domingo, 28 de julio de 2019

Un estudio sugiere que el ciprofloxacino podría aumentar el riesgo de hipoglucemias en pacientes con o sin diabetes

Un estudio sugiere que el ciprofloxacino podría aumentar el riesgo de hipoglucemias en pacientes con o sin diabetes

En otros post hemos hablado de los   efectos secundarios de las fluorquinolonas y quinolonas, incluso difundimos una nota de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), en la que se instaba a  no prescribir antibióticos quinolónicos ni fluoroquinolónicos, recomendando, no prescribirlas:
o “Para el tratamiento de infecciones leves o autolimitadas.
o Para realizar profilaxis de la diarrea del viajero o de las infecciones recurrentes de vías urinarias bajas.
o A pacientes con antecedentes de reacciones adversas graves  tras la administración de este tipo de antibióticos.
• Utilizar quinolonas o fluoroquinolonas para el tratamiento de infecciones leves o moderadamente graves exclusivamente cuando otros antibióticos recomendados no resulten eficaces o no sean
tolerados.
• Tener en cuenta a la hora de prescribir que los pacientes de edad avanzada, trasplantados o aquellos en tratamiento con corticoides presentan un mayor riesgo de sufrir lesiones tendinosas.
• Indicar a los pacientes que interrumpan el tratamiento con este tipo de antibióticos y acudan al médico en caso de que se presenten reacciones adversas de tipo musculo-esquelético o del
sistema nervioso arriba mencionadas.”

Comentamos que al margen de los efectos secundarios de afectación de los tendones, músculos o huesos (dolor muscular, inflamación tendinosa, debilidad, dolor articular), problemas en la visión u oído, alteraciones del gusto y del olfato u aquellos relacionados con neuropatía o prolongación del intervalo QT, de los que hemos hablado,  existirían otros relacionados con el sistema nervioso, como efectos psiquiatricos tipo confusión, depresión, pensamientos suicidas, o insomnio; y aquellos relacionados con la glucemia, como el coma hipoglucémico.
Advierten de que hay que tener precaución sobre los niveles de glucemia o del estado mental en aquellos a los que se les prescribieron quinolonas. Debieran utilizarse con precaución en pacientes ancianos con enfermedad renal crónica (ERC)  y en aquellos pacientes con diabetes (DM) sobre todo si toman medicación hipoglucémica (sobre todo sulfonilureas) debido el riesgo de hipoglucemias.
Sin embargo existen datos de que el riesgo de alteraciones glucémicas no solo se circunscribiría a los pacientes con DM si no en aquellos sin esta alteración.  Hoy hablamos exclusivamente del ciprofloxacino, con gran probabilidad la quinolona más utilizada y el riesgo de hipoglucemia. 
En esta salvo cuatro casos registrados no existen estudios con una asociación clara entre este y las hipoglucemias. Concretamente el  Eritrean National Pharmacovigilance Centre recibió la notificación de un caso grave de  hipoglucemias recurrentes en un paciente joven sin antecedentes patológicos y sin DM.
Sabemos que el levofloxacino ha sido asociado con casos de hipoglucemia e incluso muerte y que hace un año (julio 2018) tras los resultados del sistema de farmacovigilancia de la U.S. Food and Drug Administration (FDA) realizó una alerta sobre las fluoroquinolonas y el riesgo de hipoglucemias.
A nivel experimental este hecho es plausible dado que en ratas expuestas a estas sustancias incrementan la secreción de insulina por parte de las células beta pancreáticas al bloquear la adenosinatrifosfato (ATP) dependiente de los canales de potasio, básicamente en el momento que se estimula su secreción, como es a nivel postprandial. De ahí que podrían interaccionar con fármacos como las sulfonilureas (SU) (glibenclamida).
El estudio que comentamos evalúa las relaciones entre el ciprofloxacino y la hipoglucemia en pacientes sin DM utilizando la bases de datos de reacciones adversas a fármacos (VigiBase®) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) hasta agosto del año pasado, excluyendo los pacientes con DM. Según este análisis se detectaron 35 casos de hipoglucemia desde el 1989 en 17 países sobre pacientes sin DM. La mediana de edad fue de 64 años con una proporción parecida entre varones y mujeres, y la mayoría de casos se solucionaron con la retirada del fármaco. La hipoglucemia fue grave en 20 casos y mortal en dos.
Con ello se sugeriría  un vínculo causal entre el ciprofloxacino y la hipoglucemia en pacientes sin DM.


