martes, 29 de agosto de 2017

¿Debería ser el cáncer de recto una preocupación entre nuestros jóvenes?

¿Debería ser el cáncer de recto una preocupación entre nuestros jóvenes?

El cáncer de colon y de recto (CCR) es una patología que cada vez nos preocupa más, pues supone el tercer cáncer más frecuente en varones (tras el de próstata y el de pulmón) y el segundo más frecuente en las mujeres tras el cáncer de mama. En general el CCR aumenta con la edad, y entre 50-70 años es cuando el riesgo es  mayor, de ahí que es en este intervalo de edad cuando se recomienda realizar campañas de detección precoz. Como técnica de detección precoz se utiliza la sangre oculta en heces, que si es negativa (no hay sangre) se repite a los dos años y si es positiva se recomienda practicar una colonoscopia.
Estas técnicas de detección se recomiendan desde hace un par de años en esta comunidad en ese intervalo de edad en forma de una campaña institucional (farmacias, servicio de digestivo). Si bien es cierto que en personas de riesgo se puede empezarse antes, a partir de los 40 años de edad, o 10 años antes de la edad en que el familiar del paciente tuvo un CCR.  Con todo, se recomienda individualizar el riesgo según  la edad (mayor cuanto más mayor), raza (peor en raza negra), historia familiar de CCR, historia personal de pólipos en el colon, y en presencia de enfermedades como  enfermedad inflamatoria intestinal (enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa).
Por tanto, la efectividad de estas campañas de detección precoz ha dado sus frutos en personas mayores de 50 años (que es donde se aplican estas medidas) pero no en edades inferiores a este umbral pues se ha entendido que el riesgo en estas personas era extremadamente bajo.  La detección precoz y retirada de lesiones precancerosas a partir de los 50 años ha sido la explicación de estos resultados.
Hoy traemos aquí un análisis de la American Cancer Society (Siegel RL et al, J Natl Cancer Inst. 2017) sobre el comportamiento de este cáncer por debajo de esta edad en Estados Unidos (EEUU), que podría ser extrapolable en el futuro a nuestros jóvenes. Unas edades en las que no se aplica las campañas poblacionales de detección precoz salvo que existan factores de riesgo.
Tras analizaron las tendencias en la incidencia del CCR entre el 1974 y el 2013 (490.305 casos) y se constató que  la incidencia de CCR aumentó entre un 1 y un 2,4% anual desde mediados de los años 80 en adultos entre 20 y 39 años y entre el 0,5 y el 1,3% entre los 40-54 años en los 90. El cáncer de recto fue el que aumentó más rápido y se mantuvo en el tiempo (3,2% anual entre 1974-2013 entre los 20-29 años).  El cáncer de recto se dobló en menores de 55 años en dos décadas y en la  actualidad uno de cada tres cánceres de recto en EEUU se dan en personas menores de 55 años. En sentido contrario, y gracias a las campañas de detección precoz, la incidencia de este cáncer disminuyó desde los años 80 en adultos mayores de 55 años en dicho país.
Los autores se preocupan por tanto de que el cáncer rectal haya aumentado de manera importante en los jóvenes desde al menos el 1974 y haya disminuido en personas mayores en el mismo tiempo. Señalan que las diferencias en el comportamiento del cáncer de recto no están del todo explicadas por la influencia de los factores ambientales conocidos.
Dentro de estos factores de riesgo a tener en cuenta se contraría el exceso de peso, el alto consumo de carnes procesadas, la poca ingesta de fibra en la dieta, la disminución de la actividad física, y  el aumento del consumo de alcohol o tabaco. Pero, sobre todo el incremento de peso entre nuestros jóvenes se ha apuntado como la causa más factible dado la tendencia creciente de obesidad entre éstos.
Sin embargo, al margen del peso corporal, el hecho de que esta patología se diagnostique más tarde, habida cuenta que no se busca (no existen campañas de cribado en estas edades), que los síntomas pueden demorarse en el tiempo (no se consulta), y que en dicho país muchos de los jóvenes no tienen seguro médico (algo que nos diferencia), hace que esta patología se esté convirtiendo en un problema de salud pública en la actualidad en EEUU.
Ante este panorama, tal vez sería interesante recordar a nuestros jóvenes que el cáncer en general no es una enfermedad exclusivamente de personas mayores, y que en prevención de éste en general y del cáncer de recto en particular, debieran comer mejor, hacer ejercicio físico de manera regular, controlar su peso y a evitar el tabaco y el alcohol. Acudir al médico ante cualquier sintomatología o sangrado rectal ayuda a prevenir el CCR.

mateu seguí díaz
médico de familia

Seguí Díaz M. ¿Debería ser el cáncer de recto una preocupación entre nuestros jóvenes?. Diari Menorca. 22-05-2017: 18.  http://menorca.info/


Siegel RL, Fedewa SA, Anderson WF, Miller KD, Ma J, Rosenberg PS, Jemal A. Colorectal Cancer Incidence Patterns in the United States, 1974-2013. J Natl Cancer Inst. 2017 Aug 1;109(8). doi: 10.1093/jnci/djw322.

Veronica Hackethal, MD. Dramatic Rise in Colorectal Cancer in Younger Adults. Medscape
February 28, 2017
 
Screening for Colorectal Cancer: A Guidance Statement From the American College of Physicians. Ann Intern Med. 2012;156:378-386.






No hay comentarios: