viernes, 16 de abril de 2021

El culebrón de la vacuna de AstraZeneca

El culebrón de la vacuna de AstraZeneca  

Hemos pasado de confiar en el sistema sanitario y vacunarnos ciegamente sin conocer la marca de las vacunas que nos inyectan en todo tipo enfermedades, gripe, tétanos…a estar pendiente sobre cuál será la marca de la vacuna antiCOVID-19 que nos pongan. Nunca  la ciudadanía había sabido tanto de marcas y de laboratorios de vacunas. Todo el mundo parece ser un entendido en ellas. 

Y es que acuden los pacientes a que se les  haga un justificante para que no se les aplique tal o cual vacuna pues creen que sus antecedentes así lo justifican…

De todas estas vacunas la más discutida en la de AstraZeneca, el resto, al parecer, no existen, y de existir al parecer son totalmente inocuas, no tienen ningún efecto secundario…; sin embargo, esto es falso como vimos en un escrito anterior (Es Diari, 18-11-2020 con respecto a la Pfizer BioNTec ). Una de las diferencias de esta con  del resto  vacunas estriba  en que estos efectos secundarios son recogidos y amplificados por la prensa. Si a ello le añadimos las opiniones de algún médico el pánico está servido.

Y es que la vacuna Oxford AstraZeneca ya entró con mal pie al tener problemas con la  Comunidad Económica Europea (UE) de cumplimiento de ciertos acuerdos comerciales en un ambiente de malas relaciones entre ésta y el Reino Unido (UK). 

Siguió con las reticencias en Alemania que las iba administrando con excesiva cautela (justificada o no) de modo que de las 1 452 000 dosis que tenía en aquel momento (01/03) solo un tercio habían sido administradas, siguiendo la  decisión de su comité  el Germany’s Standing Committee on Vaccination (STIKO) que restringió la aplicación de ésta solo entre edades entre 18 y 64 años, aconsejando (sorprende ahora) no utilizarla por encima de los 65 años al no tener suficientes datos. Una decisión algo forzada sobre lo expresado por la  European Medical Agency (EMA) que la aconsejaba en su día para todos los grupos de edad  (a partir de 18 años) aunque con advertencias en los mayores de 55 años. 

Alrededor de 15 días después (18-03-2021), el tema cambió pero para peor,  al  suspenderse cautelarmente la inmunización con la  vacuna de AstraZeneca en varios países europeos entre ellos España a instancias de la intervención de la EMA , al haberse detectado algunos casos de trombosis entre los vacunados, al tiempo que se hacía una evaluación de 7 casos de pacientes afectos de coagulación intravascular diseminada (CID) y 18 casos de trombosis de senos venosos cerebrales (TSVC) de un montante de 20 millones de personas vacunadas. Lo que a primera vista no parecía mucho. Algunos días después (25 de marzo) la EMA descartaba la existencia de un riesgo superior al esperado en condiciones normales y a consecuencia de la vacuna.

Y en esas estamos, lluvia en un campo abonado. Y es que las suspicacias son malas consejeras y a partir de ahí ha habido todo tipo de des-informaciones en los medios.

 Según nos informó la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH) los datos hasta dicho momento no permitían sustentar que la vacuna de AstraZeneca incrementara el riesgo de trombosis en ningún tipo de pacientes, incluso en aquellos que a priori tendrían mayor riesgo de trombosis.

La patología que destapó la alarma es la conocida como TSVC una rara patología que  se produce entre  0,2 y 1,6  casos por  100.000 personas al año y con más frecuencia en mujeres (3 a 1). Unos datos que a primera vista da la sensación que la cantidad de casos por la vacuna sería muy parecido, incluso inferior –afirmaban- a lo esperado en la vida real.
En realidad apuntaban que visto la escasa cantidad de casos no se sabe si estos se hubieran producido igual si no se hubieran vacunado estos ciudadanos.

Con todo, el riesgo de trombosis es  inferior al que tiene la infección de la COVID-19, de ahí que el beneficio de vacunarse superase con mucho el riesgo de padecerla.

Sin embargo, hace 6 días la EMA, con 62 casos de TSVC detectados y 24 casos de trombosis venosa esplácnica (en el abdomen) en la UE detectados por el servicio de Eurovigilancia (EudraVigilance), de los cuales 18 fallecieron (de 25 millones vacunados) en un esfuerzo de quitar hierro a los casos que iban goteando, señaló que existe un riesgo posible de  casos raros de trombosis asociados con bajas cifras de plaquetas dentro las dos semanas posteriores a la vacunación (mayormente en mujeres menores de 60 años), aunque ello no es óbice para que el balance riesgo/beneficio de la vacuna siga siendo positivo.

A 4 de abril se han notificado 169 casos de TSVC y 53 de trombosis venosa esplácnica  por el servicio de EudraVigilance en 34 millones de personas vacunadas en la UE y UK. Algo, que señalan no cambia, las últimas recomendaciones.

En la actualidad, (ficha técnica actualizada) la vacuna puede administrarse a partir de los 18 años de edad, y hasta ahora no se han identificado factores de riesgo específicos según confirma la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ayer en carta del 13-04-2021.
Aunque el riesgo es extremadamente bajo y los beneficios superan claramente a los riesgos seguiremos  a la expectativa.
Personalmente si no estuviera vacunado con otra marca (la que nos puso la empresa) no me importaría haberme vacunado con AstraZeneca, en realidad era mi primera opción si me hubieran dejado elegir.

Mateu Seguí Díaz
Médico de Familia

Seguí Díaz. El culebrón de la vacuna de AstraZeneca. Es Diari MENORCA 15-04-2021: 29
https://www.menorca.info/

News Covid-19: Germany struggles with slow uptake of Oxford AstraZeneca vaccine BMJ 2021; 372 doi: https://doi.org/10.1136/bmj.n619 (Published 03 March 2021) Cite this as: BMJ 2021;372:n619

https://www.ema.europa.eu/en/news/covid-19-vaccine-astrazeneca-benefits-still-outweigh-risks-despite-possible-link-rare-blood-clots

Voysey M, Clemens SAC, Madhi SA, et al. Safety and efficacy of the ChAdOx1 nCoV-19 vaccine (AZD1222) against SARS-CoV-2: an interim analysis of four randomised controlled trials in Brazil, South Africa, and the UK. Lancet. 2021;397(10269):99–111.

Wise J. Covid-19: European countries suspend use of Oxford-AstraZeneca vaccine after reports of blood clots. BMJ. 2021;372:n699.

https://www.who.int/es/news-room/feature-stories/detail/the-oxford-astrazeneca-covid-19-vaccine-what-you-need-to-know?gclid=EAIaIQobChMIz6vS_KL47wIVA4fVCh2-LAInEAAYASAAEgJ89PD_BwE

https://www.ema.europa.eu/en/news/astrazenecas-covid-19-vaccine-ema-finds-possible-link-very-rare-cases-unusual-blood-clots-low-blood

13-04-2021 COMUNICACIÓN DIRIGIDA A PROFESIONALES SANITARIOS VAXZEVRIA/COVID-19 VACCINE ASTRAZENECA: ACTUALIZACIÓN SOBRE EL RIESGO DE TROMBOSIS EN COMBINACIÓN CON  TROMBOCITOPENIA


jueves, 15 de abril de 2021

21 lecciones para el siglo XXI de Yuval Noah Harari

21 lecciones para el siglo XXI de Yuval Noah Harari

Se  trata de un libro del estilo de “Sapiens”, del que hablamos (Homo Deus, no lo he leído), que explica de manera asequible y amena las ideas del autor con respecto al futuro que le espera a la humanidad. De su lectura se extrae que no tiene una idea clara, aunque sus primeras impresiones no son optimistas. Va desde ideas personales adornadas con conocimientos históricos a remedios más bien ilusorios (meditación).
Un libro para quien le guste este autor, si bien es cierto en éste la estructura del mismo es menos académica, más a gusto del escritor, más personal. 

Como en Sapiens no coincido con la interpretación de ciertos hechos históricos ni con muchas de las ideas que desarrolla. Aún así, es un libro que se deja leer, aunque también se puede prescindir de el.

Penguin Random House Grupo Editorial SA 2018




domingo, 11 de abril de 2021

Sigue el exceso de fallecimientos en nuestro país

Sigue el exceso de fallecimientos en nuestro país

Acabada la primera y más grave ola de la infección por la COVID-19 en España publiqué un artículo en  Es Diari MENORCA (03-06-2020: 28) en el que me hacía eco del exceso de fallecimientos (43.000 en mayo) que se habían producido en nuestro país a consecuencia de la epidemia y aquellos que no estaban propiamente clasificados como a consecuencia directa de la COVID-19.

En éste seguía la idea plasmada en escritos anteriores de que al final se nos medirá por el número de muertes por cualquier causa no solo por la COVID-19, aunque unos sean la consecuencia de los otros.

En aquel entonces (y ahora lo recordamos) fuimos los segundos a nivel mundial por número de habitantes en fallecimientos por la COVID-19 (ahora estamos en el número 12º, mejor, pero en una posición alta), y nos encontrábamos en la triste posición de contribuir con Italia, el Reino Unido y Francia al 72% de los  160,000 fallecimientos extra que se habían producido en Europa, que en concreto en nuestro país suponían un exceso (entre marzo y mayo del 2020) de muertes por cualquier causa del 55%, un porcentaje intolerable. 

Y lo más grave que un tercio (36,9 %) de este exceso de muertes (15.873) la causa inmediata no era la COVID-19, lo que hizo que nos planteáramos que podría existir una  mala clasificación de los fallecimientos, pero también disfunciones y  fallos en el sistema sanitario que precipitaran el fallecimiento de enfermos que en otra situación no se hubieran producido.

Con ello concluía que no superábamos  la prueba de estrés que estaba suponiendo  la COVID-19 para nuestro sistema sanitario y que nos hacía darnos cuenta que éste no era lo que pensábamos; y que aunque contábamos con  suficiente recursos materiales y humanos y sobre todo  bien distribuidos y con una cobertura de más del 90% de la población, nuestra estructura sanitaria  de provisión pública  era incapaz de adaptarse a una amenaza nueva y rápida.

Recordando estos datos la impresión que teníamos es que pasado el tiempo, de la misma manera que se tendría un conocimiento mejor del problema, se gestionaría mejor la crisis, se controlarían los contagios, y se  añadirían los recursos necesarios... y estos datos irían mejorando.
Y así ha sido, pero, al parecer no lo suficiente.

En realidad si en la primera ola (marzo-abril 2020) se duplicaron los fallecimientos con respecto al mismo período del año anterior (115%), en este momento, según leemos (ourworldindata excess mortality) son 27% superiores a las esperadas para este período de tiempo, lo que nos posiciona en el sexto lugar por muerte por cualquier causa  del mundo y el tercero de los 27 países europeos, según un análisis de diversas fuentes que publica  El PAIS 15-03-2021. Es decir hemos pasado del 2º  al 12º puesto en defunciones por COVID-19 pero seguimos estando dentro el grupo  de cabeza en fallecimientos. Algo falla.

Ciertamente al margen del sistema sanitario, nuestra especial idiosincrasia, los hábitos sociales,  la edad de los fallecidos, la distribución de las muertes (ciudades de mayor densidad).... que habrá influido a favor, y otros, como  accidentes de tráfico, ausencia de la gripe... en contra, algo debe existir que se nos escapa y que nos diferencia del resto del mundo.

mateu seguí díaz
médico de familia 

Seguí Díaz M. Sigue el exceso de fallecimientos en nuestro país. Es Diari MENORCA. 27-03-2021: 26 https://www.menorca.info/

BORJA ANDRINO, DANIELE GRASSO, KIKO LLANERAS. COVID-19 | UN AÑO DESPUÉS. 92.000 muertos en un año: España es uno de los países con más exceso de fallecidos en la pandemia. El PAIS 15-03-2021

Seguí Díaz M. El exceso de fallecimientos no debidos a la COVID-19 .  Es Diari MENORCA. 03-06--2020: 28  https://www.menorca.info/

CARMEN TORRENTE. España acumula más del 25% del exceso de mortalidad de Europa, según la OMS. El Mundo Jueves, 28 mayo 2020 – 20:34

Vigilancia de los excesos de mortalidad por todas las causas. MoMo. Situación a 26 de mayo de 2020

https://elpais.com/sociedad/2020-06-05/espana-es-el-pais-con-el-segundo-mayor-exceso-de-muertes-durante-la-crisis-del-coronavirus.html

Charlie Giattino, Hannah Ritchie, Max Roser, Esteban Ortiz-Ospina and Joe Hasell. Statistics and Research. Excess mortality during the Coronavirus pandemic (COVID-19).  Last update: 12 March 2021. 

https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2021.01.27.21250604v1.full.pdf


martes, 6 de abril de 2021

¿Puede la meditación reducir las crisis de migraña?

¿Puede la meditación reducir las crisis de migraña?

Hace algún tiempo hablamos del yoga y la ansiedad generalizada (SAG) sobre un artículo publicado en  JAMA Psychiatry el agosto del año pasado, habida cuenta que existen evidencias de que el yoga podría tener una  acción sobre la ansiedad.

Era un estudio comparativo entre el el Kundalini yoga (KY) un yoga no tanto físico si no más enfocado en ejercicios respiratorios y meditación y se compara a efectos de no inferioridad  con la terapia cognitivo-conductual (TCC) (gold standard) y con una psicoterapia de primera línea validada como es la “educacion del estres” (EE). Demostrando que  tanto el KY como el TCC son superiores a la educación EE en el tratamiento del SAG ; sin embargo entre ellas no se demostró la no inferioridad siendo más efectiva la TCC, una diferencia del un 16,6%  p 0,42 para no inferioridad.

Hoy hablaremos del la meditación según la técnica del “mindfulness-based stress reduction (MBSR)” (técnica de la “atención plena”)  y sobre un síntoma físico como es la migraña y los síntomas afectivos cognitivos relacionados con éste en comparación con la educación sobre el manejo del dolor de cabeza. La MBSR incluye prácticas de atención plena en forma de meditación y prácticas de autoexploración del propio cuerpo semejantes al Hatha yoga.

*La migraña es una patología que afecta a muchas personas con el agravante que es recurrente a la vez que invalidante. Es más frecuente en las mujeres y está relacionada con diversos factores precipitantes. El control de éstos puede aliviar o reducir las crisis al tiempo que los tratamientos médicos no siempre son efectivos y tienen efectos secundarios. La utilización de técnicas de control mental se ha apuntado pudieran tener algún papel en el tratamiento de esta patología.

Se trata de un estudio pequeño de 89 adultos que tenían entre 4-20 días al mes de migraña, que fueron estandarizados a utilizar las técnicas del mindfulness y yoga específicamente a través de MBSR, mostrando que estas técnicas no redujeron la frecuencia de las migrañas más que la educación sobre la migraña, teniendo ambos grupos parecidos descensos.

Según este pequeño estudio la meditación en forma de MBSR podría ayudar al tratamiento de la migraña, sin embargo, se necesitarían más estudios con los que poder demostrar que éstas técnicas son más beneficiosas que la práctica habitual.
La meditación según la técnica MBSR pudiera tener algún efecto de ahí que se plantearan como objetivo determinar si la utilización de la MBSR podría mejorar la sintomatología relacionada con la migraña y todo el componente afectivo/cognitivo asociado cuando se le compara con la educación para el control de la migraña. 

Se trató de un ensayo clínico aleatorizado (ECA) sobre 89 adultos con antecedentes de presentar crisis de migraña entre 4 y 20 días por mes a los que se les aleatorizó a recibir o MBSR/yoga o educación sobre el dolor de cabeza en grupos durante 2 horas cada semana.
En concreto el grupo de MBSR practicó ejercicios dos horas por semana durante 8 semanas al tiempo que recibieron archivos de audio que les alentaban a practicar dicha técnica en casas al menos 30 minutos al día. La intervención del grupo control sobre la educación de la migraña, consistió en instrucciones sobre la patofisiología de las cefaleas, los factores desencadenantes, el estrés, y los tipos de tratamientos. Ambos tipos de intervenciones duraron el mismo tiempo.

El objetivo primario fueron los cambios en la frecuencia diaria de migraña (entre el inicio a las 12 semanas). Y los objetivos secundarios, la incapacidad, la calidad de vida, la autoeficacia, la exageración del dolor, la puntuación de depresión y la intensidad del dolor y el malestar inducidos experimentalmente al inicio, a las 12, 24 y 36 semanas.

El 92% (82) eran mujeres con una media de edad de 43,9 (±13) años con una media de tiempo con migraña de 7,3 (±2,7) días por mes y con alta discapacidad según la puntuación del test de  (Headache Impact Test-6) de 63,5 (±5,7), con una media de asistencia a clase de 7-8 clases y un seguimiento de 36 (33-45) semanas en el grupo de la  MBSR y de 32-44 semanas en el grupo de educación para el control de la cefalea (control).
En el seguimiento se observó que ambos grupos tuvieron menos días de migraña a las 12 semanas. El grupo de la  MBSR -1,6 días con migraña al mes (IC 95% -0,7 a -2,5) frente a -2,0 días sin migraña al mes en el grupo de educación para el control de la migraña (IC 95% -1,1  -2,9) sin diferencia entre los grupos (p 0,50).

Las diferencias se encontraron en aspectos colaterales como la discapacidad 5,92 (IC 95%  2,8-9,0; p inferior a  0,001), la calidad de vida 5,1 (IC 95% 1,2-8,9; p  0,001), la autoeficacia 8,2 (IC 95% 0,3-16,1; P 0,004), el dolor catastrófico 5,8 (IC 95% 2,9-8,8; p inferior 0,001),  sobre la puntuación en la depresión 1,6 (IC 95% 0,4-2,7; P 0,008), la menor intensidad del dolor, del disconfort generado experimentalmente grupo de MBSR 36,3% (IC 95% 12,3 a 60,3)…

Concluyen que la MBSR no es capaz de reducir la frecuencia en las crisis y el tiempo con migraña en comparación con  la educación para el control de la misma, teniendo ambos tratamientos parecidas mejorías; sin embargo la MBSR  mejoraría aspectos como la incapacidad, la autoeficacia, el dolor catastrófico, y la depresión hasta las 36 semanas de seguimiento y con reducciones en el dolor generado artificialmente lo que sugiere cambios en la evaluación personal del dolor.

Queda claro con este estudio que la MBSR podría ayudar al tratamiento de la migraña pero faltarían más estudios al respecto.

Rebecca Erwin Well; Nathaniel O’Connell; Charles R. Pierce, et al. Effectiveness of Mindfulness Meditation vs Headache Education for Adults With Migraine.A Randomized Clinical Trial. . JAMA Intern Med. Published online December 14, 2020.  doi:10.1001/jamainternmed.2020.7090

Pauline Anderson. 'Dramatic Impact' of Mindfulness on Migraine. Medscape. December 17, 2020

Naomi M Simon , Stefan G Hofmann, David Rosenfield, Susanne S Hoeppner, Elizabeth A Hoge 5, Eric Bui , Sat Bir S Khalsa  Efficacy of Yoga vs Cognitive Behavioral Therapy vs Stress Education for the Treatment of Generalized Anxiety Disorder: A Randomized Clinical Trial. JAMA Psychiatry . 2020 Aug 12. doi: 10.1001/jamapsychiatry.2020.2496. Online ahead of print.


lunes, 5 de abril de 2021

DECÁLOGO PARA EL NORMAL FUNCIONAMIENTO DE LOS CENTROS DE SALUD EN SITUACIÓN DE PANDEMIA

DECÁLOGO PARA EL NORMAL FUNCIONAMIENTO DE LOS CENTROS DE SALUD EN  SITUACIÓN DE PANDEMIA

Ante el cambio de funcionamiento  establecido hace un año en los Centros de Salud (CS) motivado por el intento de adaptación de éstos a la pandemia por COVID-19 con la introducción de la visita telefónica como parte principal (casi exclusiva) de la asistencia, se han producido disfunciones en el funcionamiento de los CS,  generando situaciones de estrés asistencial en los distintos niveles (administrativo, enfermería y médico) y en los pacientes provocadas por las carencias, la improvisación y la falta de respuesta efectiva para adaptarse a la nueva situación. 

Si al inicio de la pandemia entendimos como inevitables estas disfunciones, han transcurrido ya doce meses y la situación en la que realizamos actualmente nuestra actividad asistencial presenta aspectos claramente mejorables. Y aunque la tendencia es la de crear una e-consulta manteniendo la consulta presencial necesaria, vemos que los pasos son muy lentos y el disconfort de pacientes y profesionales crece día a día mientras  mantenemos la consulta telefónica .

Es por ello que la Sociedad Autonómica de SEMERGEN-ILLES BALEARS reclama implementar con urgencia una serie medidas mínimas con las que paliar la precaria situación actual asistencial en Atención Primaria: 

0.- LA CONSULTA TELEFÓNICA CONSTITUYE UNA HERRAMIENTA ÚTIL Y EFECTIVA  QUE PUEDE COMPLEMENTAR PERO NO SUSTITUIR A LA CONSULTA MÉDICA PRESENCIAL CUANDO ASÍ SEA PRECISA. En numerosas ocasiones, no es posible un adecuado diagnóstico sin una exploración física 

1.- Adecuación inmediata de todos los sistemas informáticos y telefónicos de los CS (ha pasado un año y se siguen bloqueando los ordenadores y los teléfonos de los CS), los CS no disponen de suficientes líneas telefónicas.

2.- Refuerzo del personal administrativo (desdoblándolo en ciertas franjas horarias, si fuera preciso) con áreas independientes y  personal específico para la atención telefónica. 

3.- Sistema de manos libres para todos los médicos y personal administrativo, para todo el personal del centro de salud

4.- Visita telefónica clasificada según motivos de consulta. No solo consulta COVID O NO COVID). Sean burocráticas para tramitar documentos (certificados, incapacidad temporal, recetas,...), o asistenciales,  como  primeras visitas, pruebas analíticas, diagnósticas y/o seguimientos.

5.- Sistema de re -llamada (cuando a la primera llamada del médico no contacte con el paciente) por personal de administración poniendo en contacto el paciente con el médico o contratación de un servicio específico de telefonistas .

6.- Agendas  limitadas con un máximo de 25-30 pacientes en total (telefónica y presencial), con autonomía plena en la gestión de las agendas por parte de los médicos. 

7.- Sustitución persona/persona  del personal médico siempre que la ausencia sea superior a la semana (vacaciones, incapacidad temporal...)

8.-  Interconsultas interniveles on line efectiva, evitando las interconsultas impresas.

9.- Velar por que la burocracia generada por el nivel hospitalario sea  resuelta allí (volantes ambulancias, preoperatorios...). Romper con el rol que tiene la AP de secretaría de la especializada.

10,- IMPLEMENTAR MEDIDAS QUE FAVOREZCAN EL DESARROLLO DE LA TELEMEDICINA (EN LA ACTUALIDAD LO QUE HACEMOS ES EXCLUSIVAMENTE LABOR DE TELEOPERADORA), CON LOS REQUISITOS LEGALMENTE ESTABLECIDOS PARA PRESERVAR LA INTIMIDAD DEL PACIENTE Y LA SALVAGUARDA DE LOS DATOS MÉDICOS. La utilización de la consulta virtual o telefónica no debe interferir con los principios básicos de la relación médico-paciente, que serían  la independencia del juicio clínico, la autonomía del paciente, el respeto mutuo  y el secreto profesional


Definiciones de nuevos términos:

*e-consulta. Consiste en la prestación de servicios de salud utilizando las tecnologías  de la información y la comunicación, especialmente donde la distancia es una barrera para recibir atención de salud.

*La telemedicina es como se define la prestación de servicios médicos a distancia (del griego “tele” distancia, y medicina). El uso de la telemedicina puede ser de sanitario a sanitario, de paciente a sanitario o de paciente a dispositivo de calidad médica. Este último es el futuro de los paciente crónicos. Puede ser sincrónica (en tiempo real) o asincrónica (en diferido)


Tomado de:

https://semergenillesbalears.es/decalogo-para-el-normal-funcionamiento-de-los-centros-de-salud-en-situacion-de-pandemia

https://semergenillesbalears.es/ 


 

miércoles, 31 de marzo de 2021

Sobre el riesgo de fallecimiento con las mutaciones del SARS-CoV-2

 Sobre el riesgo de fallecimiento con  las mutaciones del SARS-CoV-2

En un post anterior del blog hermano “Opinión sanitaria” hablamos de la variante del  SARS-CoV-2 (severe acute respiratory syndrome) sudafricana y la efectividad sobre ésta de una de las vacunas que actualmente se están administrando; por otro lado, vamos oyendo y viendo en los medios noticias alarmantes sobre la variedad brasileña y el riesgo que se extienda por toda Hispanoamérica, y tenemos la idea de que la variedad británica no supone ningún riesgo ni en la vacunación (así parece en Israel con Pfizer/BioNTech) ni en la gravedad de la misma. ¿Es esto realmente cierto?. 

Hoy hablaremos de un artículo publicado este mes en el BMJ,  sobre la conocida variedad   B.1.1.7, o la “variedad británica” y su mayor o menor gravedad, según los fallecimientos en el Reino Unido (UK). 
La  B.1.1.7 se identificó en octubre del año pasado en sur oeste de Inglaterra en muestras de pacientes afectos de COVID-19.

En diciembre del 2020 la  Public Health England los identificó como VOC-202012/1; una variante que se extendió por todo el suroeste de Londres y el resto del UK, y a fecha del 31 de diciembre se constató que tres cuartas partes de las infecciones por este COVID-19 en dicho país eran atribuibles a esta nueva variante. El segundo confinamiento del país coincidió con el crecimiento de  esta variedad (5 de noviembre a 2 de diciembre).
Los viajes a Europa se restringieron al final de Diciembre para evitar su diseminación fuera de UK, aunque ya se sabía que se encontraba fuera; a partir de este punto la prevalencia de esta variedad se incrementó en Europa y EEUU.

Se diseñaron test de PCR ( polymerase chain reaction) que distinguieran la variedad del  VOC-202012/1 de otras variantes de la  SARS-CoV-2.
La utilización del sistema  Thermo TaqPath ha permitido evaluar la correlación entre los casos de VOC-202012/1 en los que el gen S (spike) negativo mostraba una fuerte asociación con la variante de UK. 

En este sentido, leemos que la VOC-202012/1 tiene hasta 14 mutaciones de genes, ocho de los cuales están implicados en parte en la codificación de la proteína S responsable de la unión celular, lo que dificulta la detección del gen S. Estas mutaciones generan cambios fenotípicos que afectan al mecanismo de unión y con ello podrían incrementar la infectividad.  El estudio que comentamos evalúa en forma de cohorte comparativa en UK,  utilizando la prueba  TaqPath (medida indirecta de la infección por  VOC-202012/1),   los cambios en la presentación clínica, los resultados en forma de ingresos y mortalidad en comparación con las variantes SARS-CoV-2  previas.

Se evaluaron 54.906 parejas de individuos que presentaban test positivos al  SARS-CoV-2 entre octubre y final de enero del 2021 seguidos hasta el 12 de febrero del 2021. Las parejas se hicieron por edad, sexo, raza, geografía,...y solo se diferenciaron según la detección o no del gen de la proteína S utilizando el método de  TaqPath.

Este estudio incluyó alrededor del 8% del total de muertes que ocurrieron durante el período estudiado.
El objetivo primario fue el fallecimiento dentro los 28 días del primer resultado  SARS-CoV-2 positivo.

Según éste la tasa de riesgo en forma de  hazard ratio (HR) de muerte asociada a la infección por la  VOC-202012/1 en comparación con la infección de variedades de  SARS-CoV-2 previas fue de 1,64 (IC 95% 1,32 a 2,04) en pacientes con test positivo a la COVID-19 en la comunidad (p inferior a 0,001). Específicamente el incremento del HR se encontró entre el 1,32 y el 2,04 para las otras variantes viricas que supondrían un incremento del riesgo de muerte del 32% al 104%, pero que se estimaría como más probable un HR de 1,64, es decir un 64% de incremento de en el riesgo de muerte por esta causa. 
 En términos absolutos, estiman que con todo sería un riesgo bajo, aunque del orden de un incremento de entre 2,5 a 4,1 fallecimientos por 1000 casos detectados (¿mucho o poco?).

Concluyen que aún el mayor riesgo de trasmisión del virus,  el riesgo de fallecimiento con la nueva variedad de virus  VOC-202012/01 es mayor que con la anterior 

 Robert Challen, Ellen Brooks-Pollock, Jonathan M Read, Louise Dyson, Krasimira Tsaneva-Atanasova, Leon Danon. Risk of mortality in patients infected with SARS-CoV-2 variant of concern 202012/1: matched cohort study. BMJ . 2021 Mar 9;372:n579. doi: 10.1136/bmj.n579.

Alistair C Darby, Julian A Hiscox. Covid-19: variants and vaccination. BMJ 2021; 372 doi: https://doi.org/10.1136/bmj.n771 (Published 23 March 2021)

martes, 30 de marzo de 2021

Historias de cronopios y de famas de Julio Cortazar

Historias de cronopios y de famas de Julio Cortazar

Se trata de un libro distinto. Algo caótico, algo surrealista; como un cuadro de Dalí. El informalismo llevado a las palabras. Tiene la ventaja de ser relatos muy cortos que te permiten interrumpir la lectura e intentar pensar sobre lo que has  leído. Muchas veces sin pies ni cabeza, otros, ocurrentes y que te hacen sonreir. Mi primera impresión “ten fama y haz cualquier cosa”.

Un libro que cogí al azar, más que nada por el autor, que aunque famoso, no había leído nada de el. 

En mi opinión de no haberlo leído, no  me habría perdido  nada. O si, una experiencia nueva.


El PAIS. Clásicos del siglo XX. Madrid 2002




 

martes, 23 de marzo de 2021

China, la gran beneficiada de la crisis de la COVID-19

China, la gran beneficiada de la crisis de la COVID-19

En esta crisis del coronavirus COVID-19 existe un actor que siendo el principal protagonista, por no decir el causante de la misma, ha salido más airado. Una contradicción que nos sorprende.

Si bien es cierto que la génesis de la pandemia no está dilucidada del todo, si se sabe de donde partió (Wuham, China), aunque no como se produjo. Las explicaciones más plausibles, según el comité de la OMS, tras un año transcurrido, apuntan a la creación de una nueva cepa de coronavirus a partir de un virus animal, probablemente de un murciélago, habida cuenta las costumbres del lugar de alimentarse de animales salvaje, vivos, hasta el momento que son consumidos; algo fruto de una tradición o de una costumbre en este país tras la gran hambruna entre los años 1959 y 1961 (Gran Salto Adelante) que causó entre 15-55 millones de muertos (se dice pronto). 

Un virus aislado el  7 de enero del año pasado por científicos chinos como un nuevo coronavirus emparentado con el anteriormente conocido como  SARS (severe acute respiratory syndrome), y que fue denominado como el SARS-CoV-2  que más tarde en febrero se bautizó como COVID-19  (coronavirus disease 2019) por  la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las hipótesis de una creación de laboratorio, se han interpretan como poco “probables” por este organismo al año de haberse producido la pandemia, habida cuenta que sería  poco factible que se debiera a un hecho fortuito (un escape); pues de haberse producido tendría que haber sido deliberado (creación del mismo) con la dificultad que supone la creación de un virus transmisible que al tiempo contagiara a su propia población. Sea como fuere, como se argumenta en los thrillers policíacos, existían los medios (un laboratorio especializado al efecto) y la oportunidad de hacerlo. Y lo más sospechoso, en el símil del bombero pirómano, que llegara a ser el actor más beneficiado del desaguisado producido, como al parecer está ocurriendo.

Cuenta Yuval Noah Harari en su libro “21 lecciones para el siglo XXI” que “En 1997, el presidente de Estados Unidos , Bill Clinton, reprendió confidencialmente al gobierno chino diciéndole que su negativa a liberalizar su política lo situaba “en el lado equivocado de la historia”…//…para añadir el autor párrafos más tarde,  “Hoy en día son pocos los que declararían de forma confidencial que el Partido Comunista chino se halla en el lado equivocado de la historia.” (sic).  Palabras escritas antes de conocer que en diciembre del 2019 se iba a producir dentro de dicho país y extender al  mundo  la mayor pandemia vírica desde la gripe del 1918. 

Hasta no hace mucho el fascismo era el gran perdedor de la historia, y tras este el comunismo. Sin embargo, siendo ésta la ideología que mayor carga de sufrimiento ha generado al ser humano, se ha mantenido hasta el momento presente y sin aparentes fisuras gracias a esta gran potencia y a la connivencia interesada de occidente. El liberalismo, tanto político como económico, sorprendentemente ha quedado profundamente tocado tras esta crisis. Y es que esta pandemia se ha convertido no solo en un asunto sanitario, si no político. Y nada será igual tras ella.
Y es que si existe un país que ha salido reforzado de esta crisis ha sido China.

Ha salido reforzado dado que ha mostrado al mundo como es capaz de controlar la epidemia solo aplicando los postulados comunistas de control de la población. Conociendo en cada momento lo que hace y como se comporta cada ciudadano chino; en esto la actual tecnología informática ha jugado una eficaz ayuda a modo del “Gran Hermano”. Un “Gran hermano” que supera con creces al concebido por George Orwell en “1984” y que le ha servido para maquillar un comportamiento totalitario que en este momento es bien visto por algunos comentaristas de occidente que interpretan como éxito lo que no es más que la aplicación estricta del control de las masas por un régimen comunista.   Un éxito que sirve para proyectar a un régimen totalitario que va camino de convertirse la primera potencia mundial y que ha sido el único país del mundo que en esta situación de profunda crisis económica ha seguido creciendo, al tiempo que se percataba de la debilidad del mundo libre más preocupado por la seguridad que por la libertad individual. Y ha servido para que los amantes de la democracia popular (que no liberal) hayan tomado buena nota de como con una dosis suficiente de miedo se puede someter a toda una sociedad.

Y es que han ganado, pues ha sido capaces de rentabilizar la crisis creando tres vacunas que las está utilizando más en el exterior que sobre su propia población, con lo que su imagen mejora al tiempo que aumentan los ingresos económicos. ¡Para que utilizarlas en China cuando la mejor vacuna es el propio régimen!. Así, al mismo tiempo (febrero 2021) que Israel llevaban vacunados al 57% de la población, Reino Unido el 14% y España cerca del 4%, China solo llegaba al 1,7%*.

En la actualidad China fabrica y distribuye tres tipos de vacunas: la CoronaVac, con virus desactivados, con una eficacia de hasta el 78%. La llamada Ad5-nCoV o Convidecia,  una vacuna de vectores virales semejante a la de AstraZeneca;  y la Sinopharm, que se basa en un virus desactivado. Todos ellas realizadas dentro y fuera de China. 

Abundando más en ello, en este 2021 se estima que la economía China crecerá alrededor de un 8%  por encima del resto de países.

No cabe duda que China es el gran vencedor de esta crisis. 

Mateu Seguí Díaz
médico de familia 

Seguí Díaz M. China, la gran beneficiada de la crisis de la COVID-19. Es Diari MENORCA. 19-03-2021: 29 https://www.menorca.info/

* a dia 23-03-2021, tras hacer este artículo,  observamos como China se ha puesto las pilas y ha pisado el acelerador de la vacunación


sábado, 20 de marzo de 2021

La profilaxis preexposición (PrEP) del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) para personas sin VIH.

La profilaxis preexposición (PrEP) del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) para personas sin VIH. 

Parte del cometido del médico del primer nivel es el de realizar actividades anticipatorias con las que prevenir la enfermedad, sean de prevención primaria (antes de de aparezca) o secundaria (cuando ha aparecido pero se encuentra en situación asintomática, o sea no da la cara). Por regla general en las enfermedades infecciosas se aplica tomando medidas de diagnóstico, declaración, aislamiento, búsqueda de casos, como vemos en la actualidad con la pandemia de la COVID-19. En los casos que tenemos fármacos que pudieran evitar la evolución a formas clínicas (prevención secundaria) como en la tuberculosis (enfermedad tuberculosa latente) o en población susceptible aunque sana (prevención primaria, niños...) se administran fármacos (isoniacida...); en cualquier caso son situaciones, infecciones detectadas y tras ello actuaciones realizadas a posteriori.

Caso aparte es la conocida como a profilaxis preexposición (PrEP) del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) para personas sin VIH pero con alto riesgo de contraer la infección. En este caso, los postulados anteriores saltan, y se actúa tratando a la persona de riesgo sin alterar la situación infecciosa, que se desconoce, pero se sospecha. Se basa en no alterar la voluntad de la persona con riesgo de contraer la infección, ni tan siquiera de quien tiene la infección, solo de realizar una quimioprofilaxis con la que reducir (que no evitar totalmente) el riesgo de infectarse por el virus de la VIH.

Esta práctica ya lleva algunos años y existen varios países que la aplican en forma de la llamada “Profilaxis preexposición al VIH”, que en España cuenta con un Plan Nacional Sobre el Sida-Grupo de Expertos PrEP para  Profilaxis Preexposición al VIH en España, fechado en el 2018.

En nuestro caso, la aplicación de este programa se ha establecido hace escasos días en nuestra área de salud, con un circuito y personal de medicina interna ex profeso, y ha generado no pocos comentarios, habida cuenta que hace recaer,  y con ello costear por el sistema público, la prevención de una infección sin alterar el comportamiento del individuo, reforzando de alguna manera su conducta de riesgo; y sobre todo obligando a practicar controles superiores a los que se aconsejarían por la misma enfermedad. 
Y es que todo estaría muy bien si como decisión del paciente este se lo costeara, pero somos muchos los que pensamos que no es función del  sistema público alentar y sufragar con el dinero de todos los españoles comportamientos de riesgo. 

Al parecer la profilaxis en nuestro país (el CDC tiene aprobados dos tratamientos) consiste en administrar una combinación de antivíricos, el tenofovir disoproxil fumarato (TDF) junto con la emtricitabina (FTC) en un único comprimido (Truvada®), y una vez al día.
Como he adelantado, aún los esfuerzos, los estudios muestran gran variabilidad en la eficacia que se aproxima al 86% (el CDC habla del 99% si se toma diariamente que se reduce al 74% en adictos a drogas por vía parenteral) y que depende fundamentalmente con el nivel de adherencia al tratamiento, de ahí que se obligue a un seguimiento personal clínico y analítico con el que reforzar dicho comportamiento y evitar, por el contrario,  la sensación de falsa seguridad que no haría más que aumentar al tiempo el riesgo de contraer otras enfermedades de trasmisión sexual (ETS) .  

La indicación de la quimioprevención es distinta según los organismos consultados pero se resume en uno solo, en una que los aglutina a todos:  “personas en riesgo sustancial de infección por VIH (incidencia VIH > 3%)” (OMS).
Recordar que la utilización de métodos de barrera (condones) no solo previenen el VIH, si no otras ETS como la gonorrea, la clamidia...pero no en la misma proporción del virus del papiloma humano o VPH (verrugas genitales), el herpes genital y la sífilis. 
Otro tema distinto es la profilaxis postexposición, que se produce cuando se está seguro que se  ha estado expuesto a alguien que tiene el virus del VIH (relaciones sexuales, compartir agujas...), en cuyo caso el tratamiento con fármacos antiretrovirales no es el mismo y deben utilizarse antes de las 72 horas de haber tenido el contacto y durante al menos 28 días.

En nuestra Área de Salud las personas (que no pacientes) a las que se les recomienda esta quimioprofilaxis son:  

1) Hombres que tienen sexo con hombres (HSH) y personas transexuales, VIH negativos mayores de 18 años con al menos dos de los siguientes criterios:

• Más de diez parejas sexuales diferentes en el último año.

• Práctica de sexo anal sin preservativo en el último año.

• Uso de drogas relacionadas con el mantenimiento de relaciones sexuales sin protección en el último año.

• Administración de la profilaxis post-exposición en varias ocasiones en el último año.

• Al menos una ITS bacteriana en el último año.

 2) Mujeres que ejercen la prostitución, VIH negativas que refieran un uso NO habitual del preservativo.

https://www.cdc.gov/hiv/risk/prep/index.html

Plan Nacional Sobre el Sida-Grupo de Expertos PrEP. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Profilaxis Preexposición al VIH en España. Enero 2018. 

Información básica sobre la  (PrEP)-CDC

Documento de Consenso sobre Profilaxis postexposición ocupacional y no ocupacional en relación con el VIH, VHB y VHC en adultos y niños. (Marzo 2015)

 

domingo, 14 de marzo de 2021

Un año del “desastre de la COVID-19” en España

Un año del “desastre de la COVID-19” en España

Estos días se recuerdan de manera más o  menos explícita los hechos que llevaron al inicio de la epidemia por la COVID-19 en España, hace ahora justamente un año.  Y digo más o menos explícita pues está pasando sin más repercusión mediática dejando la idea de que lo sucedido fue a consecuencia de la fatalidad, sin más, sin que existiera más responsabilidad que el azar epidemiológico del momento.

No se realizó (ni se realizará) una evaluación imparcial y externa que de lo ocurrido y dada la evolución del epidemia, la actualidad ha restado importancia a lo acaecido aquel aciago marzo del 2020 en nuestro país.

Lo escrito estos días abunda en ello y permite a los comentaristas de los periódicos afines afirmar  “Me interesan poco las responsabilidades de estos problemas (creo que serán históricas y a repartir).” Pero, desde mi óptica no será así pues ya se han encargado durante un año de desviar la atención y de blanquear con los resultados electorales en Cataluña la gestión del que fuera en ese momento el Ministro de Sanidad  (Salvador Illa).

Y la realidad es que desde la óptica mayoritaria la pregunta no es “¿Qué salió mal?”*, del título del artículo que me ha instado a escribir este post,  si no el ¿porqué se hizo tan mal?, y ¿cual fue el motivo de persistir en el error hasta que el mal estuvo ya hecho?. 

Y esto realmente es un tema de responsabilidades políticas.
Sin embargo, ya sabemos que si en España en vez  del partido en el gobierno en aquel entonces hubiera estado el partido popular (PP) y hubiera hecho lo mismo y con los mismos  resultados, la repercusión político/mediática hubiera sido bien distinta y sobre todo permanente, pero ya se sabe que en nuestro país hay dos varas de medir.
Conocemos la repercusión del affaire del Prestige (11-2002), o de los atentados de la estación de Atocha el 11 de marzo de 2004 en España que hicieron perder las elecciones al partido que se encontraba en el poder, y que aún hoy se les recuerda…

Se admite que cuando se juzga a la gestión de los partidos de  izquierdas solo se hace sobre las intenciones, pero cuando se juzga a los de derecha, se hace sobre los hechos. Sin embargo, en este tema dramático la evaluación de la ciudadanía se podría haber hecho desde las dos vertientes, la de las intenciones, llegar a una fecha determinada desoyendo las advertencias, y la de los hechos: 45.000 fallecidos.

Para quien le interese y al modo de “Reflexiones sobre la pandemia por COVID-19 en España, de Juan Erviti López” que ya comentamos, existe otra cronología de los hechos que no hace más que abundar en lo escrito por Juan Erviti,¿Qué salió mal? Cronología de una epidemia explosiva que arrolló España” y que se publicó ayer en el PAIS por Kiko Llaneras.

Un dato, explica: “7 de marzo. Había tantos infectados que los exportábamos en avión para ser detectados en Asía. …//…8 de marzo. El día antes de la manifestación del 8M la tranquilidad sigue dominando. El director del CCAES incluso sugiere una mejoría: "Podemos reducir la sospecha de transmisión comunitaria descontrolada.

Martes 10 de marzo. Todo se precipita: la alerta se eleva por boca del ministro de Sanidad y el presidente del Gobierno…//…Dos días después se anuncia el estado de alarma, en la noche del viernes 13”.
Lo siguiente que ocurrió se despacha con “un confinamiento decisivo en todo el territorio nacional, que servirá para cortar los contagios y evitará miles de víctimas” (sic).

A partir de aquí es donde este bloguero y el escrito por Juan Erviti no estamos de acuerdo con el comentarista del PAIS.
Se tomó una medida excesiva con solo datos de Madrid y el País Vasco que permitió la extensión de la epidemia, como comenté en el escrito anterior, pues desde mi  punto de vista de médico de familia, se obligó a gran parte de la población a volver a sus casas (estudiantes…) y a una convivencia forzada durante tres meses (niños con personas mayores); la prueba es que los y fallecimientos aumentaron  y aparecieron en lugares que previamente era desconocido. 

Tal como escribí la responsabilidad de la administración en todo este affaire fue de culpa por omisión, al no prepararse ante un peligro advertido y cierto, como así lo hacían el resto de países;  y de culpa por acción, por obligar a una “cuarentena medieval” sin conocer cuál era la situación real de la epidemia en aquel momento, que contribuyó a aumentar la epidemia.”

Sirva este post para no olvidar la fecha.

ANÁLISIS - ¿Qué salió mal? Cronología de una epidemia explosiva que arrolló España. Un repaso a los hitos de febrero de 2020, en la ‘newsletter’ de Kiko Llaneras. El PAIS 13-03-2021

Juan Erviti López. REFLEXIONES SOBRE LA PANDEMIA POR COVID-19 EN ESPAÑA. Vancouver, Canadá, 22/09/2020 


lunes, 8 de marzo de 2021

La limitación por edad de la vacuna de Oxford AstraZeneca

La limitación por edad de la vacuna de  Oxford AstraZeneca

El tema de las vacunas anti COVID-19 es un sin vivir. Un culebrón con el que tendremos que vivir hasta que se halla vacunado todo el mundo. Sea por su diseño, conservación, distribución... o por a que edades es más conveniente administrarlas, que no acabemos de saber nunca donde estamos.

De todas ellas la que ha tenido más repercusión en los medios de comunicación ha sido la de  Oxford AstraZeneca, sea por su eficacia, problemas con la Comunidad Económica Europea, como por las restricciones que tiene o ha tenido a la hora de su administración.
En este sentido, un país que ha sido y es reticente con ésta vacuna es Alemania, pues según leemos en el BMJ la va introduciendo en su país con pies de plomo, de modo que de las 1 452 000 dosis aportadas el uno de marzo solo un tercio habían sido administradas.  Un comportamiento en consonancia con la decisión del comité Aleman Germany’s Standing Committee on Vaccination (STIKO) que restringió la utilización de la misma solo entre edades entre 18 y 64 años, aconsejando no utilizarla por encima de los 65 años por falta de evidencias hasta el momento.

Esta decisión, sin embargo, no iba en la línea de las recomendaciones de la  European Medical Agency que la recomendó para todos los grupos de edad aunque con advertencias en los mayores de 55 años. Según dicha fuente Austria, Dinamarca, Francia, Holanda, Noruega, Suecia y España solo la recomiendan en personas menores de 65 años; al tiempo que Belgica, e Italia en menores de 55 años. En España, sin embargo, el tema es controvertido pues si bien, al menos en nuestra zona (I Balears) solo se aplica en menores de 55 años, como en los dos últimos países nombrados, existen voces que instan a subir la edad hasta los 65 años, vistas las recientes evidencias.

Por otro lado no es una vacuna popular en Alemania y existen reticencias entre el personal sanitario que no ha sido vacunado. Todo ello teniendo en cuenta que según  las recomendaciones del STIKO la prioridad principal de la vacunación  serían los mayores de 80 años a los que justamente no se le aplica esta vacuna.

Otro tema es la idea de que pudiera tener menor eficacia que otras administradas y que por ello se prefieran utilizar otras alternativas, algo que se va desmontando por momentos. Y por último los efectos secundarios generales, que según nos vamos percatando tampoco son infrecuentes. 

News Covid-19: Germany struggles with slow uptake of Oxford AstraZeneca vaccine BMJ 2021; 372 doi: https://doi.org/10.1136/bmj.n619 (Published 03 March 2021) Cite this as: BMJ 2021;372:n619

* Pocos días después de subir este post (16-03-2021)  se ha suspendido la inmunización con la  vacuna de AstraZeneca en varios países europeos y también en España, al haberse detectado varios casos de trombosis entre los vacunados (el tema no queda claro en este momento)

domingo, 7 de marzo de 2021

El dios de las pequeñas cosas de Arundhati Roy

El dios de las pequeñas cosas de Arundhati Roy

Se trata del primer libro de esta autora publicado hace algunos años (1997) y que por lo que leí, tuvo mucho éxito de críticas, desconozco si de ventas. Se trata de una novela distinta, con situaciones y personajes que se van intercalando y localizaciones geográficas diferentes, en la que la linealidad se pierde en pos de descripciones,  detalles de sentimientos, sensaciones y comportamientos. Se la ha comparado al García Marques (“Cien años de soledad”), en su “realismo mágico”, aunque a mi personalmente me lo recuerda muy vagamente. 

Si que puedo decir que es un libro intimista, que rezuma sentimientos, en el que lo importante no es la trama argumental si la forma en que está escrito; la sensibilidad de las descripciones, las emociones, sentimientos…y sobre todo las pequeñas anécdotas que te hacen sonreir o pensar.

Es un libro para leer pausadamente para disfrutar de la lectura más que del argumento.

Recomendable.

Anagrama 1998 

 

domingo, 28 de febrero de 2021

La ivermectina en el tratamiento de la COVID-19

La ivermectina en el tratamiento de la COVID-19

La ivermectina es un fármaco que de ser prácticamente desconocido en la práctica médica de la Atención Primaria (AP) en España, pues, es de prescripción controlada al ser medicamento extranjero, ha pasado ser habitual por ser el tratamiento de segunda intención de la sarna. Un enfermedad prácticamente residual en nuestro país pero que se extendió, de manera incompresible el año pasado, al menos en nuestra zona.

La ivermectina es un fármaco antiparasitario para el tratamiento de diversas enfermedades como la filariasis, la loa, oncocercosis, estrongiloidiasis…todas ellas extremadamente raras en nuestro país, si bien es cierto que, como he comentado, en nuestro caso, lo prescribimos en una sola dosis para el tratamiento de la escabiosis cuando la permetrina tópica falla.

Sin embargo, desde antes del verano del 2020 se ha vuelto a poner de moda al tener efectos contra el virus SARS-CoV-2 al inhibir su replicación en modelos animales, eso sí a dosis extremadamente altas.  Un estudio Australiano comprobó esta hecho en laboratorio, comprobando reducciones de hasta 5000 veces en la replicación viral a las 48 horas tras la infección. 

En abril del año pasado la US Food and Drug Administration (FDA) publicó una recomendación sobre la utilización de este fármaco en pacientes con COVID-19, basada en datos restrospectivos hospitalarios, que fueron cuestionados y que obligó a la retirada de la recomendación. Meses más tarde el acúmulo de evidencias (pequeños estudios, dosis diversas y concomitancia con otros tratamientos) instó a la publicación en España de un protocolo de actuación denominado IVERCOR-COVID19.

Abundando en ello, sin embargo, hace un mes el importante organismo americano el National Institutes of Health (NIH) retiró la recomendación expresa sobre la ivermectina en el tratamiento de la COVID-19, señalando que aunque no se posiciona en contra de su uso, deja la decisión de su utilización a los médicos y sus pacientes, según leemos en medscape.

Este como otros fármacos para el tratamiento de la COVID-19 (hidroxicloroquina…), que hemos comentado en este blog y en el blog hermano “Opinión sanitaria” ha ido dando bandazo hasta que, en este caso, esta importante institución americana al actualizar sus recomendaciones ha entendido que harían falta más ensayos clínicos aleatorizados (ECA) bien diseñados y desarrollados y con  la potencia suficiente para crea una evidencia suficiente que las sustente. Una decisión que no ha gustado a muchos colectivos médicos dentro la “Front Line COVID-19 Critical Care Alliance (FLCCC)” que ha criticado abiertamente esta decisión. Según estos existirían suficientes evidencias que sustenten los efectos beneficiosos de la ivermectina; y aunque la posición NIH no es abiertamente en contra si no más bien neutral en este asunto, entienden que en la actual situación de EEUU con más de 400.000 (4000 diarios últimamente) fallecidos por la COVID-19 y la evidencias acumuladas, serían suficientes para  posicionarse a favor en la utilización de dicho fármaco.

Con todo, se señala que existe un metaanalisis con ECA entre 100-500 pacientes que apoyarían las recomendaciones sobre su uso en la COVID-19 y al menos 5 ECA en marcha que pronto darán resultados al respecto. 

En la actualidad, leemos la FDA solo tiene aprobado este fármaco en el tratamiento de la oncocercosis, y la estrogiloidiasis pero no en el tratamiento de ninguna infección vírica, como es el caso.  La Infectious Diseases Society of America (IDSA) de las 15 recomendaciones para el tratamiento de la COVID-19 ninguna hace referencia a la ivermectina, leemos.
La posición neutral de la NIH con respecto a la ivermectina es la misma que actualmente tiene con terapias tan novedosas y mediáticas como los anticuerpos monoclonales o el plasma de enfermos convalecientes.

Marcia Frellick. Controversy Flares Over Ivermectin for COVID-19. News Medscape Medical News. January 20, 2021

https://covid19criticalcare.com/wp-content/uploads/2021/01/FLCCC-Alliance-Response-to-the-NIH-Guideline-Committee-Recommendation-on-Ivermectin-use-in-COVID19-2021-01-18.pdf


martes, 23 de febrero de 2021

La vacuna Pfizer-BioNTech en Israel confirma los resultados de los estudios

La vacuna  Pfizer-BioNTech en Israel confirma los resultados de los estudios

Ahora que estamos inmersos en plena vacunación con la vacuna  Pfizer y BioNTech (P&B) nos surgen todo tipo de dudas que al no estar contestadas nos obligan a continuar aplicando medidas de protección y de distancia.

La vacuna  P&B como sabemos es una vacuna del tipo  ARN mensajero (ARNm) con una eficacia en su estudio en fase 3 de un 95% (condiciones ideales) tras los 7 días de la segunda dosis. La eficacia tiene que ver con la clínica manifiesta de la COVID-19, de modo que pudieran existir   formas asintomáticas y por tanto transmisoras de la infección a pesar de la vacuna. Estas, sin embargo, al parecer son escasas. Lo que si ha demostrado ésta es que  es eficaz en evitar formas clínicas graves.

La diferencia con la otra vacuna de  ARNm, la conocida como MODERNA (mRNA-1273) de parecida eficacia, sería  la facilidad de conservación y con ello de distribución, más sencilla en esta última, pues se mantendría estable  a temperaturas entre 2ºC y 8ºC durante 30 días, no requiriendo neveras especiales de hasta -80ºC como la de P&B que en este momento se están utilizando.

Hoy comentamos los datos de vacunación en Israel sobre población mayor de 60 años que recibieron la vacuna P&B  que fueron publicados a principio de este mes y del que se hace eco el New York Times (Kershner et al. 05/02/2021). Y es que sobre la vacunación en dicho país se han difundido noticias a favor y en contra lo que nos ha generado una cierta confusión, de modo que he creído interesante comentar lo recogido en este medio.

En Israel a fecha del 05 de febrero más del un tercio de la población de 9 millones de habitantes recibieron la primera dosis de  P&B y alrededor de 2 millones la segunda dosis. En este país, semejante a otros, el 95% de las muertes (más de 5000) se produjeron en mayores de 60 años de edad, de ahí que fuera un grupo prioritario y que  en dicho momento el 84% de la población de ese grupo de edad habían recibido la vacuna. En este sentido Israel ha sido un banco de pruebas para la compañía de P&B  al ser un país pequeño, estar ampliamente informatizado y tener un sistema sanitario universal; este hecho hizo que llegara a concertar un trato preferente con la compañía con el que se le garantizara un suministro constante de vacunas .

Según esta noticia los casos de COVID-19 y las hospitalizaciones por este motivo se redujeron drásticamente entre la población vacunada tras pocas semanas de vacunación.  Este hecho en el mundo real hace sospechar que el impacto de la vacunación en la trasmisión de la enfermedad en la población sería rápido.
Según este estudio a las 6 semanas tras la vacunación cuando la mayoría del segmento de edad mayor de 60 años se había vacunado se demostró una caída brusca del 41% de los casos en comparación con los casos 3 semanas anteriores. Los casos de ingresos por COVID-19 cayeron un 31% y un 24% aquellos ingresados en situación crítica. El análisis de los datos, señalan, tuvo el valor  de tener en cuenta factores como la influencia del confinamiento en la reducción en la trasmisión de los casos, lo que le daría gran valor a las conclusiones.

Según éste de 416.900 personas vacunadas solo 254 presentaron infección por la COVID-19 tras la segunda dosis, siendo la mayoría de los casos leves. Relacionando éstos datos con los individuos no vacunados la estimación de la efectividad fue del 91%, un porcentaje semejante al de la fase 3 de la vacuna, lo que no es baladí.
A su vez, sorprenden los resultados, pues el 80% de las muestras de COVID-19 aislada correspondería a la nueva variante de virus B.1.1.7,  inicialmente aislada en Gran Bretaña (UK) en diciembre y extendida rápidamente por 72 países. Una mutación que ha hecho al virus un 50% más transmisible que las variantes anteriores.
Siendo buenas noticias, ello no es óbice para que en la actualidad no se debieran tomar otras medidas de confinamiento en dicho país para que la enfermedad no siga extendiéndose.

mateu seguí díaz
médico de familia

Seguí Díaz M. La vacuna  Pfizer-BioNTech en Israel confirma los resultados de los estudios. Es Diari MENORCA. 22-02-2021: 27
https://www.menorca.info/

Isabel Kershner, Carl Zimmer. Israel’s Vaccination Results Point a Way Out of Virus Pandemic. Nytimes Published Feb. 5, 2021


lunes, 22 de febrero de 2021

¡Noticia bomba! De Evelyn Waugh

¡Noticia bomba! De Evelyn Waugh

Se trata un libro que cogí al azar de una colección de EL PAIS Clásicos del siglo XX por su temática. Libro de contenido retro sin complicaciones para su lectura y que retrata en clave irónica los intringulis del trabajo de periodista de principios del siglo pasado. Muestra como las noticias existen pero también se fabrican hayan evidencias para ellas o no. Como noticias infundadas son capaces de cambiar la historia y como muchas noticias “las fuentes bien informadas” provienen del camarero, del recepcionista, o del taxista de turno con el que habla el periodísta. Como muchas crónicas fueron escritas sin estar personalmente en el lugar donde se producía la noticia. 
Todo ello me rememora ciertos libros de nuestra contienda en la que se muestra la repercusión mediática que tuvo la guerra española en un momento (previo a la 2º Guerra Mundial) en que Europa estaba ávida de noticias. Cuanto se inventó y cuanto fue realmente real de nuestra guerra civil es una incógnita, el problema es que lo escrito ha quedado en la historia como cierto.

EL PAIS Clásicos del Siglo XX 2003


domingo, 14 de febrero de 2021

La colchicina y la infección por la COVID-19

La colchicina y la infección por la COVID-19

Los tratamientos buenos, bonitos y baratos con la infección por la COVID-19 al parecer no existen.

Sucedió con la hidroxicloroquina y ahora con la colchicina, fármacos contra la inflamación utilizados en reumatología que aplicados en la infección por la COVID-19 a priori daba la sensación que podrían mejorar, si no curar, al paciente con esta infección a un precio asequible  para cualquier Sistema Sanitario. La realidad es que con la hidroxicloroquina se nos cayó la venda de los ojos y ahora buscamos con ensayos clínicos aleatorizados (ECA) más fiables llegar a algún resultado fiable en algún fármaco conocido por el estilo.

El estudio  COLCORONA con la colchicina iría en este sentido. Utilizar un fármaco clásico y útil en enfermedades inflamatorias (gota, pericarditis...) aunque con efectos secundarios y a un precio asequible en la segunda fase de la reacción a la infección por la COVID-19.

Dicho estudio es un ECA realizado en 4.488 pacientes no ingresados pero con el test de polymerase chain reaction (PCR) positivo o criterios clínicos de COVID, aleatorizados a recibir colchicina a dosis de 0,5 mg  dos veces al día durante 3 días y una vez al día tras éstos, o placebo. Inicialmente se planteó para 6.000 pacientes  y no llegó a su finalización (leemos) pues fue detenido prematuramente sin la consulta al “Data safety monitoring board (DSMB)”, lo que generó suspicacias.

El objetivo primario de eficacia fue un objetivo compuesto de fallecimiento o ingreso hospitalario por infección de la COVID-19.

El objetivo primario se detectó en el 4,7% de los pacientes del grupo de colchicina y en el 5,8% del grupo placebo, o una tasa de riesgo odds ratio (OR) de 0,79 (IC 95.1%  0,61 a 1,03; p 0,08). Entre aquellos en los que la PCR confirmó la COVID-19 este objetivo se presentó en el 4,6%   del grupo de colchicina y en el 6,0% del grupo placebo, siendo la OR de 0,75 (IC 95% 0,57 a 0,99; p 0,04).  En este mismo grupo la tasa de riesgo OR de ingreso por COVID-19 fue de  0,75 (IC 95% 0,57 a 0,99); un OR de 0,50 (IC 95% 0,23 a 1,07) para la ventilación mecánica y de un OR de 0,56 (IC 95% 0,19 a 1,66) para fallecimiento por COVID-19. 

En cuanto a los efectos adversos se destacaron un 4,9% en el grupo de la colchicina y un 6,3% en el grupo del placebo (p 0,05), destacando la neumonía en el 2,9% del grupo de la colchicina frente al 4,1% del grupo placebo (p 0,02). La diarrea a su vez se manifestó en el 13,7% del grupo de colchicina frente al 7,3% del grupo placebo (p inferior a 0,0001).

Así que en pacientes con infección por la COVID-19  no ingresados por este motivo la colchicina reduciría un objetivo compuesto por fallecimiento en un 44%, por ingreso hospitalario en un 25% y  un 50% ventilación mecánica  por este motivo, lo que supondría un avance. Sin embargo, cálculos posteriores mostraron que los intervalos de confianza en la ventilación mecánica OR 0,50 (IC 95% 0,23 – 1,07) y en riesgo de fallecimiento OR 0,56 (IC 95% 0,19 – 1,66), mostraron que esta sustancia no reducía significativamente ambos riesgos al incluir el 1 en el intervalo de confianza, y como se supo posteriormente los objetivos primarios se consiguieron incrementando hasta en cinco veces el embolismo pulmonar (11 frente a 2 del placebo, p 0,01), que no se comentó en comunicado inicial.

La realidad es que todo el mundo está escamado con los ECA surgidos durante esta pandemia y los desmentidos o datos que a posteriori se conocen desmereciendo tal o cual ECA.

Al margen de esto el número de pacientes a tratar (NNT) para prevenir una muerte o ingreso por COVID-19 que aportan es de 71 en general, pero de 29 en pacientes con DM, de 31 en mayores de 70 años, de 53 en pacientes con enfermedad respiratorias, y de 25 en  enfermedad coronaria o insuficiencia cardíaca (IC), lo que a primera vista es muy bueno. 

Leemos en Medscape que  Steve Nissen, persona carismática en el campo cardiovascular, señalo que al margen de estos resultados negativos que el estudio podría sugerir, este estudio ayudaría a establecer la hipótesis de que la colchicina podría tener un beneficio en los enfermos infectados con la COVID-19; con todo,  habría que analizar en otros estudios futuros. Decir que con este son 28 los ECA que estudian esta sustancia, y que éste ECA junto con el estudio  RECOVERY  mostrarían que la colchicina reduciría la hospitalización y fallecimiento por la COVID-19. 

La verdad es que no acabo de hacerme una opinión.

Jean-Claude Tardif, Nadia Bouabdallaoui, Philippe L. L’Allier, Daniel Gaudet, Binita Shah, Michael H. Pillinger, Jose Lopez-Sendon, et al, for the COLCORONA InvestigatorsEfficacy of Colchicine in Non-Hospitalized Patients with COVID-19 . doi: https://doi.org/10.1101/2021.01.26.21250494

COLCORONA ClinicalTrials.gov number: NCT04322682

Patrice Wendling. ColCORONA: More Questions Than Answers for Colchicine in COVID-19. Medscape Medical News February 08, 2021


domingo, 7 de febrero de 2021

¿Existen similitudes entre la epidemia por la COVID-19 y la gripe estacional?

¿Existen similitudes entre la epidemia por la COVID-19 y la gripe estacional?

Al principio de la epidemia por COVID-19, allá por febrero, hubo distintas manifestaciones de expertos que afirmaban que esta epidemia era parecida a una gripe estacional, pero más fuerte. Los números así lo parecían avalar, y los intereses en dicho momento sobre todo de ciertos medios de comunicación con la idea de quitar hierro al asunto y de tomar medidas poco populares, también. Tras lo ocurrido en marzo, se cambiaron las tornas, y los mismos medios que afirmaban su parecido con la gripe, cambiaron, tachando poco menos que de “negacionistas” a los que osaban comparar una enfermedad con otra.
 Pero a estas alturas, ¿pensamos que son parecidas?.

 La opinión actual de los medios, visto la evolución de los acontecimientos, es que la COVID-19 es una epidemia mucho mas grave que la gripe, solo comparable con gripes históricas como la mal llamada “gripe española” del 1918. Sin embargo, dicha gripe produjo alrededor de 40 millones de muertes en el mundo y 300.000 personas fallecidas en nuestro país, que comparándolas con las actuales (1,6 millones de muertos en el mundo a fecha del 12-12-2020) la distancia es considerable.

Con todo, vista la repercusión en contagios y fallecimientos no cabe duda que la COVID-19 no tiene nada que ver con una gripe estacional más, aún de las más intensas que hemos padecido recientemente. Pero, ¿realmente es así? 
En este sentido, se recuerdan las gripes de los años 1957 y 1968 como aquellas con tasas de fallecimientos del  0,1%, pero aún así, serían diez veces inferiores al COVID-19, que ronda el 1%.

Acaba de divulgarse un estudio poblacional (Piroth et al), publicado hace escasos días en Lancet Respir Med, que recoge los datos de Francia y que ayuda a responder a la pregunta. 

Comparan los datos poblacionales de la población francesa ingresada en los hospitales de aquel país hasta julio de este año cuando se habían llegado a los 30.000 fallecidos relacionados con la COVID-19, con la temporada de gripe de los años 2018-19 (la última gripe más grave) que causó 12.300 muertes, 8100 directamente atribuidas a esta enfermedad. 

A primera vista sorprende la cantidad de fallecimientos que es capaz de producir la gripe en un solo país y que esto no produzca una repercusión en los medios de comunicación ni en las autoridades sanitarias. Unas cifras, teniendo en cuenta que la cobertura vacunal contra la gripe en Francia fue de un  29,7% por debajo de 65 años, y del 51% por encima de esta edad en dicho período, que nos sugiere que de no realizarse las cifras de muertos por la gripe serían mucho mayores.

Para el análisis se incluyeron a todos los pacientes ingresados por la COVID-19 entre el 1 de marzo y 30 de abril del presente año, y todos los pacientes ingresados por gripe entre el 1 de diciembre del 2018 y 28 de febrero del 2019.
Los números pueden sorprender, pues ingresaron 89.530 pacientes con COVID-19 y 45.819 con gripe en Francia en dichos períodos. La media de edad de los pacientes ingresados fue parecida, de 68 años en la COVID-19 y de  71 años en la gripe. Si bien es cierto que las características de los pacientes con COVID-19 fueron algo distintas,  más obesos, o con sobrepeso, con diabetes, hipertension arterial, o colesterol, mientras que los que tuvieron gripe, presentaban más problemas cardíacos (insuficiencia) o enfermedad pulmonares crónicas…

Sin embargo, la evolución al ingreso fue distinta, más grave en la COVID-19. Pues  15.104 pacientes murieron de los 89.530 ingresados en la COVID-19 frente a 2.640 de 45.819 de la gripe, o sea 16,9% frente al 5,8% de la gripe. 

No quiero marearles con números pero queda claro que ambas patologías compartirían el mecanismo de trasmisión, la edad de ingreso (mayormente mayores de 65 años con fragilidad), un riesgo de muerte relacionado con la patología de base, y que ambas  tendrían una alta mortalidad; si bien es cierto que la COVID-19 generaria el triple de riesgo (riesgo relativo 2,9) de muerte que la gripe en aquellos los pacientes ingresados.

Si comparamos a los más jóvenes (menores de 18 años), sorprendentemente hubo menos ingresos por COVID-19 (1.227 [1,4%]) que por gripe (8.942 [19,5%]), aunque, como ya adelantamos en otros escritos, hubo una mayor proporción de niños menores de 5 años que necesitaron cuidados intensivos (UCI) por la COVID-19 (14 [2,3%] de 613) que por la gripe (65 [0,9 %] de 6973). Pero, las tasas de mortalidad en menores de 5 años fueron parecidas entre las dos enfermedades  0,5%, o 3 pacientes con COVID-19  frente al  0,2%, o 13 por gripe.
Ciertamente, muy pocos casos para extraer diferencias, si bien queda claro que los jóvenes, los niños, también acaban ingresados por gripe, y algunos pueden fallecer, parecido a la COVID-19, algo que se ignora.

En adolescentes, entre 11 y 17 años,  fallecieron 5 pacientes (1,1%) de 458 del COVID-19 y 1 (0,1%) de 804, de la gripe;  teniendo como característica que eran con más frecuencia obesos o con sobrepeso.
Concluimos que siendo mas grave la COVID-19 (con medidas para evitar la trasmisión) que la gripe (con vacunación) no existen tantas diferencias en ingresos aunque si en fallecimientos (un exceso de mortalidad de 2,8 de una respecto a la otra), algo que nos invitan reflexionar.

Una de las diferencias fundamentales entre ambas que explicarían las diferencias en la respuesta de los países occidentales ante las mismas pudiera ser el colapso de los sistemas sanitarios en un momento determinado, posible con la gripe, pero dramático, como se ha visto, con la COVID-19.
Y una última reflexión, que vistos números no es descabellado pensar que no pasará mucho tiempo que alguna gripe de las que vendrán se comporte como la COVID-19 actual, pues tienen muchas similitudes.

Mateu Seguí Díaz

médico de familia 

Seguí Díaz M. ¿Existen similitudes entre la epidemia por la COVID-19 y la gripe estacional?. Es Diari MENORCA. 28-12-2020: 25
https://www.menorca.info/

Lionel Piroth, Jonathan Cottenet, Anne-Sophie Mariet, Philippe Bonniaud, Mathieu Blot, Pascale Tubert-Bitter, Catherine Quantin.  Comparison of the characteristics, morbidity, and mortality of COVID-19 and seasonal influenza: a nationwide, population-based retrospective cohort study. Lancet Respir Med . 2020 Dec 17;S2213-2600(20)30527-0. doi: 10.1016/S2213-2600(20)30527-0. PMID: 33341155 DOI: 10.1016/S2213-2600(20)30527-0


sábado, 6 de febrero de 2021

Aquitania de Eva G Sáez de Urturi

Aquitania de Eva G Sáez de Urturi 

Es mi primer libro de esta autora y sobre un género que me gusta. Un género que bascula entre libro de historia novelado a novela con tintes históricos. Realmente me quedo con lo segundo, pues lo que busco no es tanto adquirir conocimientos históricos como entretenerme, ahondar en la vida de los personajes y sentir lo que probablemente sentían los individuos de dicha época, y todo ello dentro una trama que te cautive.

Y es que con el libro de Aquitania de Eva G Sáez de Urturi me ha pasado algo parecido, salvando las distancias, al libro del fuego invisible de Javier Sierra;  autores desconocidos para mi, al parecer con éxito; autores de novelas históricas muy trabajadas con gran cantidad de detalles históricos, pero que  su argumento no me convence, su lectura se hace algo forzada. Vamos que acabas leyendo por obligación, que es la primera característica, o defecto, que no debe poseer una novela, sea histórica o de otro tipo.

Aquitania tiene a su favor una escritura muy cuidada, una trama muy trabajada, unos capítulos cortos (siempre es de agradecer, aunque en este caso excesivamente limitados que no permite, en mi opinión, desarrollar descripciones, sentimientos... de los personajes…), y una extensión que no cansa.

Ciertamente, fue un regalo, y con el aval de ser un Premio Planeta, y que por ello de alguna manera me ha decepcionado. Esperaba otra cosa.

Editorial Planeta 2020

domingo, 31 de enero de 2021

Los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 en el infarto agudo de miocardio

Los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 en el infarto agudo de miocardio

No hace mucho hablamos de una comunicación de la American Heart Association (AHA)-2020 sobre la relación entre la ingesta de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 (PUFA 03)  y el riesgo de la fibrilación auricular (FA).

Sobre las propiedades sean beneficias o no de la ingesta de PUFA 03 o ácido docosahexaenoico [DHA]  hemos hablado en diversas ocasiones y de que la mejor fuente de éstos se encontraría en los pescados, que además del DHA, y del ácido eicosapentaenoico [EPA]), tendrían  proteínas, oligoelementos (iodo…). 

Como vimos existen datos claros sobre la relación entre el consumo de PUFA 03 con la prevención de la demencia, de la enfermedad de Alzheimer (EA) y de la degeneración macular al actuar sobre la microcirculación  coroidal, pues los PUFA 03 estarían en altas concentraciones en la retina, entre otras propiedades…
Estos, según ciertos estudios observacionales los PUFA tendrían efectos antinflamatorias, antiarterioscleróticas y antitrombóticas que influirían en el riesgo cardiovascular (RCV) al tiempo que sobre los triglicéridos (TRIG). En dicho post comentamos como su acción antiarritmica no quedaba claro según el estudio VITamin D and OmegA-3 TriaL (VITAL) presentado como comunicación el noviembre pasado en la AHA-2020. 
Durante un seguimiento de 5 años de seguimiento y en más de 25.000 participantes (edad media 67 años, 51% mujeres) no se encontró ninguna diferencia en el riesgo de fibrilación auricular (FA) incidente, fuera persistente o paroxística. Tampoco se documentó, en sentido contrario, un aumento de la frecuencia de la FA como se sugería en el  estudio REDUCE-IT (Reduction of Cardiovascular Events with Icosapent Ethyl–Intervention Trial). 

El REDUCE-IT a su vez mostró como altas dosis de EPA  en pacientes de alto riesgo cardiovascular (RCV) reducía diversos eventos CV (EvCV) fueran eventos isquémicos o muerte cardiovascular (MCV). 

En este sentido el estudio aleatorizado pero en abierto  JELIS (Japan EPA Lipid Intervention Study) también con dosis altas de EPA mostró beneficios en población de prevención primaria y secundaria. De igual manera, se manifestó el estudio  GISSI-P (Gruppo Italiano per lo Studio della Sopravvivenza nell'Infarto Miocardico Prevenzione) que contradecía estudios más antiguos con efectos neutros de éstos PUFA.
En cuanto a su acción en pacientes con arteriosclerosis comprobada como el estudio EVAPORATE (Effect of Vascepa on Progression of Coronary Atherosclerosis in Persons With Elevated Triglycerides on Statin Therapy) mostró efectos beneficiosos sobre la extensión, el volumen y la composición de la placa arteriosclerótica mediante tomografía axial computarizada (TAC).

En este aspecto hemos tenido conocimiento del estudio recientemente publicado por Lazaro et al en el que evaluó el impacto del consumo de PUFA-03 en 944 individuos (edad media 61 años, 209 mujeres)  que había sufrido un infarto agudo de miocardio (IAM) con elevación del ST (STEMI).
 Para ello se mostró la proporción de la EPA en la fosfatidilcolina (PC) –medida del consumo de EPA en las semanas anteriores- y su relación con el tamaño del IAM y en la prevención de la functión ventricular.
Se investigó si los niveles  séricos de PC EPA (consumo de PUFA 03 de origen marino) en el momento del STEMI estaban asociados con una menor incidencia de EvCV, MCV,  y readmisiones hospitalarias por causas CV durante un seguimiento de 3 años.
También exploró la asociación entre el ácido alfa-linoleico (ALA, PUFA-03 de origen vegetal) y la mortalidad por cualquier causa y EvCV.

En este seguimiento 211 individuos tuvieron EvCV, de los que 108 fallecieron y 130 fueron readmitidos por causas CV.
Según un modelo de riesgo con cálculo  del hazard ratio (HR) se encontró que la PC EPA sérica en el momento de suceder el STEMI estuvo inversamente asociada con la incidencia de EvCV HR 0,76 (IC 95% 0,62 a 0,94) y la readmision por causa CV HR: 0,74 (IC 95% 0,58 a 0,95) por cada incremento en una desviación estandard (DE).
En cuanto a la PC ALA sérica estuvo inversamente relacionada con MCC HR 0,65 (IC 95% 0,44 a 0,96 por cada incremento en una DE).

Concluyen que los niveles elevados de PC EPA en el momento de producirse un STEMI se asocian con un menor riesgo de eventos adversos cardíacos. El consumo de alimentos con estos PUFA como los pescados mejoraría el pronóstico de los STEMI.

La editorial que acompaña al estudio reflexiona sobre si estos resultados pudieran aplicarse a todos los pacientes con alto RCV o con arteriosclerosis demostrada.

Se comenta como la conversion del ALA (productos vegetales) en EPA (productos marinos) es muy ineficiente con tasas entre un 5-20% lo que supone un problema en aquellos individuos veganos o que no pueden consumir pescados.

Deepak L Bhatt, Matthew J Budoff, R Preston Mason. A Revolution in Omega-3 Fatty Acid Research. J Am Coll Cardiol . 2020 Nov 3;76(18):2098-2101. doi: 10.1016/j.jacc.2020.09.005.

Iolanda Lázaro, Ferran Rueda, Germán Cediel, Emilio Ortega, Cosme García-García, Aleix Sala-Vila, Antoni Bayés-Genís. Circulating Omega-3 Fatty Acids and Incident Adverse Events in Patients With Acute Myocardial Infarction. J Am Coll Cardiol . 2020 Nov 3;76(18):2089-2097. doi: 10.1016/j.jacc.2020.08.073.PMID: 33121716 DOI: 10.1016/j.jacc.2020.08.073

American Heart Association (AHA) Scientific Sessions 2020. LBS.01 Presented November 13, 2021.

Steve Stiles.Omega-3 Caps, Vitamin-D Both Fail for Atrial Fib Primary Prevention: VITAL-Rhythm. Medscape November 13, 2020