Berhe A, Russom M, Bahran F, Hagos G. Ciprofloxacin and risk of hypolycemia in non-diabetic patients. J Med Case Rep. 2019 May 12;13(1):142. doi: 10.1186/s13256-019-2083-y.

https://www.medscape.com/viewarticle/913904

Food and Drug Administration. Safety Announcement: FDA reinforces safety information about serious low blood sugar levels and mental health side effects with fluoroquinolone antibiotics; requires label changes. July 10, 2018. Source Accessed October 13, 2018.

QUINOLONAS Y FLUOROQUINOLONAS DE ADMINISTRACIÓN SISTÉMICA: NUEVAS RESTRICCIONES DE USO. Recomendaciones del Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia europeo (PRAC) Información para profesionales sanitarios

Tandan M, Cormican M, Vellinga A. Adverse events of fluoroquinolones vs other antimicrobials prescribed in primary care: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Int J Antimicrob Agents. 2018;52:529-540.

jueves, 18 de julio de 2019

Aumenta el estado sedente en la población aunque el ejercicio físico puede compensar dicha situación

Aumenta el estado sedente en la población  aunque el ejercicio físico puede compensar dicha situación

Hoy hablamos del sedentarismo, del estado sedente y de la actividad física y su influencia sobre la salud. Sobre ello hemos hablado en alguna ocasión.
Un análisis de la encuesta del Nutrition Examination Survey (NHANES) en EEUU sobre datos de entre el 2015-16 mostró como los adultos de dicho país se encuentran más de 8 horas diarias sentados. Un comportamiento preocupante pues el sedentarismo afecta a la esperanza de vida de la población, pues genera obesidad, enfermedades cardiovasculares (ECV), y es causa de cáncer, de diabetes (DM) y aumenta la mortalidad por cualquier causa (MCC). 
De la misma forma un análisis de 149.077 individuos de Nueva Gales del Sur (Australia) durante una media de 8,9 años de seguimiento en la que se produjeron  8.689 muertes (1644 de causa cardiovascular -CV) demostró una relación entre la actividad física y la mortalidad por cualquier causa (MCC) y en sentido inverso el tiempo en estado sedente se relación con la MCC, o mortalidad CV (MCV) en individuos que practicaban menos de 150 minutos de actividad física moderada o intensa por semana. Como efecto compensador cambiar el estado sedente por actividad física moderada e intensa (EFMV) en aquellos que estaban más de 6 horas sentados al día significó un cambio en el riesgo en forma de HR de 0,36 (IC 95% 0,17 –0,74) de MCV por hora cambiada.
Abundando en ello hoy traemos aquí dos estudios recientes sobre el particular.
El primero, un análisis reciente de Yang L et al sobre 51.896  individuos (50% mujeres) de la encuesta NHANES entre niños mayores de 11 años (entre 2001-16), adolescente hasta 19 años (2003-16) y adultos mayores de 20 años mostró como la prevalencia de estar sentados viendo la televisión  o vídeos al menos 2 horas diarias entre el 2015-16 fue del 62% en los niños, 59% en los adolescentes y un 65% en los adultos, llegando al 84% en los mayores de 65 años. Unas cifras que se mantuvieron estables con ligeras variaciones según la edad pero aumentando en mayores de 65 años.
En cuanto al tiempo dedicado a la utilización del ordenador aumentó en los niños del 43% al 56% entre 2001-2016 (p inferior a 0,001), algo menos en adolescentes (53 a 57%, p inferior a 0,002) pero se elevó en adultos del 29 al 50% (p inferior a 0,001).
En general el tiempo que se permaneció sentado aumentó alrededor de una hora diaria entre adolescente y los adultos.
En este aspecto, otro estudio reciente, de Stamatakis E et al intenta responder a la pregunta de si un EFMV podría compensar todo este tiempo que pasamos sentados. Estratificar la asociación entre el estado sedente y la EFMV con la MCC, la MCV y estimar el efecto teórico de reemplazar el tiempo sedente por actividad física, permanecer de pie y dormir. Se trata de un análisis longitudinal de 149.077 individuos durante un seguimiento de 8,9 años en el que se produjeron 8.689 defunciones, de las cuales 1644 fueron por enfermedad cardiovascular (ECV):
Según éste se encontró una interacción significativa entre el estado sedente y la  EFMV y la MCC. El tiempo en estado sedente se asoció con ambos tipos de mortalidad con una relación dosis/respuesta en aquellos individuos con un EFMV inferior a 150 minutos por semana. En este sentido, comparando los más sedentarios (más de 8 horas/diarias) frente a los menos sedentarios (menos de 4 horas diarias) el hazard ratio (HR) de MCC fue de 1,52 (IC 95% 1,13-2,03).
El cambio del estado sedente por caminar y   EFMV presentó una asociación potente en aquellos con más de 6 horas/día en esta situación; así la HR de MCV en el cambio de dicha situación fue de 0,36 (IC 95% 0,17-0,74).
Concluyen que el estado sedente se asocia con MCC y con MCV entre aquellos individuos adultos menos activos; sin embargo, diversas dosis de  EFMV ayudan a atenuar dicha asociación. Algo conocido por otra parte.

