jueves, 2 de febrero de 2012

La Sanidad Pública ante la Crisis. Documento de debate de la AES


Ha llegado a mis manos un documento de la Asociación de Economía de la Salud denominado:
La Sanidad Pública ante la crisis. Recomendaciones para una actuación pública sensata y responsable, en el que en forma de apartados desgrana los principales problemas que afectan a nuestro Sistema Sanitario (SS) y ante la crisis económica actual proponen una serie de medidas. Dentro la diversas propuestas señalan conveniente un “plan plurianual de refinanciación que comprometa tanto al Estado como a las Comunidades Autónomas”, pues al contrario de otros economistas (V Navarro) entienden que “no es posible seguir manteniendo en el futuro el ritmo de crecimiento del gasto público sanitario de la pasada década”. Aportando dos ideas muy interesantes: “a) el sistema de protección social que un país puede sustentar está en relación directa con la recaudación que proporciona su sistema fiscal, y que b) lo realmente importante, más allá del montante total de recursos invertidos, es lo que se obtiene a cambio de ellos”, que habitualmente se olvidan. A partir de aquí proponen una “guía de actuación pública” con la que aumentar (en mi opinión) la eficiencia de nuestro SS. Así proponen, a grandes rasgos: 1) una financiación selectiva de aquello que tenga una efectividad clínica probada, 2.- desinvertir en aquellos procesos de escaso valor clínico (por inefectivas, innecesarias, cosméticas, o de escasa relación beneficio-riesgo), 3.- Crear un “NICE” español, o Agencia Evaluadora de ámbito estatal, 4.- Mejora en la gestión de las listas de espera, 5.- Reforma del sistema de copagos, 6.- Retribuir a los profesionales según objetivos de salud, 7.- Pago por resultados a los centros. Integrar los presupuestos compartimentados entre niveles, 8.- Desarrollar una Ley General de Salud Pública, 9.- Reorientación de la Atención Primaria (AP) hacia un modelo no integrado verticalmente que ofertara prestación del servicios al financiador y asumiera riesgos económicos, 10.- Cambio del enfoque asistencial: pacientes crónicos (Estrategias de enlace entre la AP y la atención especializada (AE)…), 11.- Evitar la especialización como compartimientos estancos. Reorganización de la AE, 12.- Reforma del Gobierno del Sistema Nacional de Salud (SNS), 13.- Desfuncionarizar al personal sanitario, 14.- Profesionalizar la Gestión con evaluación periódica del desempeño, 15.- Transparencia en la rendición de cuentas, 16.- Redefinir el papel de la iniciativa privada, 17.- Manejo de los conflictos de interés. Ejemplaridad.
Dicho documento ha sido redactado por Enrique Bernal Delgado, Carlos Campillo Artero, Beatriz Gonzalez López -Varcácel, Ricard Meneu de Guillerna, Jaume Puig-Junoy, José Ramón Repullo Labrador, y Rosa Urbanos Garrido.
Si bien a grandes rasgos coincido y suscribo lo escrito por estos médicos y economistas de la salud, existen apartados que posiblemente levanten ampollas en más de un médico. Sobre todo, lo que tiene que ver con la desfuncionarización y la retribución por resultados. Creo que el documento se ha cuidado bien de no dejar excesivamente evidente aquello de la “separación de la financiación y provisión servicios” pues podría interpretarse con excesivamente liberal. Con todo, un documento válido a mi entender pero que no creo que en su conjunto gustara a la mayoría de los médicos del primer nivel.


2 comentarios:

Salvador Casado dijo...

Me parece pertinaz el documento. Las propuestas avanzan líneas interesantes, muestran una visión.

Será necesario un debate en el que participe la alta gestión sanitaria junto a los profesionales asistenciales. No queda otro camino que hacer reformas de calado en la deficinición de la profesión médica.

La incentivación es fundamental que cambie, esto implicará "desfuncionarización" y grandes resistencias.

Potenciar modelos de autogestión es otra via.

Los médicos no podemos dejar que este debate nos sea ajeno y permanezca en la mesa de patronal y sindicatos.

Si queremos salvar el sistema nuestra voz deberá hacese oir, y aunque la pluralidad sea nuestro talón de Aquiles, la búsqueda de consensos determinará si el agua nos llegará hasta el cuello o quizá nos cubra por entero.

Mateu Seguí Díaz dijo...

Si, Salvador, pienso lo mismo. Sin embargo, es dificil cuando los que nos administran no valoran el coste de oportunidad de financiar unos SYSADOA, por ejemplo, al tiempo que
recortan servicios básicos. Que no abordan seriamente el copago y mantienen unas listas de espera de
escándalo. O nosotros mismos, que nos vanagloriamos de tener el mejor sistema del mundo y a la
vez rezamos al "Virgencita, que me dejen como estoy", cuando el barco del SNS está a punto de
hundirse* y la orquesta sigue tocando..

mateu seguí díaz

*Garcia Rada A. Is Spanish public health sinking?. BMJ 2011; 343