sábado, 21 de febrero de 2015

La función cognitiva y el concepto de fragilidad. ¿Existe alguna relación?

La función cognitiva y el  concepto de fragilidad. ¿Existe alguna relación?

Sobre la función cognitiva en los ancianos ya hemos hablado en un post anterior. Sobre el concepto de fragilidad o de prefragilidad en estos pacientes también. 
La fragilidad en el anciano se caracteriza por una situación de falta de capacidad física para adaptarse a las situaciones externas estresantes y que suponen un riesgo de incapacidad (postración en cama o silla de ruedas), de hospitalización, institucionalización o muerte. El concepto es variable pero son conocidas las consecuencias pero no bien los precursores de esta situación de inestabilidad. El estudio que comentamos intenta relacionar el deterioro cognitivo (DC), con la fragilidad. Si este concepto se asociaría con DC o con alteraciones más profundas de la función cognitiva (demencia). La pregunta que se hacen es si la fragilidad podría ser considerado un factor de riesgo modificable de DC o demencia, y al revés, máxime cuando ambas condiciones comparten factores de riesgo del tipo depresión, enfermedad cardiovascular (ECV)....
Estudios previos incluyendo a ancianos frágiles y no frágiles en programas intensivos de ejercicio físico de al menos 12 semanas ha mostrado como en ambos grupos se incrementa la capacidad cognitiva, condición física y calidad de vida, lo que ha apuntado que este tipo de intervenciones pueden retrasar o revertir ambas condiciones. 
En este sentido, el estudio que comentamos examina la asociación entre la fragilidad y la función cognitiva en una importante muestra representativa de adultos de más de 50 años de la población de Irlanda. Un estudio transversal y prospectivo según los datos provenientes de  The Irish Longitudinal Study on Ageing (TILDA). Los participantes (4.649) fueron evaluados en su domicilio o en el centro sanitario por enfermeras. Se descartaron aquellos con Parkison o DC grave según el  Mini-Mental State Examination (MMSE) (puntuación inferior a 18) o que tomaran antidepresivos. 
En la evaluación se utilizaron diversas herramientas, del tipo MMSE, Montreal Cognitive Assessment, Color Trails Test, Cambridge Mental Disorders of the Elderly Examination memory and executive function subtests,... y para la fragilidad se evaluó la debilidad, la lentitud de movimientos, el agotamiento, la baja actividad física, y la pérdida de peso.
En esta población se encontró que la función cognitiva en todos los dominios excepto en la autopercepción de la memoria y la velocidad de procesamiento eran peores en los pacientes prefrágiles y frágiles que en aquellos más robustos (p inferior a 0,05). A su vez mayor la debilidad y  la menor  velocidad de marcha estuvieron más relacionados con peor cognición, mientras que la baja actividad y la pérdida de peso no estuvieron asociados con ningún dominio cognitivo. 
El agotamiento, por su parte, se asoció con la cognicion global (B = −0,18 ± 0,06) y tuvo algunos vínculos con las que evaluar la memoria por autopercepción.
Concluyen, que la función cognitiva empeora según diferentes dominios en los pacientes prefrágiles y frágiles de 50 o más años frente a los individuos más robustos, aunque las diferencias absolutas son pequeñas tras ajustarlas por los factores confusionales. La función cognitiva se va afectada por la fragilidad, que la situación fenotípica de fragilidad y la función cognitiva podrían tener una relación de interdependencia, pero faltarían estudios más potentes para fortalecer estos resultados.
La crítica, en mi opinión, es la frontera etaria de los 50 años (aunque la media estuviera en 60), que podría modificar los parámetros al no ser propiamente este umbral el de la  ancianidad.


Robertson DA1, Savva GM, Coen RF, Kenny RA. Cognitive function in the prefrailty and frailty syndrome. J Am Geriatr Soc. 2014 Nov;62(11):2118-24. doi: 10.1111/jgs.13111. Epub 2014 Nov 4.