Yang L, Cao C, Kantor ED, Nguyen LH, Zheng X, Park Y, Giovannucci EL, Matthews CE, Colditz GA, Cao Y.  Trends in Sedentary Behavior Among the US Population, 2001-2016. JAMA. 2019 Apr 23;321(16):1587-1597. doi: 10.1001/jama.2019.3636.

Stamatakis E, Gale J, Bauman A, Ekelund U, Hamer M, Ding D.  Sitting Time, Physical Activity, and Risk of Mortality in Adults. J Am Coll Cardiol. 2019 Apr 30;73(16):2062-2072. doi: 10.1016/j.jacc.2019.02.031.

Steve Stiles. How Much Physical Activity Offsets the Bad From Prolonged Sitting?. Medscape.
April 23, 2019

lunes, 15 de julio de 2019

La ciproterona podría estar relacionada con un mayor riesgo de meningioma

La ciproterona podría estar relacionada con un mayor riesgo de meningioma

Sobre la ciproterona hemos hablado en diversas ocasiones, pues ha sido conjuntamente con  el etinilestradiol (Diane 35®) un anticonconceptivo oral (ACO) muy utilizado en el sistema público español por el único motivo de que estaba financiado. A su vez se ha prescrito con profusión con la indicación inicial de antiacné manteniéndose como ACO ille tempore, sin valorar sus posible efectos secundarios o que pudieran haber otros ACO con menos riesgos de tromboembolico venoso (TEV) a los que recurrir. En el 2013 la European Medicines Agency  (EMA) recomendó  utilizar los ACO antiacné solo si otros productos dermatológicos han fallado, y durante un tiempo limitado dado su  riesgo aumentado de TEV. 
La ciproterona sin embargo, también se utiliza, además de en el hirsutismo o en el acné, en la alopecia, en la pubertad precoz, la amenorrea, la endometriosis, el quiste de ovario y en el cáncer de próstata (Androcur 50 mg®). Por tanto es prescrito (USA) preferentemente por los ginecólogos (39%), seguido por los médicos del primer nivel (27%), los endocrinológos (10%) y los dermatólogos y cirujanos (3%) los que menos.
Así se encuentra en diversos productos en el mercado europeo, pero no en el americano o en el japonés, que al parecer no está comercializado.
Hoy nos hacemos eco de otra advertencia de la EMA, sobre datos de un estudio francés, en las presentaciones que tengan este fármaco, pues al parecer se ha destacado un mayor riesgo de meningiomas entre los consumidores. Un riesgo, que al parecer es conocido por la EMA, según leemos de la nota de Medscape, desde el 2008.
Según dicho estudio se demostró un mayor riesgo de meningiomas con su consumo a largo plazo. Un estudio realizado por el AM/Hôpital Lariboisière que incluyó a alrededor de  250.000 mujeres expuestas a la ciproterona y seguidas durante 7 años. 
Según éste existiría un efecto dosis/respuesta a la ciproterona, de modo que una exposición alta al acetato de ciproterona (más de 3 gr más allá de 6 meses) se asociaría con un incremento de hasta siete veces mayor riesgo de presentar un meningioma en comparación con mujeres que tomaron una dosis más baja (menos de 3 gr durante 6 meses e interrumpieron el tratamiento).

Zosia Chustecka. Risk of Meningioma With Cyproterone: EMA Review Begins. Medscape July 12, 2019

Meeting highlights from the Pharmacovigilance Risk Assessment Committee (PRAC) 8-11 July 2019 Share. Press release 11/07/2019


