miércoles, 1 de marzo de 2017

Compensa el ejercicio físico el riesgo contraído por la ingesta de alcohol

Compensa el ejercicio físico el riesgo contraído por la ingesta de alcohol

El consumo de alcohol es una costumbre social en el mundo occidental. El consumo moderado, menos de dos consumiciones al día, es saludable a nivel cardiovascular aunque no en prevención del cáncer en el que cualquier cantidad consumida incrementa el riesgo.
El consumo elevado, más de la cantidad señalada, incrementa el riesgo de muerte por cualquier causa (MCC) y por causa cardiovascular (MCV). De ahí que sea una pretensión en salud pública o no consumir alcohol o hacerlo en cantidades muy moderadas.
El consumo inmoderado de alcohol incrementa el riesgo de MCC entre un 31 y 54% y es causa de múltiples tipos de cáncer. La actividad física por su parte, como mostramos en un escrito anterior (Diari Menorca.18-09-2016: 17), reduce el riesgo de cáncer de mama y de colon entre otros. 
 Lo que planteamos con este comentario es si el ejercicio físico sería capaz de compensar el exceso de riesgo debido al consumo de alcohol, algo, que a priori, no parece factible. 
Sin embargo, sabemos que el ejercicio físico regular se asocia con una mejoría del área cardiovascular, disminuyendo la mortalidad, y la muerte por cáncer. ¿Podrían existir vías fisiológicas compartidas y contrapuestas entre ambos factores, el alcohol y el ejercicio físico? Pues en cierto sentido sí. Por ejemplo, el alcohol aumenta el riesgo de cáncer mientras que se disminuye con el ejercicio físico, el alcohol aumenta la presión arterial mientras que el ejercicio físico la disminuye… Existirían bastantes acciones contrapuestas entre un hábito y el otro.
De ahí que traigamos aquí los resultados de un estudio (único en este sentido) publicado en Br J Sports Med del agosto pasado y que evaluló si una actividad física moderada compensa el efecto  del consumo de alcohol sobre la MCC, por MCV o por cáncer.
Se trató de un análisis de los datos aportados por encuestas realizadas sobre 8 conjuntos poblacionales británicos y en diferentes espacios temporales. La “Health Survey for England (1994, 1998, 1999, 2003, 2004 y en 2006)” y la “Scottish Health Survey (1998 y en 2003)”.
En total se siguieron a 36.370 personas con edades superiores a 40 años, entre las que se produjeron 5735 defunciones. La exposición al alcohol se midió en unidades (U) (consumiciones) por semana.
Se encontró que  4.845 personas (13,3%) excedían las recomendaciones semanales de alcohol. Y un cuarto de los participantes (27,5%) no practicaban ninguna actividad física (caminar o equivalente).
Según este estudio se encontró una asociación entre el consumo de alcohol y el riesgo de fallecimiento por cáncer incluso empezando con las consumiciones más bajas.
Según el análisis la asociación entre la ingesta de alcohol y el riesgo de muerte por las tres causas (MCC, MCV y por cáncer) se atenuó en la MCC y llegó a anularse en el cáncer en deportistas habituales y en aquellos individuos que siguieron las recomendaciones de actividad física. 
Concluyen que seguir las recomendaciones de actividad física compensaría los riesgos de fallecimiento por cualquier causa y por cáncer asociados al consumo de alcohol de una manera habitual.
Todo ello no quiere decir que el ejercicio físico compense todos los riesgos del bebedor inmoderado o excesivo de alcohol.

mateu seguí díaz
médico de familia

Seguí Díaz M. Compensa el ejercicio físico el riesgo contraído por la ingesta de alcohol. Diari Menorca.17-11-2016: 16  http://menorca.info/

K Perreault, A Bauman, N Johnson, A Britton, V Rangul, E Stamatakis. Does physical activity moderate the association between alcohol drinking and all-cause, cancer and cardiovascular diseases mortality? A pooled analysis of eight British population cohorts.
Br J Sports Med doi:10.1136/bjsports-2016-096194