican la proteína S (spike) del virus y que le permitiría mayor posibilidad de contagio.

Una cepa nueva que está expandiéndose  pudiendo llegar a ser la dominante en pocos meses en países como EEUU, Holanda...y que ya alcanzado esta situación en el  Reino Unido (UK), Portugal y Alemania. En este momento ya se ha identificado esta variante en 85 países y pueden llegar a ser la preponderante a nivel mundial de aquí algún tiempo. A modo de ejemplo el 90% de los nuevos casos de la COVID-19 en UK a partir de junio se han debido a esta nueva variedad del virus.

Esta amenaza ha hecho poner medidas adicionales en Israel, por ejemplo que ha vuelto a imponer el uso de mascarillas en lugares cerrados, en Malta  o en Alemania en forma de cuarentenas en  los turistas británicos, en Australia con confinamientos… 

España por su parte, con baja incidencia de esta variante (1%), aunque creciendo de manera imparable en algunas autonomías, al ser parte de su economía dependiente de los turistas británicos obligará a éstos a portar una prueba negativa de la COVID-19 este verano, leemos.
Y es que en el Reino Unido se han documentado 73 fallecimientos por esta cepa y 60.655 casos con una tasa de fallecimiento del 0,1%, suponiendo en la actualidad, en un momento que la vacunación protege a los grupos vulnerables, el 90% de los nuevos casos en dicho país. Con todo, las altas tasas de vacunación hacen que la mayoría de los casos documentados tenga síntomas leves, sea cefalea, dolor de garganta, y coriza; en fin, como un resfriado. 
Los estudios sobre el comportamiento de la vacunación contra esta variante muestra que son efectivas pues tras la vacunación  en el caso de padecerla, esta es más leve y lo más importante evita presentar  una evolución más grave y con ello la  hospitalización.  

Por lo que leemos tanto la vacuna de  Oxford–AstraZeneca como la de  Pfizer-BioNTech ofrecen una protección del 33%  contra la variante Delta de una evolución sintomática con la primera dosis. Tras la segunda dosis, según estudios ad hoc,  la protección fue del 88% en la segunda y de un 60% en  la primera. En cuanto a la prevención de ingreso en el hospital por esta causa tras la segunda dosis fue del 96% con Pfizer-BioNTech  y del 92% con  AstraZeneca, así que tranquilos.
La principal enseñanza de esta amenaza es que debemos estar correctamente vacunados. Esta sería la mejor medida para parar esta nueva ola.

mateu seguí díaz
médico de familia 

Seguí Díaz M. La variante Delta del virus de la COVID-19. Es Diari MENORCA. 02-07-2021: 30 https://www.menorca.info/