domingo, 31 de enero de 2021

Los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 en el infarto agudo de miocardio

Los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 en el infarto agudo de miocardio

No hace mucho hablamos de una comunicación de la American Heart Association (AHA)-2020 sobre la relación entre la ingesta de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 (PUFA 03)  y el riesgo de la fibrilación auricular (FA).

Sobre las propiedades sean beneficias o no de la ingesta de PUFA 03 o ácido docosahexaenoico [DHA]  hemos hablado en diversas ocasiones y de que la mejor fuente de éstos se encontraría en los pescados, que además del DHA, y del ácido eicosapentaenoico [EPA]), tendrían  proteínas, oligoelementos (iodo…). 

Como vimos existen datos claros sobre la relación entre el consumo de PUFA 03 con la prevención de la demencia, de la enfermedad de Alzheimer (EA) y de la degeneración macular al actuar sobre la microcirculación  coroidal, pues los PUFA 03 estarían en altas concentraciones en la retina, entre otras propiedades…
Estos, según ciertos estudios observacionales los PUFA tendrían efectos antinflamatorias, antiarterioscleróticas y antitrombóticas que influirían en el riesgo cardiovascular (RCV) al tiempo que sobre los triglicéridos (TRIG). En dicho post comentamos como su acción antiarritmica no quedaba claro según el estudio VITamin D and OmegA-3 TriaL (VITAL) presentado como comunicación el noviembre pasado en la AHA-2020. 
Durante un seguimiento de 5 años de seguimiento y en más de 25.000 participantes (edad media 67 años, 51% mujeres) no se encontró ninguna diferencia en el riesgo de fibrilación auricular (FA) incidente, fuera persistente o paroxística. Tampoco se documentó, en sentido contrario, un aumento de la frecuencia de la FA como se sugería en el  estudio REDUCE-IT (Reduction of Cardiovascular Events with Icosapent Ethyl–Intervention Trial). 

El REDUCE-IT a su vez mostró como altas dosis de EPA  en pacientes de alto riesgo cardiovascular (RCV) reducía diversos eventos CV (EvCV) fueran eventos isquémicos o muerte cardiovascular (MCV). 

En este sentido el estudio aleatorizado pero en abierto  JELIS (Japan EPA Lipid Intervention Study) también con dosis altas de EPA mostró beneficios en población de prevención primaria y secundaria. De igual manera, se manifestó el estudio  GISSI-P (Gruppo Italiano per lo Studio della Sopravvivenza nell'Infarto Miocardico Prevenzione) que contradecía estudios más antiguos con efectos neutros de éstos PUFA.
En cuanto a su acción en pacientes con arteriosclerosis comprobada como el estudio EVAPORATE (Effect of Vascepa on Progression of Coronary Atherosclerosis in Persons With Elevated Triglycerides on Statin Therapy) mostró efectos beneficiosos sobre la extensión, el volumen y la composición de la placa arteriosclerótica mediante tomografía axial computarizada (TAC).

En este aspecto hemos tenido conocimiento del estudio recientemente publicado por Lazaro et al en el que evaluó el impacto del consumo de PUFA-03 en 944 individuos (edad media 61 años, 209 mujeres)  que había sufrido un infarto agudo de miocardio (IAM) con elevación del ST (STEMI).
 Para ello se mostró la proporción de la EPA en la fosfatidilcolina (PC) –medida del consumo de EPA en las semanas anteriores- y su relación con el tamaño del IAM y en la prevención de la functión ventricular.
Se investigó si los niveles  séricos de PC EPA (consumo de PUFA 03 de origen marino) en el momento del STEMI estaban asociados con una menor incidencia de EvCV, MCV,  y readmisiones hospitalarias por causas CV durante un seguimiento de 3 años.
También exploró la asociación entre el ácido alfa-linoleico (ALA, PUFA-03 de origen vegetal) y la mortalidad por cualquier causa y EvCV.

En este seguimiento 211 individuos tuvieron EvCV, de los que 108 fallecieron y 130 fueron readmitidos por causas CV.
Según un modelo de riesgo con cálculo  del hazard ratio (HR) se encontró que la PC EPA sérica en el momento de suceder el STEMI estuvo inversamente asociada con la incidencia de EvCV HR 0,76 (IC 95% 0,62 a 0,94) y la readmision por causa CV HR: 0,74 (IC 95% 0,58 a 0,95) por cada incremento en una desviación estandard (DE).
En cuanto a la PC ALA sérica estuvo inversamente relacionada con MCC HR 0,65 (IC 95% 0,44 a 0,96 por cada incremento en una DE).

Concluyen que los niveles elevados de PC EPA en el momento de producirse un STEMI se asocian con un menor riesgo de eventos adversos cardíacos. El consumo de alimentos con estos PUFA como los pescados mejoraría el pronóstico de los STEMI.

La editorial que acompaña al estudio reflexiona sobre si estos resultados pudieran aplicarse a todos los pacientes con alto RCV o con arteriosclerosis demostrada.

Se comenta como la conversion del ALA (productos vegetales) en EPA (productos marinos) es muy ineficiente con tasas entre un 5-20% lo que supone un problema en aquellos individuos veganos o que no pueden consumir pescados.

Deepak L Bhatt, Matthew J Budoff, R Preston Mason. A Revolution in Omega-3 Fatty Acid Research. J Am Coll Cardiol . 2020 Nov 3;76(18):2098-2101. doi: 10.1016/j.jacc.2020.09.005.

Iolanda Lázaro, Ferran Rueda, Germán Cediel, Emilio Ortega, Cosme García-García, Aleix Sala-Vila, Antoni Bayés-Genís. Circulating Omega-3 Fatty Acids and Incident Adverse Events in Patients With Acute Myocardial Infarction. J Am Coll Cardiol . 2020 Nov 3;76(18):2089-2097. doi: 10.1016/j.jacc.2020.08.073.PMID: 33121716 DOI: 10.1016/j.jacc.2020.08.073

American Heart Association (AHA) Scientific Sessions 2020. LBS.01 Presented November 13, 2021.

Steve Stiles.Omega-3 Caps, Vitamin-D Both Fail for Atrial Fib Primary Prevention: VITAL-Rhythm. Medscape November 13, 2020

No hay comentarios: