martes, 24 de marzo de 2015

El 90% de los eventos coronarios entre mujeres pueden prevenirse con la modificación de los estilos de vida

El 90% de los eventos coronarios entre mujeres pueden prevenirse con la modificación de los estilos de vida

Las tasas de mortalidad por enfermedad coronaria (EC, MEC) en EEUU ha ído disminuyendo en las últimas décadas, pero este descenso se ha estabilizado en las mujeres más jóvenes. El estudio que comentamos trata sobre que los cambios sobre los estilos de vida de las mujeres podrían generar reducciones en la EC y de la  MEC.
 Un estudio de este enero pasado publicado en el Journal of the American College of Cardiology, Chomistek AK et al utilizando los datos proporcionados por el  Nurses' Health Study II  ha estimado la proporción de casos de EC  y de factores de riesgo cardiovascular (FRCV) entre las mujeres jóvenes relacionados con la pobre adherencia a estilos de vida saludables.
El  Nurses' Health Study II es un estudio prospectivo realizado en 88.940 mujeres de entre 27-44 años al inicio que fueron seguidas entre 1991 y 2011. Los factores relacionados con los estilos de vida fueron determinados mediante un cuestionario. Para ello se definió como estilo de vida saludable de la mujer, a no fumar, presentar un índice de masa corporal normal, una actividad física de  ≥ 2,5 horas/semana, ver la televisión ≤ 7 horas/semana, una dieta de más del 40% del  Alternative Healthy Eating Index (2010) y con una ingesta de alcohol entre 0,1-14,9 gr/ día. Se estimó la EC y los FRCV (diabetes, hipertensión, e hipercolesteronemia) que podían estar relacionados con la pobre adherencia a los estilos de vida saludables, calculando el porcentaje de riesgo atribuíble poblacional.
Durante los 20 años de seguimiento se registraron 456 casos incidentes de EC (infarto de miocardio), 2749 mujeres fueron diagnosticadas de diabetes, 16.978 de hipertensión arterial y 23.971 de hipercolesteronemia.
Según modelos multivariantes ajustados, la ausencia del hábito tabáquico, un IMC normal, ejercicio físico y una dieta sana fueron factores independientes y significativos asociados al menor riesgo de EC.
Si se comparaban las mujeres sin estilos de vida saludables frente a aquellas con estilos saludables el riesgo aleatorio (hazard ratio, HR) de EC de las mujeres con 6 factores de estilo de vida fue del 0,08 (IC 95% 0,03 -0,22). En este sentido aproximadamente el 73% (IC 95%  39- 89%) de los casos de EC fueron atribuidos a la pobre adherencia a los estilos de vida saludables, y  el 46% (IC 95% 43-49%) de los FRCV (hipertensión, colesterol y diabetes) fueron atribuidos a estilos de vida deficientes.
Podemos concluir que siguen vigentes las recomendaciones sobre los estilos de vida saludables en las mujeres pues disminuyen el riesgo de EC.
Entre los comportamientos saludables a destacar se encontrarían no fumar, mantener un IMC correcto (un peso correcto), realizar al menos 2,5 horas semanales de actividad física, ver la televisión menos de 7 horas semanales e ingerir una dieta saludable con una sola consumición alcohólica al día.. 

Chomistek AK, Chiuve SE, Eliassen AH, et al. Healthy lifestyle in the primordial prevention of cardiovascular disease among young women. J Am Coll Cardiol 2015; 65:43–51. 

Arnett D. Healthy habits, healthy women. Editorial Comment. J Am Coll Cardiol 2015; 65:52–54.