viernes, 12 de junio de 2020

El riesgo marginal de contagio de la COVID-19 en las manifestaciones

El riesgo marginal de contagio de la COVID-19 en las manifestaciones

El exceso de manifestaciones en Estados Unidos (EEUU) y por extensión en otros países  en relación al racismo y a la brutalidad policial en aquel país ha vuelto a poner sobre el tapete el riesgo de la extensión de la infección por COVID-19 a partir de éstas  en uno de los países con más número de contagiados a nivel absoluto y fuera de sus fronteras.
Este hecho nos lleva a pensar en el riesgo de manifestarse públicamente como forma de extensión de la epidemia en general y sobre todo dentro de nuestro país a raíz de las manifestaciones de algún experto  que ha señalando que la repercusión de éstas sería al final de una importancia “marginal”.
La realidad es que los expertos dan más confianza que los políticos, por esta razón éstos apelan a aquellos como manera de escudarse en las decisiones que toman y de  dar más seguridad a la ciudadanía, aunque la opinión de éstos sea eso, una opinión. Pero una opinión que en principio, se interpreta,  fruto de la sabiduría y de la experiencia, frente a las opiniones de los políticos que son tan volubles como el tiempo, dependiendo del viento político que sople.
Sin embargo, los expertos sanitarios, como los periodistas, los economistas, los sociólogos… que son profesionales que en sus manifestaciones públicas deben ser objetivas, tener en cuenta todos ángulos de la cuestión, es frecuente que se comporten como abogados de aquellos a quienes sirven,  en defensores de las decisiones de éstos; de  modo que sus opiniones deben ser interpretadas con cautela.
El más conocido y famoso experto de nuestro gobierno, el Dr Simón,  afirmó que la repercusión de las manifestaciones del 8 de marzo en la diseminación de la epidemia por el coronavirus fue algo “marginal”, es decir de escasa importancia (esta es una de sus  sus definiciones), entendiendo que su influencia en esta crisis fue mínima (25-05-2020- diario ABC).
Sin embargo, esta manifiestación contrasta con las recomendaciones hechas a partir de la epidemia, y realizadas por los mismos expertos, de mantener una distancia social para evitar su contagio. La misma distancia social que se perdió en las múltiples manifestaciones de aquellos días.  Parece un contrasentido.
En realidad las dos críticas que se hicieron de entonces, y por las cuales entiendo se han interpuesto denuncias,  fueron, primero, las de perder unos días fundamentales y decisivos para tomar medidas y evitar el contagio;  y segundo, permitir que se hicieran actos multitudinarios sabiéndose que la infección estaba dentro  del país y teníamos el antecedente de Italia sobre su progresión explosiva.
Y esto viene a cuento de una noticia  (08 junio el MUNDO) recogida del Corriere de la Sera y firmada por Silvia Turin que plantea el tema de si las manifestaciones multitudinarias actuales a raíz de las últimas noticias de EEUU, un país azotado por la enfermedad, pueden ayudar a diseminar la enfermedad.  Y se concluye, tras consultar la opinión de destacados virólogos (T Belford), y lo que nos dicta el sentido común, que cuanta más gente se junte sin mantener las distancias,  mayor será la trasmisión y riesgo de contagio.  Y calculan su efecto teniendo en cuenta cifras de prevalencia de la enfermedad en dicho país, señalando que en el mejor escenario con una “prevalencia de no más de un  0,5% se producirían 3.000 individuos infectados en dichas manifestaciones  diariamente, y un infectado podría contagiar a su vez hasta tres personas en progresión geométrica. De éstos infectados (suponiendo una letalidad entre un 0,5 y un 1%) se producirían entre 15-30 muertos a consecuencia de dichas manifestaciones. Un número que sería mucho mayor considerando mayores prevalencias de la infección. Según éste, el pronóstico más favorable en días de manifestaciones que alcancen las 600.000 personas se producirían entre 200 y 1100 fallecimientos.
En fin, desconozco cual fue el número de fallecidos a consecuencia de las manifestaciones de  aquellos aciagos días en nuestro país, pero no estaría de más hacer algunas cuentas.

mateu seguí díaz
médico de familia

Seguí Díaz M. Sobre el riesgo marginal de contagio de la COVID-19 en las manifestaciones.  Es Diari MENORCA. 11-06-2020: 22  https://www.menorca.info/

COVID-19. ¿Son peligrosas las manifestaciones contra el racismo? Un virólogo lo ha calculado
Las grandes reuniones de personas podrían ser un foco de contagio y muerte: las protestas podrían causar 1.100 muertos en dos meses. SILVIA TURIN (CORRIERE DELLA SERA)

2 comentarios:

raromerol dijo...

Las cifras que evalúa son realmente poco significativas respecto de las realmente contabilizadas por las distintas Comunidades Autónomas. Pero es significativo que el día 8/3/20, tres días antes de que la Organización Mundial de la Salud declarase la pandemia y comenzase a recomendar oficialmente el confinanmiento, no hubo una sola muerte, un solo ingreso en unidades de cuidados intensivos, un solo ingreso hospitalario, un solo diagnóstico de la co.vi.d.19, si bien en días anteriores ya había habido más de medio millar de diagnosticado (hasta entonces por supuesta clínica: aún no teníamos pruebas para tal diagnóstico "objetivas", con un error probable del 5% en falsos negativos y del 30% en falsos positivos, cifras admitidas como razonables por la referida O.M.S.) y se trataba de una manifestación que cumplía todos los requisitos legales, mientras que en las ilegales, que los fiscales franquistas se apresuraron a aseverar que no podían prohibirse, aunque estaban directamente prohibidas por el estado de alarma, convocadas por los voxeros, ilegalmente, ya teníamos 27.000 muertos, 12.000 ingresados en unidades de cuidados intensivos, 30.000 hospitalizados, 57.000 activos, en proceso de curación o convalecencia aún no dados de alta médica, y 280.000 infectados ¿Por qué una manifestación legal, que cumplía todos los requisitos legales, antes de haberse decretado el confinamiento, debió prohibirse y se acusa de asesinato al Gobierno por no haberla prohibido, y otras ilegales, convocadas durante la situación decretada de confinamiento se consideran que no produjeron contagios, por ejemplo el propagandístico cierre del hospital de campaña de la Institución de Ferias y Exposiciones de Madrid, que se profetizó que contaría con 5.000 camas y estaría disponible en una semana, superando los diez hospitales levantados en 10 días de 1.000 camas cada uno, que funcionaron al 100% durante más de tres meses, mientras que el aludido necesitó 3 semanas y la colaboración de 300 voluntarios, sin cobrar, para llegar a su máximo real de 300 camas ocupadas, durante las tres semanas que estuvo en funcionamiento, tantas como para su instalación, con la protesta de sus supervivientes de que la falta de iluminación natural les causaba desorientación, nadie cuestiona que han podido causar muchísimas más muertes, dado que el número de personas infectadas con las que podíamos codearnos por las calles (y el referido hospital I.F.E.Ma.) era muchísimo superior?

Mateu Seguí Díaz dijo...

Gracias Raromerol por tus palabras.
Coincido con algunos aspectos de tu réplica pero en general (no por lo que escribes), en esta época de rendir cuentas, se puede intentar justificar lo injustificable pero los datos internos y comparativos con el resto de países en números relativos, que es lo importante, cantan; lo de compararse con números absolutos con EEUU (325 millones de personas) no tiene más sentido que desviar la atención.
En mi opinión el tema no es de una manifestación u otras, de rojos o azules; sin embargo, es conocido que la más notoria fue alentada por destacados responsables del gobierno.
Aunque la memoria es corta, en un escrito en el Diari MENORCA el 26-02-2020, escribi y publiqué que "Leemos como al tiempo que Ministerio de Sanidad de China confirmaba (24-01-2020) que eran 77.345 los contagiados y 2.592 personas fallecidas la Organización Mundial de la Salud instaba a los gobiernos a poner medidas, pues “se acaba el tiempo”, para evitar su propagación en forma de pandemia mundial, y probablemente en este marco es el que se encuentran las medidas adoptadas en Italia a los efectos de contener los casos detectados en su territorio. ". Aquí no se hizo nada. Y no solo por el tema de las manifestaciones, si no que seguían llegando cruceros y vuelos de Italia, y nadie pensó en hacer nada con la población de riesgo (ancianos, geriátricos)…
En otro escrito posterior, señalé: Alemania se preparó con un Comité de Vigilancia permanente antes del primer caso de contagio el 6 enero, en cambio en España el primer Centro de Vigilancia de la Epidemia se creó el 14 de marzo cuando ya existían 2.940 personas contagiadas y 133 fallecidos.
Algo se debía hacer mal cuando tuvimos las tasas más altas de muertes por 100.000 habitantes por COVID y en la actualidad somos los segundos en exceso de muertes por población dentro de las cuales no sabemos exactamente a que corresponde, pero tienen directa o indirectamente relación con la gestión de esta crisis.
Gracias
mateu seguí díaz

http://borinot-mseguid.blogspot.com/2020/02/la-epidemia-del-coronavirus-la.html
http://borinot-mseguid.blogspot.com/2020/05/porque-alemania-tiene-tan-buenos-datos.html