EMA -Dienogest/ethinylestradiol-containing medicinal products indicated in acne







sábado, 6 de julio de 2019

La actividad diaria también protege a nivel cardiovascular

La actividad diaria también protege a nivel cardiovascular


En diversas ocasiones hemos hablado de la relación entre la actividad física (AF) y la morbimortalidad cardiovascular (CV). Su relación viene de lejos desde que en el 1953 J N Morris et al observaron como la angina de pecho era más frecuente entre los conductores de autobús que entre los trabajadores de otras profesiones. El estado sedente según diversos metaanálisis como el  de Rezende LF et al  en los países occidentales, o el de  (Ekelund U et al) ya más reciente (2016) es causa de mortalidad por cualquier causa (MCC). Según este último (16 estudios y 1.005.791 individuos) comparando con el grupo que habitualmente estaba sentado menos de 4 horas al día con una AF  (más de 35,5 MET por hora y semana*) las tasas de MCC fueron entre un 12-59% mayores entre los grupos de menor actividad. Sin embargo, no aumentó la MCC en aquellos sentados más de 8 horas al día si su AF fue mayor de 35,5 MET por hora y semana de actividad y en sentido contrario, aquellos sentados menos de 4 horas al día pero con menor AF  (menos de 2,5 MET por hora y semana) aumentaron su MCC (HR 1,27).
Según este estudio la AF compensaría le riesgo de permanecer sentado. Sin embargo, estos metaanálisis están hechos a partir de encuesta autoadministradas a la personas analizadas lo que no permite valorar con suficiente precisión la AF ligera (1,5-3 MET) o la actividad habitual. 
De ahí que es interesante analizar estudios realizados de manera prospectiva que midan la AF mediante un acelerómetro y con ello analizar la AF ligera.
El estudio Objectively Measured Physical Activity and Cardiovascular Health (OPACH)  que comentamos evalúa de manera prospectiva la AF ligera (las actividades diarias) sobre el riesgo de mortalidad cardiovascular (MCV) y coronaria en diversas cohortes de mujeres mayores entre marzo del 2012 y abril del 2014, según la AF fuera moderada o intensa y su asociación con el riesgo de ECV y coronaria. 
El OPACH es un estudio con el complementar el clasico  Women’s Health Initiative (WHI), un estudio clásico  en mujeres postmenopáusicas y enfermedad crónica. En el  OPACH se estudiaron a  5861 mujeres (edad media de 78,5 años) captadas entre el 2012-2014 durante más de 4,91 años. Se utilizaron acelerómetros 24 horas al día durante 7 días con los que medir la AF ligera. Estos datos se analizaron mediante un modelo de regresión aleatorio proporcional y se estimaron las tasas de riesgo (hazard ratio -HR) según eventos cardiovasculares (EvCV) y coronaria según AF ligera clasificada en cuartiles y ajustada según los posibles factores confusores.
