miércoles, 21 de septiembre de 2016

El ejercicio físico practicado en el tiempo libre disminye el riesgo del cáncer

El ejercicio físico practicado en el tiempo libre disminye el riesgo del cáncer

Abundando en el tema de las consecuencias del ejercicio físico que ya he tratado en otros escritos anteriores, y al hilo de lo expresado por el Dr Fernando Salom (Es Diari 8 septiembre), coordinador de “Programa Menorca Borina´t del CIM” hace escasos días sobre los efectos del ejercicio físico, comentaré un aspecto no del todo conocido. Como todo el mundo sabe  el ejercicio físico tiene efectos beneficiosos a nivel cardiovascular, osteomuscular, neurológico, mental… pero lo que no tanta gente conoce es que influyen en la propensión a padecer cáncer. Algo, que por otro lado, está en continua investigación.
Un reciente estudio publicado en JAMA Intern Med (Moore SC et al) ha intentado responder a la pregunta de si existía alguna asociación entre la actividad física practicada en  el tiempo libre y la aparición de diversos tipos de cáncer, teniendo en cuenta diversos factores como el tamaño corporal (el peso) y el hábito tabáquico.
Para ello se agruparon 12 estudios realizados en amplias poblaciones y seguidos durante alrededor de 11 años en EEUU y Europa, en los que los participantes indicaban la cantidad de actividad física realizada entre 1987 y 2004. En el análisis se introdujeron los datos de  1.44 millones de personas con una media de edad de 59 (19-98) años de los cuales el 57% eran mujeres; así como los datos de los 186.932 cánceres generados en dicho período.
Se estimó el riesgo -hazard ratios (HR)- de practicar el ejercicio físico con la incidencia de 26 tipos de cáncer. Una actividad física mediana fue el equivalente a 150 minutos de ejercicio físico moderado por semana o 75 minutos de intensidad alta o una combinación equivalente. Los riesgos (HR) de cáncer relacionaron la alta frente a la baja actividad física.
Según éste estudio practicar una actividad física elevada frente a no practicarla o hacerla escasamente se asoció con un menor riesgo en 13 tipos de cánceres.
Así, hubo un menor riesgo de cáncer de esófago (HR 0,58), de hígado (HR 0,73), de pulmón (HR 0,74), de riñón (HR 0,77), de estómago (HR 0,78), de útero (HR 0,79), de leucemia (mieloide, HR 0,80), de mieloma (HR 0,83), de cáncer de colon (HR, 0,84), de cáncer de cabeza y de cuello (HR 0,85), de cáncer de recto (HR 0,87), de vejiga urinaria (HR 0,87), y de cáncer de mama (HR 0,90).
Incluso esta asociación no desapareció, aunque atenuó su efecto, si las personas eran obesas en 10 de los 13 cánceres. Tampoco en aquellas personas que fumaban, salvo en la propensión a padecer cáncer de pulmón, que al parecer no varió.
No sorprendió que la actividad al aire libre aumentara el riesgo de melanoma (cáncer de piel), aunque solo fue estadísticamente significativo en los estados (de EEUU) con mayor radiación ultravioleta, algo que nos indica que debemos proteger nuestra piel cuando hagamos ejercicio. Y no modificó el riesgo, o lo hizo muy ligeramente en contra, en el cáncer de próstata (HR 1,05).
Según este estudio la actividad realizada en el tiempo libre durante una media de 11 años reduce el riesgo de padecer diversos tipos de cánceres, una reducción sensible que se cuantifica entre el 10 y el 42%  según el cáncer.
 Las explicaciones a este efecto no son fáciles pero se las relaciona con los niveles de hormonas – los estrógenos- en las mujeres (se reducen con el ejercicio físico), con la sensibilidad a la insulina (aumenta con el ejercicio, reduciendo los niveles de ésta en el organismo), y con la inflamación sistémica (se reduce con el ejercicio)...
Otro motivo más para moverse.

mateu seguí díaz
médico de familia

El ejercicio físico practicado en el tiempo libre disminye el riesgo del cáncer. Diari Menorca.18-09-2016: 17  http://menorca.info/

-Moore SC, Lee IM, Weiderpass E, Campbell PT, Sampson JN, Kitahara CM, et al. Association of Leisure-Time Physical Activity With Risk of 26 Types of Cancer in 1.44 Million Adults. JAMA Intern Med. 2016 Jun 1;176(6):816-25. doi: 10.1001/jamainternmed.2016.1548.