sábado, 24 de mayo de 2014

El desembarco de pediatras y especialistas de medicina interna en la atención primaria de Polonia

El desembarco de pediatras y especialistas de medicina interna en la atención  primaria de Polonia

Un artículo en el BMJ ha desatado los temores del los pediatras españoles. En este Tomasz Tomasik presidente del colegio de médicos de familia (MfyC) de Polonia alerta sobre los cambios que en materia sanitaria se van a introducir en la atención primaria (AP) su país, Polonia. Estos cambios tienen que ver con permitir que especialistas generalistas de hospital (medicina interna) y aquellos dedicados a pediatría puedan trabajar en la AP. La amenaza se interpreta como una  vuelta al antiguo sistema comunista de AP de hacía dos décadas. Se argumenta, que estos especialistas hospitalarios no están preparados para garantizar y entender la atención en el primer nivel a nivel individual, familiar y comunitario. A su vez entienden que estos especialistas remitirán a los pacientes a otros niveles pues les faltan competencias en la atención a la mujer, salud metal, cirugía menor...
Esta situación iría en contra de una directiva comunitaria (European Directive 2005/36/EC) en la que se regula las competencias, conocimientos, habilidades... precisos para ejercer como MfyC, en los que se precisa al menos 6 meses de ejercicio de médico general (MG) en el primer nivel, algo que no se garantiza en los especialistas de MI ni de pediatría en dicho país.
La opinión de la administración sanitaria de Polonia es que el término de AP incluye no solo a la MFyC si no a otros médicos de otras especialidades. El tema, sin embargo, como en España, se enmarca en un problema de recursos de especialistas a nivel más amplio, que en España se dio con la especialidad de pediatría en lo 70-80 (sobraban especialistas- paro hospitalario) pero no en medicina interna, que por tanto no han precisado dar el salto a AP. A su vez, como en Polonia habían pocos MfyC por habitante (en este país 2,2 por 1000 médicos por habitantes, de los más bajos de la CEE) lo que permitió en nuestro país la consolidación de la medicina general del niño hasta los 14 años a cargo de especialistas hospitalarios (pediatras). 
La réplica de los pediatras de AP (PEDAP) de nuestro país iría como no es de extrañar en la de defender con uñas y dientes su función en AP, para lo que aportan citas generales de comparación de diferentes sistemas, y propias (Buñuel Álvarez JC et al) o no independientes. Se hacen eco de la presencia de  PEDAP en muchos países europeos (la asistencia mixta o a cargo de MfyC es la más frecuente, como ya lo hemos comentado en post anteriores), como España, Francia, Alemania e Italia, pero como hemos señalado en otras ocasiones la convivencia de en estos diferentes sistemas de atención no significa una atención exclusiva y monolítica como es la española, algo específicamente nuestro, y de los países del este, como se queja que presidente de los MfyC de Polonia. Esto, por contrapartida hace (4º punto de la réplica) que luego se señale que los MFyC no están preparados para atender a los niños, algo lógico pues al margen de su formación no se les permite por ley atender a los niños a nivel ambulatorio hasta los 7-14 años (lo que hace perder con el tiempo esta competencia, lo que lleva a que la comparación entre profesionales sea  más bien espurea). Una situación que como hemos señalado en otras ocasiones pone en riesgo a nuestros niños cuando acuden a profesionales sin experiencia, dado que el sistema no les permite una asistencia ambulatoria (atención cuando el niño está sano), pero les obliga a una asistencia de urgencia (atención e PAC o  hospital) cuando este está grave. Y es que nunca existirán suficientes especialistas para cubrir todos los niveles de atención a la infancia o cualquier otra especialidad, de ahí la existencia de la MFyC. Y, es que la ironía del sistema es que un buen porcentaje de las plaza pediátricas en nuestro país (llegando al 30% en ciertos lugares) están a cargo de MfyC sin tener titulación al respecto.
Los resultados en salud son variados pero bastante homogéneos en una Europa en cierta manera heterogénea en la atención a la infancia y depende las fuentes se interpretará que un sistema es mejor que otro, cuando en la mayoría casos no depende fundamentalmente del profesional si no de otras variables confusoras dependientes fundamentalmente del sistema sanitario (sistema de seguridad social) y de la situación socioeconómica del país (vacunaciones, mortalidad infantil, prescripción de antibióticos…)

Tomasik T. Back to red: allowing specialists to provide primary care would be a step backward for Poland. BMJ. 2014 Apr 30;348:g3030. doi: 10.1136/bmj.g3030.

Respuesta de los pediatras españoles de AP en el British Medical Journal

Wolfe I1, Thompson M, Gill P, Tamburlini G, Blair M, van den Bruel A, Ehrich J, Pettoello-Mantovani M, Janson S, Karanikolos M, McKee M.  Health services for children in western Europe. Lancet. 2013 Apr 6;381(9873):1224-34. doi: 10.1016/S0140-6736(

van Esso D1, del Torso S, Hadjipanayis A, Biver A, Jaeger-Roman E, Wettergren B, Nicholson A; Primary-Secondary Working Group (PSWG) of European Academy of Paediatrics (EAP).
 Paediatric primary care in Europe: variation between countries. Arch Dis Child. 2010 Oct;95(10):791-5. doi: 10.1136/adc.2009.178459. Epub 2010 Apr 19.

Buñuel Álvarez JC, García Vera C, González Rodríguez P, Aparicio Rodrigo M, Barroso
Espadero D, Cortés Marina RB et al. What medical professional is the most adequate, in
developed countries, to provide health care to children in primary care? Systematic review. Rev
Pediatr Aten Primaria 2011;13:(Supl 21):s3s64.