miércoles, 19 de enero de 2011

Las agresiones a los médicos

Las agresiones a los médicos
De un tiempo a esta parte surgen en los medios de comunicación la noticia de la cada vez más frecuente agresión física a los médicos, y dentro de estos a los que más, los médicos de atención primaria (MAP). Pudiera parecer sorprendente a primera vista que a quién más se agreda sea a aquel al que más se conoce y que sea el más próximo y probablemente el que más se preocupa de los problemas del paciente. Pero esto es la teoría.
La medicina de familia es una palabra hueca dentro un sistema que no propugna la longitudinalidad (que sea el mismo profesional que atienda al paciente), o sea la permanencia en la plaza; que el tiempo por contacto con el médico sea el más corto de los países occidentales (que como contrapartida crea la mayor frecuentación) y que la función de médico del primer nivel haya ido derivado de consejero – alguien en el que se confía y al que se le pide consejo- a un portero (gatekeeper) o filtro de otros niveles asistenciales.
Por otro lado, al paciente se la ha convencido que tiene derecho a todo, y de ahí la máxima responsabilidad de la administración, a exigir la máxima calidad de la atención, entendido como el derecho al acceso sin problemas a los especialistas, pruebas complementarias, mejores y más caros fármacos; por lo que el médico del primer nivel se convierte en un impedimento, un incordio, alguien que no hace más que poner pegas, alguien que no hace más que impedir el acceso a lo que este cree que tiene derecho.
Es por ello, que de la misma forma que otros funcionarios públicos como son los maestros tiene que defenderse de aquellos con los que deberían colaborar –los padres- creando una jurisprudencia ad hoc, los médicos están haciendo lo propio denunciado como “resistencia a la autoridad” o como delito de “atentado” , pues son funcionarios o quasi funcionarios –estatutarios-, a aquellos pacientes que pierden el respeto al médico y se extralimitan en sus modos y manera –agresiones verbales- o que incluso llegan a agredirles físicamente.
Con todo, ni la legislación ni la jurisprudencia están haciendo mella en una situación que por lo que vemos parece desbordada. ¿No será la hora de cambiar el sistema?

4 comentarios:

José Manuel Brea dijo...

Sobre la violencia en los centros sanitarios ya me explayé suficientemente en mi bitácora.

http://medymel.blogspot.com/2010/05/violencia-en-los-centros-sanitarios.html

Aunque quizás me haya dejado en el tintero el factor fundamental que refieres, amigo Mateo, como condicionante del (mal) comportamiento de un número creciente de usuarios: la propia organización sanitaria (responsabilidad de la Administración), que de entrada anula la esencia del médico de cabecera (“La medicina de familia es una palabra hueca…”), convertido en “portero” del entramado sanitario, y que por encima dificulta la atención sanitaria, impidiendo la resolución rápida de problemas y favoreciendo la frecuentación, en un círculo vicioso que crea tensiones y engendra hostilidad en un sistema estéticamente universal pero horrorosamente ineficiente.

Y no hay más solución que la que propones: ¡CAMBIAR EL SISTEMA! Lo incierto es “cuándo” el poder político decidirá hacerlo.

Mateu Seguí Díaz dijo...

Gracias Jose Manuel, si tienes razón, tal como expresas en tu post el factor fundamental se encuentre en el paciente pero no debemos olvidar las causas que han hecho que este paciente sea extremadamente "impaciente" y no tolere en grado alguno la frustración. un abrazo. mateu seguí

Xec dijo...

Aunque la ley nos defiende más el circuito està viciado porqué quien debiera acudir al juzgado es la empresa, esta en los casos de violencia procura lavarse las manos y por ejemplo cambiar al paciente de mésico. Estas cosas pasan en el area de salut de Menorca donde agresiones han sido camufadas por el gerente sin denuciarlas,. Así nunca solucionaremos nada, solo nos queda ir nosotros directamente al juzgado y poner la denuncia.

Mateu Seguí Díaz dijo...

Si, Xec es una queja frecuente de los médicos que ante insultos, salidas de tono etc...no haya nadie que defienda al galeno, que ni siquiera se curse la correspondiente denuncia, cuando el agraviado es un representante de la administración, y el acto en sí es el mismo que el que se le pueda hacer a un juez o un policía. Cuando son agresiones físicas, el tema es más grave y no tengo conocimiento de si la administración mira o no para otra parte. Si fuera así, sería muy grave. un abrazo. mateu seguí