La AF ligera se analizó como una variable continua con o sin un ajuste de la AF moderada o intensa que hiciera el individuo (deporte,…).
Según ésto.
En el tiempo estudiado se detectaron 143 EvCv y 570 eventos coronarios.
Los HR de eventos coronarios entre el más alto (más de 5,6 horas diarias) y más bajo cuartil (menos de 3,9 horas diarias) de AF ligera fue de 0,42 (IC 95% 0,25-0,70; con una p por tendencia inferior  a 0,001) y tras ajustarlo por diferentes variables confusoras (tabaquismo, alcohol,  comorbilidad…) de 0,58 (IC 95% 0,34-0,99; p por tendencia inferior a 0,004). En cuanto a los  EvCV el HR entre el más alto y más bajo cuartil de AF ligera fue de  0,63 (IC 95% 0,49-0,81; p por tendencia inferior a 0,001) y de 0,78 (IC 95% 0,60-1,00; p por tendencia igual a 0,004).
Así se concluye que en mujeres postmenopáusicas el más alto cuartil de AF ligera  se asoció con un 42% menor riesgo de IAM o de muerte coronaria y un 22% menor riesgo de EvCV comparados con el menor cuartil de AF ligera. Unas reducciones de riesgo que persisten tras ajustar los valores según condiciones sociodemográficas, comportamientos y estado de salud, así como con la AF moderada o intensa.
Estos datos fundamentan que la AF de nuestra actividad diaria tiene un importante papel en la prevención de la enfermedad coronaria y de la ECV de la mujer mayor. Esto quiere decir que actividades menores, como jardineria, limpieza,… del hogar, tendrían una traducción en el riesgo de presentar ECV. Y es que aún que no lo parezca dedicamos entre 0,6 a 10,3 horas diarias a estos quehaceres, según este estudio.

LaCroix AZ, Bellettiere J1,, Rillamas-Sun E, Di C, Evenson KR, Lewis CE, Buchner DM, Stefanick ML, Lee IM, Rosenberg DE, LaMonte MJ; Women’s Health Initiative (WHI). Association of Light Physical Activity Measured by Accelerometry and Incidence of Coronary Heart Disease and Cardiovascular Disease in Older Women. JAMA Netw Open. 2019 Mar 1;2(3):e190419. doi: 10.1001/jamanetworkopen.2019.0419.

Norra MacReady. Light Activity Lowers Cardiovascular Risk in Older Women. Medscape March 19, 2019

Ekelund U, Steene-Johannessen J, Brown WJ, Fagerland MW, Owen N, Powell KE, Bauman A, Lee IM; Lancet Physical Activity Series 2 Executive Committe; Lancet Sedentary Behaviour Working Group.Does physical activity attenuate, or even eliminate, the detrimental association of sitting time with mortality? A harmonised meta-analysis of data from more than 1 million men and women. Lancet. 2016 Jul 27. pii: S0140-6736(16)30370-1. doi: 10.1016/S0140-6736(16)30370-1. [Epub ahead of print]

Rezende LF, Sá TH, Mielke GI, Viscondi JY, Rey-López JP, Garcia LM. All-Cause Mortality Attributable to Sitting Time: Analysis of 54 Countries Worldwide. Am J Prev Med. 2016 Aug;51(2):253-63. doi: 10.1016/j.amepre.2016.01.022. Epub 2016 Mar 23.